Anuncios

Escándalos en la Corona británica: de Diana a Kate, por qué las mujeres siempre se convierten en “escudos humanos”

El príncipe Guillermo y la princesa Kate
El príncipe Guillermo y la princesa Kate - Créditos: @Chris Jackson

NUEVA YORK.- Había una vez, un príncipe que hizo un casting de todas las encantadoras, inteligentes y bondadosas damiselas de su reino, y de entre ellas escogió a su futura esposa.

La nueva integrante de la familia era un encanto, una belleza, una brisa de aire fresco. Todos la adoraban, pero la luna de miel fue breve: de repente, algo cambió. Tal vez haya osado expresar un deseo o dejado escapar una opinión. O tal vez había aparecido en público un poco desarreglada, o había roto tal o cual tradición, o simplemente se había negado a mostrarse. O tal vez fue simplemente que todo lo que sube tiene que caer…

Como sea, y vaya uno a saber por qué, de pronto la chica de oro fue “reperfilada” como una cazafortunas. O como burda y mersa, o cruel y manipuladora, o fea, o gorda. Se esmeraron en compararla con otras mujeres de su círculo y de su generación.

Wallis Simpson, la mujer norteamericana y divorciada que llevó al rey Eduadro VIII a abdicar a la Corona por amor
Wallis Simpson, la mujer norteamericana y divorciada que llevó al rey Eduadro VIII a abdicar a la Corona por amor

Hay príncipes que son convertidos en sapos, pero ocurre en muy contadas ocasiones, mientras que las princesas siempre parecen terminar como villanas o chivos expiatorios, utilizadas para desviar el fuego y las críticas si su esposo llega a necesitarlo.

Les pasó a Diana Spencer, a Sarah Ferguson, y a Camilla Parker Bowls antes de ser reina consorte. Le pasó a Meghan Markle, a cuyas penurias se sumó el racismo. Y a su manera, es lo que también le pasó a Wallis Simpson. Le pasó a Kate Middleton cuando salía con el príncipe Guillermo, antes de comprometerse, y era retratada como una trepadora capaz de esperar diez años para cazar a su presa.

Cuando se casaron, parecía que Kate se convertiría en la excepción que confirma la regla: la única privilegiada esposa de un Windsor a la que se le permitía estar por encima de cualquier pelea.

Pero ahora, Catherine, “Kate”, la princesa de Gales, ha pasado al lugar que terminan ocupando todas las mujeres de la realeza y sus adyacencias: la picota. Y todos los dedos apuntan a ella.

Lady Diana (Archivo)
Lady Diana (Archivo) - Créditos: @Tim Graham

Como sabrán, salvo que hayan estado con la cabeza enterrada, hace unos días el palacio difundió una foto de Kate sonriendo junto a sus tres adorables hijos, una de las primeras imágenes públicas que se tenían de ella desde enero, cuando se informó que se estaba recuperando de una cirugía abdominal programada y que no retomaría sus deberes públicos hasta después de Pascua.

En Internet les llevó un minuto darse cuenta de que era una foto retocada, y después nos quisieron vender que la única responsable de photoshopear la foto, torpemente, había sido Kate. La observadora de la realeza Daniela Elser de inmediato la catalogó de “alborotadora” y de “objeto de burla y humillación global”. Y agregó: “Ahora nadie creerá en lo que diga la realeza durante muchos años”.

Y eso, si entiendo bien, sería exclusiva responsabilidad de Kate por haber photoshopeado una foto con sus hijos para Instagram. Parece que para Elser, el historial comunicacional del palacio es impecable…

Empresa familiar

¿Por qué las mujeres Windsor son sometidas sistemáticamente a este trato? Empezando por el hecho de que la familia real no gobierna, ni Gran Bretania ni ningún otro lugar. Más bien hay que pensarla como una empresa familiar que fabrica bebés y defiende su derecho a que los contribuyentes británicos los mantengan.

Meghan Markle y el príncipe Harry
Meghan Markle y el príncipe Harry

Los miembros de la realeza y sus cónyuges deben demostrar, día a día, que la monarquía les devuelve a los contribuyentes el valor de su dinero, que los reyes y reinas y lores y ladies son símbolos útiles, avatares del espíritu de la nación, y que son honestos, inalterables y fieles.

