Anuncios

Las entidades rectoras del golf hicieron una propuesta oficial para limitar el vuelo de las pelotas

En el transcurso de los años se aceleró notablemente el vuelo de la pelota
En el transcurso de los años se aceleró notablemente el vuelo de la pelota - Créditos: @Mike Ehrmann

Las organizaciones rectoras del golf propusieron de manera oficial una nueva regla local para dar a los organizadores de torneos la opción de usar una pelota que reduzca la distancia. Los avances en la preparación física y la tecnología de los materiales y equipos llevaron a que los jugadores golpeen la pelota cada vez más lejos en los últimos años, lo que provocó que los campos se extendieran, en un esfuerzo por examinar y desafiar a los mejores del mundo.

R&A y la USGA, las dos entidades que regulan este deporte, habían comunicado en febrero de 2020 que tenían la intención de “romper el ciclo cada vez mayor de la distancia de golpe de pelota”, pero admitieron que podrían pasar años antes de encontrar soluciones. Desde entonces estuvieron consultando a los fabricantes de equipos y este martes anunciaron la propuesta de una Regla Local Modelo (MLR) que les da a los organizadores la opción de exigir el uso de pelotas que se prueban en condiciones de lanzamiento modificadas.

En 2021, el presidente del Augusta National, Fred Ridley, dijo que una “bola de Masters” específica sería el último recurso en la batalla para limitar las distancias de golpe. Por caso, el quinto hoyo en Augusta National se alargó 40 yardas antes del Masters de 2019 y el hoyo 13 par cinco se extendió 35 yardas. El MLR está diseñado para usarse solo en competencias de élite y, si se adopta, no tendrá impacto en el golf recreativo. La propuesta se envió a los fabricantes de equipos el lunes y pueden brindar comentarios hasta el 14 de agosto. De adoptarse, entraría en vigor en enero de 2026.

La mano de Tiger Woods, durante una ronda de práctica en el  Memorial Tournament en Dublin, Ohio
La mano de Tiger Woods, durante una ronda de práctica en el Memorial Tournament en Dublin, Ohio - Créditos: @SAM GREENWOOD

Según las propuestas, una pelota golpeada a una velocidad de giro controlada en laboratorio de 127 millas por hora, en lugar de 120 mph, no debe viajar más de 320 yardas. Se espera que el cambio reduzca la distancia entre 14 y 15 yardas en promedio para los pegadores más largos con las velocidades más altas desde la cabeza del palo. El director ejecutivo de R&A, Martin Slumbers, dijo: “Hemos trabajado en estrecha colaboración con la industria del golf a lo largo de este proceso y nos hemos tomado el tiempo para escuchar atentamente sus perspectivas y reflexionar sobre los comentarios útiles y constructivos que han brindado. En el centro de nuestra propuesta está el deseo de minimizar el impacto en un juego recreativo floreciente”. Y agregó: “Creemos que la regla local modelo propuesta nos ayudará a avanzar de una manera que proteja las cualidades inherentes del deporte y reduzca la presión para alargar los recorridos. Este es un tema importante para el golf y debe abordarse si se quiere que el deporte conserve su desafío y atractivo únicos”.

La propuesta está sobre la mesa y ya se ha informado a los diferentes circuitos profesionales y a los fabricantes de material. Ahora se abrirá un proceso de consultas hasta el 14 de agosto de 2023 para recabar la opinión de todos los afectados y finalmente se establecerá la Regla Local definitiva que, tal como se mencionó, se conocerá dentro de tres años. Cabe recalcar que esta nueva normativa no afectaría en nada al golf amateur medio, de manera que se crearían dos tipos de bolas diferentes, las que usarán los profesionales y amateurs de máxima élite y las de los golfistas más convencionales.

Rory McIlroy, de Irlanda del Norte, es uno de los pegadores más largos del circuito
Rory McIlroy, de Irlanda del Norte, es uno de los pegadores más largos del circuito - Créditos: @GLYN KIRK

¿Cómo se puede reducir el vuelo de una bola de golf? La USGA y el Royal and Ancient someten a las pelotas de golf a una serie de pruebas para validar que son legales y se pueden utilizar. Esas pruebas se realizan de manera estándar. Se golpea a la pelota con 120 millas por hora de velocidad de palo, a 2520 revoluciones y con 10 grados. Para que la pelota sea conforme y pase el filtro, no debe volar más allá de las 317 yardas.

Así, la propuesta de la USGA es mantener esa distancia límite de 317 yardas, pero cambiar las condiciones de la prueba. Se pegará a la bola con una velocidad de palo de 127 millas, a 2220 revoluciones y con 11 grados. Con las bolas actuales, pegando en estas condiciones, se superaría notablemente las 317 yardas, de manera que esas bolas no serían legales. Los fabricantes tendrán que hacer pelotas que vuelen menos para que pasen este examen. La velocidad de palo media de un jugador del PGA Tour es de 121 millas por hora y el jugador que más rápido lo mueve es Brandon Hagy, a 126 millas. En concreto, se trata de limitar la bola de golf.

Los cálculos iniciales realizados por la USGA y el Royal and Ancient apuntan a que, en promedio, se reducirá la distancia en unas 15-20 yardas. Es decir, se pasaría de pegar unas 300 yardas a 280-285. Con esta nueva Regla Local no se quiere perjudicar al amateur medio. Es más, Mike Whan, comisionado de la USGA, tiene la idea de realizar una serie de ajustes en las bolas para los amateurs de calle, de manera que esas pelotas puedan incluso volar más y ser más permisivas con el error. El objetivo final es contribuir a un golf más “sustentable”, evitando que algunos campos se queden obsoletos por las nuevas distancias.