Anuncios

EU se preparó para un posible ataque nuclear ruso en Ucrania

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 9 (EL UNIVERSAL).- Estados Unidos se preparó "rigurosamente" para un posible ataque nuclear ruso en Ucrania a finales de 2022, reporta este sábado CNN, que basa su información en las declaraciones de dos altos funcionarios de la administración de Joe Biden.

Las fuentes dijeron a Jim Sciutto, presentador y corresponsal jefe de seguridad nacional de CNN, que le preocupaba específicamente que Rusia pudiera utilizar un arma nuclear táctica o no estratégica, que es de corto alcance.

Según el reporte de CNN, en ningún momento Estados Unidos detectó información de inteligencia que indicara que Rusia estuviera tomando medidas para movilizar sus fuerzas nucleares para llevar a cabo tal ataque. Sin embargo, los funcionarios estadounidenses no estaban seguros de saber si Rusia estaba colocando armas nucleares tácticas, que son lo suficientemente pequeñas como para moverse silenciosamente y podrían dispararse desde sistemas convencionales ya desplegados en el campo de batalla ucraniano.

El periodista reportará en su libro "El regreso de las grandes potencias", a publicarse el 12 de marzo, detalles exclusivos sobre el nivel sin precedentes de planificación de contingencia llevado a cabo.

La evaluación

El temor "no era sólo hipotético, sino que también se basaba en cierta información que recogimos", le declaró un alto funcionario a Sciutto: "Tuvimos que planificar para estar en la mejor posición posible en caso de que este acontecimiento ya impensable realmente ocurriera", le indicó una de las fuentes.

Del verano hasta el otoño de 2022, el Consejo de Seguridad Nacional convocó una serie de reuniones para implementar planes de contingencia "en caso de una indicación muy clara de que estaban a punto de hacer algo, atacar con un arma nuclear, o si simplemente lo hicieran, cómo responderíamos, cómo intentaríamos prevenirlo o disuadirlo", le señaló una de sus fuentes.

"No creo que muchos de nosotros que llegamos a nuestros puestos de trabajo esperáramos dedicar cantidades significativas de tiempo a prepararnos para un escenario que hace unos años se creía que pertenecía a una época pasada", le comentó.

"Si un número significativo de fuerzas rusas fuera derrotado, si sus vidas quedaran destrozadas, eso sería una especie de precursor de una amenaza potencial directa al territorio ruso o al Estado ruso", dijo el primer alto funcionario de la administración.

"En Kherson en ese momento había cada vez más señales de que las líneas rusas podrían colapsar. Decenas de miles de tropas rusas eran potencialmente vulnerables".

Incluso, les preocupaba que los rusos vieran la perdida de territorio en Kherson como una afrenta que llevara a usar un arma nuclear. También les preocupaban los mensajes rusos de que Ucrania podría usar una bomba sucia y así ser la excusa para usar un arma nuclear, indicaron las fuentes a CNN.

"Si lo que iban a hacer era usar un arma nuclear táctica, particularmente un arma nuclear táctica de muy bajo rendimiento y particularmente si sólo iban a usar una o una cantidad muy pequeña, no lo teníamos 100%, claro que necesariamente hubiéramos sabido", continuó este alto funcionario de la administración.

Además, entonces la maquinaria propagandística de Rusia estaba haciendo circular una nueva historia de bandera falsa sobre una bomba sucia ucraniana, que los funcionarios estadounidenses temían que pudiera ser una cobertura para un ataque nuclear ruso.

Los funcionarios estadounidenses desestimaron las advertencias rusas, pero temieron la motivación detrás de ellas. "Los mensajes públicos rusos salieron de la izquierda sobre la posibilidad de que Ucrania utilice una bomba sucia, algo que consideramos que no se basa en la realidad", dijo el primer alto funcionario de la administración. "Más preocupante" para este funcionario era que los rusos dirían estas cosas "ya sea como pretexto para hacer alguna locura o como tapadera para algo que ellos mismos estaban pensando hacer. Eso fue bastante alarmante".

Pero hubo una pieza más que elevó esas preocupaciones a un nuevo nivel. Las agencias de inteligencia occidentales habían recibido información de que ahora había comunicaciones entre funcionarios rusos que discutían explícitamente un ataque nuclear.

"Nunca es una evaluación tajante, en blanco y negro", le dijo el primer alto funcionario de la administración al periodista de la CNN. "Pero el nivel de riesgo parecía estar aumentando, más allá de lo que había estado en cualquier otro momento".

Las comunicaciones con otros países

De acuerdo con el reporte de CNN, el secretario de Estado, Antony Blinken, comunicó las preocupaciones de Estados Unidos "muy directamente" al ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergey Lavrov, según altos funcionarios de la administración.

El presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, llamó a su homólogo ruso, el general Valery Gerasimov, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas. Según un alto funcionario estadounidense, el presidente Biden envió al director de la CIA, Bill Burns, a hablar con Sergey Naryshkin, jefe del servicio de inteligencia exterior de Rusia, en Turquía, para comunicarle las preocupaciones de Estados Unidos sobre un ataque nuclear y evaluar las intenciones rusas.

EU también habló "con aliados centrales para analizar nuestras ideas" e incluso intentó conseguir la ayuda de países que no eran aliados, en particular China e India, para disuadir a Rusia de semejante ataque.

"Una de las cosas que hicimos fue no sólo enviarles mensajes directamente, sino también instar, presionar y alentar fuertemente a otros países, a quienes podrían estar más atentos, a hacer lo mismo", dijo una de las fuentes al periodista de CNN.

Los funcionarios estadounidenses dicen que la divulgación y las declaraciones públicas del líder chino Xi Jinping y del primer ministro indio Narendra Modi ayudaron a evitar una crisis.

"Creemos que mostrar a la comunidad internacional la preocupación por esto, particularmente la preocupación de los países clave por Rusia y el Sur Global, también fue un factor útil y persuasivo y les mostró cuál podría ser el costo de todo esto", dijo el primer alto funcionario que habló con el periodista de CNN. "Creo que el hecho de que sepamos que China intervino, India intervino y otros intervinieron, puede haber tenido algún efecto en su forma de pensar", le comentó la segunda fuente. "No puedo demostrarlo positivamente, pero creo que esa es nuestra evaluación".

El peligro disminuyó cuando la guerra entró en un periodo de relativo estancamiento en el este. Sin embargo, Estados Unidos y sus aliados se mantienen alerta, mencionó el periodista de CNN.

"Hemos estado menos preocupados por la perspectiva inminente desde ese periodo, pero no es algo que esté lejos de nuestras mentes", le dijo una de las fuentes. "Seguimos perfeccionando los planes y... no está fuera de lo posible que podamos enfrentar al menos el riesgo creciente de esto nuevamente en los próximos meses".