Anuncios

Enzo Pérez, una pieza clave sin fecha de vencimiento que orienta el fútbol de Estudiantes y que se enfrentará con River en una final

"El 90 por ciento de su juego pasa por la cabeza y eso lo transforma en un futbolista importantísimo", la sentencia de Juan Sebastián Verón sobre el valor de Enzo Pérez en Estudiantes - Créditos: @@edelpoficial
"El 90 por ciento de su juego pasa por la cabeza y eso lo transforma en un futbolista importantísimo", la sentencia de Juan Sebastián Verón sobre el valor de Enzo Pérez en Estudiantes - Créditos: @@edelpoficial

Cuando Enzo Pérez acordó su vuelta a Estudiantes, hace un par de meses, los utileros imaginaron un pequeño conflicto: creyeron que el volante que llegaba desde River pediría alguno de los números que había usado en sus anteriores dos etapas en el club –el 8 y el 7–, ambos ocupados. Nada de eso ocurrió. “ ¿Qué números hay libres? ”, preguntó el flamante refuerzo y ante la respuesta, resolvió enseguida: “Listo, me quedo el 22, por mi cumpleaños”.

Así fue su retorno a Estudiantes: con humildad y perfil bajo. Fernando Zuqui mantuvo el 8 (el número que Enzo usó cuando el equipo platense ganó la Copa Libertadores 2009) y José Sosa continuó con el 7 (el que Pérez utilizó en la obtención del Torneo Apertura 2010). Los hinchas, felices de su regreso, enseguida conectaron la elección del mendocino con el último mediocampista central que marcó una época en el equipo platense: Rodrigo Braña, que jugaba con el 22.

La duda de muchos simpatizantes, sin embargo, era si Enzo estaría a la altura de una posición que requiere una gran demanda física. Había llegado con 37 años –hace unos días cumplió los 38– y la vara estaba elevada: Estudiantes venía de ser campeón de la Copa Argentina y en el horizonte asoman compromisos exigentes, como la Supercopa Argentina ante River que se jugará este miércoles y la Copa Libertadores de América. Pérez demostró que el físico todavía le responde y, sobre todo, que le sobra inteligencia .

“ Cuando llegó Enzo a Estudiantes, hace años, era un chico que se destacaba porque tenía piernas y calidad. Hoy es un jugador completamente distinto: el 90 por ciento de su juego pasa por la cabeza y eso lo transforma en un futbolista importantísimo ”, le dijo Juan Sebastián Verón a LA NACIÓN, que además de ser el vicepresidente del Pincha, es una voz calificada para analizar el desempeño de un mediocampista.

“ Antes desequilibraba con la gambeta y la velocidad, hoy lo hace con su forma de pensar y entender el juego. Sabe muy bien por dónde moverse, en qué momento presionar, cuándo jugar corto y cuándo largo . Hoy es un jugador que piensa el partido todo el tiempo y que además lo interpreta; esta evolución habla de su madurez y de su aprendizaje”, agregó Verón, que en menos de un mes volverá a hacerse cargo de la presidencia del club platense.

Los números avalan la visión de Verón. En la primera fecha de la Copa de la Liga, Enzo finalizó primero en cantidad de toques, en duelos ganados, en pases exitosos, en pases a campo rival y en pases largos completados. ¿Cómo le fue en el último partido que disputó, hace una semana? Terminó primero en cantidad de toques, primero en duelos ganados, primero en pases exitosos, primero en pases a campo rival y primero en pases largos completados. Sí, repitió la estadística.

La inteligencia de Enzo Pérez para darle juego a Estudiantes se transformó en la herramienta más valiosa del experimentado futbolista
La inteligencia de Enzo Pérez para darle juego a Estudiantes se transformó en la herramienta más valiosa del experimentado futbolista

Su ladero en la zona central de Estudiantes, Santiago Ascacibar, también marca la trascendencia de Pérez en el equipo de Eduardo Domínguez: “ Es un placer jugar al lado suyo. Yo no había compartido equipo con él y la verdad es que es un jugador de mucha jerarquía, repleto de condiciones. Además le aporta muchísimo al grupo afuera de la cancha ”.

Ascacibar vuelve a un punto que, para los integrantes del plantel, resulta fundamental: la manera de ser de Enzo. A los futbolistas y a quienes trabajan cerca de ellos les sorprendió su sencillez. “ Mantiene la misma humildad que tenía cuando llegó de Godoy Cruz, hace más de 15 años. Es un líder porque a los pibes los ordena, pero no los enloquece; como si tuviese las palabras justas. Se lleva bien con todos y si tiene que salir se lo toma sin problemas ”, revela un empleado del Pincha que convive con los jugadores.