Y en ese sistema, lo más importante es el monarca. Los parientes varones son herederos o “piezas de repuesto”. Históricamente, las mujeres han servido como una mezcla de vientres de cría y maniquíes. Su trabajo consiste en no engordar, abrir poco la boca, vestirse bien, y producir herederos que no engorden, abran poco la boca y se vistan bien. (Se dice que el príncipe Felipe habría aprobado el ingreso de Diana a la familia porque aportaría “un poco de estatura a la cría”).

Pero cuando aparece una amenaza a la reputación de un alto miembro varón de los Windsor, las mujeres cumplen otro rol esencial: se convierten en escudo humano.

¿El rey Eduardo VIII abdicó y se fue a Francia para estar con Wallis Simpson? La culpa tiene que ser de esa norteamericana divorciada. ¿El príncipe Carlos tenía una amante? A culpar a su madre por no permitirle que se casara con su verdadero amor, a culpar a su esposa por no serle fiel... Ah, y de paso dice que la amante es fea…

El rey Carlos III y la reina Camilla
El rey Carlos III y la reina Camilla - Créditos: @HENRY NICHOLLS

¿El príncipe Harry renegó de sus deberes familiares y se mudó a la soleada California? ¡La culpa es de esa esposa “narcisista” que lo “embrujó”! Y tal vez todos deberían haberse enfocado más en la amistad del príncipe Andrés con Jeffrey Epstein, y no tanto en el peso de su esposa…

Atrapada

Pero Meghan y Harry, como Diana antes que ellos, ahora al menos tienen la libertad de conceder entrevistas y autorizar libros, mientras que Kate no puede defenderse: está atrapada, soportando en silencio su propio annus horribilis.

Su reticencia a revelar cuestiones de salud y detalles de su enfermedad, o a compartir fotografías de su convalecencia, fueron comparadas, desfavorablemente, con la franqueza del rey Carlos III sobre su cáncer.

Y cuando intentó darle a la gente lo que quería —una prueba de vida, a través de una imagen pulida de una familia feliz— y le salió el tiro por la culata, eso también les sirvió a los Windsor. Tal vez el objetivo de su mea culpa haya sido vendernos a Guillermo como un hombre digno de confianza y un estadista, un marido leal, que cuida con firmeza a los niños, no como esa princesa que juega con el Photoshop, ni como Harry, ese hermano exaltado y peligroso dispuesto a romper todo.

La foto que desató la polémica fue analizada al milímetro
La foto que desató la polémica fue analizada al milímetro - Créditos: @ORIGINAL PHOTO SOURCE: PRINCE OF WALES/KENSINGTON PALACE. ANNOTATIONS BY THE NEW YORK TIMES

Mientras los detectives de Internet estudian con lupa las últimas y borrosas imágenes publicadas en los tabloides británicos, donde aparecen el príncipe y a la princesa en una granja-almacén, Kate mantiene un silencio que es prácticamente parte de su trabajo.

La regla es no quejarse nunca, no dar nunca explicaciones y, si llegás al límite, jamás tampoco pedir ayuda. Diana, que sufría de bulimia, dijo que la familia la tachaba de “inestable”. Meghan dijo que quería recibir ayuda profesional, pero le dijeron “que no podía, que no era bueno para la institución”. De las mujeres de la realeza se espera que aguanten y vivan, con joyas prestadas en los dedos y un blanco de tiro en la espalda.

Tal vez este desastre monárquico tenga un final feliz. Tal vez estos últimos hechos destruyan de una vez por todas el mito del Príncipe Azul y el final feliz que lo acompaña. Tal vez dentro de diez años las adolescentes no sueñen con que el hoy niño príncipe Jorge las arrebate en su caballo blanco. Tal vez no le pidamos a otra Diana, a otra Meghan o a otra Catherine que truequen su opinión y su accionar por un lindo guardarropa, una boda televisada y una vida marcada por los cortes de cinta y una sonrisa muda.

Como nos enseñan los cuentos de hadas —los de los hermanos Grimm, no los de Disney—, nada es gratuito. Esa factura siempre viene con fecha de vencimiento, y para las no tan alegres casadas de Windsor, el precio siempre ha sido demasiado alto.

Jennifer Weiner

La autora es novelista, productora de televisión y periodista estadounidense

(Traducción de Jaime Arrambide)