Anuncios

“Hay que esperar”: un manto de incertidumbre y cautela en Pinamar en pleno recambio turístico

Las primeras horas del recambio de quincena en Pinamar mantienen en vilo a los sectores hoteleros, gastronómicos e inmobiliarios
Las primeras horas del recambio de quincena en Pinamar mantienen en vilo a los sectores hoteleros, gastronómicos e inmobiliarios - Créditos: @Marcelo Aguilar

PINAMAR (enviado especial).– Pocas horas separan una olvidable primera etapa del verano para Pinamar de su complemento, que comenzó este lunes y ya es considerado como una posible revancha para el sector hotelero, gastronómico e inmobiliario. Sin embargo, aun cuando la segunda quincena suele ser “más demandada” en lo que a niveles de ocupación y reservas refiere, nada asegura que el trago amargo haya pasado. “Decir que va a mejorar es hacer futurología”, afirma el secretario de Turismo y Deportes local, Lucas Ventoso.

Hoy comenzó el recambio. Recién mañana vamos a tener alguna certeza”, explica a LA NACION. Y se sincera: “Existe una tendencia clara cuando se trata de la segunda quincena. Históricamente, fue mucho más fructífera que la primera, y eso no ocurre solo en Pinamar, sino en cualquier destino de la costa bonaerense. Pero, como todos sabemos, esta no es una temporada normal. Estuvo muy marcada por el turismo de fin de semana. Y no creo que cambie esa acentuación”.

Para Ventoso, el buen clima es uno de los aspectos que funcionarán como catalizador para el arribo de familias a la ciudad balnearia: “Esta semana tenemos un plus muy importante como lo es el contar con un pronóstico favorable. Cuando los turistas anticipan que va a haber cuatro, cinco o incluso siete días soleados, vienen, viajan y buscan. Eso ayuda mucho. El calor definitivamente nos va a favorecer a aumentar el número de personas tanto en Pinamar como otras localidades”.

Hay coincidencia en que entraron turistas al mismo ritmo en que otros salieron
Hay coincidencia en que entraron turistas al mismo ritmo en que otros salieron - Créditos: @Marcelo Aguilar

Según distingue también, se aguarda una mayor afluencia de jóvenes, otra de las fuertes apuestas para revertir la tendencia actual. “La característica de la segunda quincena es más juventud. El fuerte de la adolescencia llega ahora y esperamos que ello se traduzca en jornadas más largas; el promedio de estadía en Pinamar, Cariló, Valeria del Mar y Ostende fue de cuatro días durante la primera parte de enero. Aspiramos a que el tiempo de estadía aumente”.

No obstante, el secretario de Turismo y Deportes insiste: “No creo que el turismo espontáneo haya sido solo una característica de la primera quincena. Se debe a la crisis económica. Por eso la gente vacaciona menos tiempo. No creo que cambie. Y si bien se va a notar que Pinamar va a estar al 100% viernes, sábado y domingo, seguramente en la semana vuelva a caer”.

“La imagen inicial que vemos es que se enfila a ser una quincena más pareja. No se va a perder la primera semana por lo menos, como ocurrió a principios de enero. Todo indica que vamos a andar rondando el 80% y 85% de ocupación, pero son estimativos. Esto es lo que puedo decirte hoy. Hay que esperar. Está entrando gente y es la quincena de los jóvenes. Hay que esperar”, sostiene por su parte Pedro Marinovic, presidente de la Asociación Empresaria Gastronómica y Hotelera de Pinamar (Aehgp).

“Es raro hablar de esta temporada a nivel inmobiliario. Lo que pasa hoy puede no tener nada que ver con lo que pase mañana o pasado”, admite Stella Vignau, de la inmobiliaria integral homónima, que abarca Pinamar y Cariló. “Siempre la segunda quincena de enero es la más fuerte. Tenemos muchas reservas hechas con antelación, pero quedan muchas casas por alquilar. Tenemos muchas expectativas. Somos optimistas, pero la realidad es que todavía no todo está vendido”, completó.

Qué ocurre en playas, rutas y calles principales

Aun cuando las fotografías de la tarde de este lunes en Playa Pinamar, uno de los sectores más concurridos de la ciudad balnearia, exhiben un aluvión de personas, se trata tan solo de un espejismo. “Está igual. Llegan unos y se van otros. No cambió. Para el fin de semana se espera más gente si toca buen clima”, dice a este medio un guardavidas apostado a metros del Parador Marbella.

El buen tiempo, pronosticado para los próximos días, podría ser un aliado a la hora de atraer más visitantes
El buen tiempo, pronosticado para los próximos días, podría ser un aliado a la hora de atraer más visitantes - Créditos: @Marcelo Aguilar

Otro componente que resulta ser igual de azaroso es el número de días que los turistas deciden quedarse. Guillermo, por ejemplo, llegó hoy a este rincón de la costa atlántica. Se hospeda en el departamento de uno de sus tíos, junto a su esposa y su hijo de cuatro años. “Nos quedamos pocos días. Un total de cuatro. Vinimos porque existía la oportunidad”, resalta.

Andrés, Silvana y Albertina arribaron el domingo. Reservaron un departamento antes de que asumiera Javier Milei. “Si no tuviéramos, no habríamos venido. Los precios ahora están por las nubes”, señala Andrés. Se quedan una semana, pero solo para disfrutar de las mañanas y tardes al aire libre. “A la noche se come en el departamento. Capaz una escapadita, nada más”, remarca.

La situación de Valeria es totalmente distinta: “Llegamos el sábado con mis hijos y mi esposo. Nos quedamos tres días en un hotel en Pinamar. Luego, nos movemos para pasar el resto de nuestras vacaciones en una casa en Costa Esmeralda. Emprendemos el regreso el 31 de enero”. Y agrega, entre risas: “Ahora salimos a comer porque no hay otra. Pero más adelante, solo supermercado”.

El sector turístico apunta a la afluencia joven como uno de los factores que podrían impulsar la segunda quincena
El sector turístico apunta a la afluencia joven como uno de los factores que podrían impulsar la segunda quincena - Créditos: @Marcelo Aguilar

En las rutas y calles ocurre un fenómeno similar. El número de vehículos particulares que ingresan a Pinamar y la dejan por la ruta provincial 11 lo hacen en cantidades homogéneas. Incluso la avenida Arquitecto Jorge Bunge, que atraviesa la ciudad de punta a punta, vive el mismo hecho. “Estamos en pleno recambio. Sale mucha gente, entra mucha otra. Es cuestión de tiempo. O por ahí no. Es una temporada diferente. Y lo va a seguir siendo”, simplifica un cuidador de coches.