“Me siento cómodo: me fui hace más de una década y siento que nada cambió; me encontré con la misma gente que estaba hace 12 años. Este club es una gran familia, me dan mucha confianza y yo trato de aportar mi experiencia tanto adentro de la cancha como afuera ”, expresó Pérez después del primer partido como local de este año.

Además de su buen nivel futbolístico y de su simpleza para manejarse, Pérez se mostró bien desde lo físico… ni más ni menos que el gran interrogante que se abrió en Estudiantes cuando se confirmó su vuelta. Lo cierto es que, desde el primer encuentro oficial de 2024 hasta el partido del sábado pasado ante Sarmiento, el conjunto de Eduardo Domínguez disputó 11 partidos en 44 días (un promedio de un compromiso cada 96 horas) y Enzo solo se perdió dos presentaciones .

¿Cómo juega en la actualidad? En una estructura en la que Santiago Ascacibar es el motor y José Sosa hace de conductor, Enzo actúa como eje: un mediocampista central posicional, que le da equilibrio a la estructura que edificó Domínguez. “Enzo Pérez en modo Profesor de Estudiantes con dos muy buenos ayudantes de cátedra: Ascacibar y Sosa”, publicó hace unos días Juan Pablo Varsky, en sus redes sociales.

Este miércoles a las 21.10, en Córdoba y por la Supercopa Argentina, Enzo tratará de llevarse otro título con el Pincha justo frente a River, en un choque pleno de afecto, pero con algunas astillas en los últimos tiempos. El mediocampista no sólo se reencontrará con sus excompañeros, muchos amigos, sino también con el DT Martín Demichelis, con el que no concluyó en buenos términos después que se conociera una charla en off the record entre el entrenador y algunos periodistas. El volante ni siquiera saludó al técnico cuando fue reemplazado en su último partido. Enzo decidió irse de Núñez en diciembre pasado, pese a que tenía sobre la mesa una propuesta para renovar el contrato.

Los caminos de Pérez y River siempre estarán cruzados. Ídolo en el cuadro millonario, campeón y hasta arquero una vez, el 19 de mayo de 2021, por la Copa Libertadores, en un diezmado equipo dirigido por Marcelo Gallardo que venció a Independiente Santa Fe, de Colombia, por 2-1. Inolvidable. Siempre en el corazón, pero hoy enfrentados.

Pérez y Martín Demichelis se saludan a la salida del mediocampista de un partido de Copa Libertadores que River le ganó a Sporting Cristal en 2023; se cree que el vínculo no terminó bien.
Pérez y Martín Demichelis se saludan a la salida del mediocampista de un partido de Copa Libertadores que River le ganó a Sporting Cristal en 2023; se cree que el vínculo no terminó bien. - Créditos: @Diego Alberto Haliasz

Enzo recobró la armonía en Estudiantes. Esa que había perdido en River, en el que se había vuelto el mayor referente de vestuario y había tenido un gran desgaste en el último tiempo al tener que sumergirse de lleno en todo tipo de cuestiones del manejo interno del plantel, entre ellas el conflicto con Demichelis. Ya nada era lo mismo.

Todo eso, sumado a una temporada con vaivenes físicos y una competencia interna cada vez más dura, la decisión de marcharse se volvió más que entendible. Es cierto que muchos se sorprendieron por la vuelta en Estudiantes, ya que se creía una última experiencia en el exterior, ante varios sondeos de la liga de los Estados Unidos. Pero Enzo eligió su otra casa. Su salida despertó cierto resquemor entre algunos hinchas millonarios contra Demichelis, malestar que supo de picos a medida que los resultados no fueron los esperados.

En sus dos anteriores etapas en el Pincha –ya sea por la banda derecha o por el centro– oficiaba de lanza y era un arma eficaz para perforar a los bloques defensivos rivales. Hoy, con 38 años, sobresale de otra manera: se convirtió en la brújula que orienta el fútbol de Estudiantes, campeón de la Copa Argentina. Frente a River, su último gran amor, vencedor en la Liga, tendrá una prueba emocional. Justo en medio de un clima enrarecido: el equipo es uno de los punteros en la zona A de la Copa de la Liga, pero Demichelis fue silbado en el Monumental. Una cita especial.