Anuncios

Enfermedades no transmisibles causan el 75 % de las muertes en el mundo

Enfermedades no transmisibles causan el 75 % de las muertes en el mundo. (Foto: Newsweek)
Enfermedades no transmisibles causan el 75 % de las muertes en el mundo. (Foto: Newsweek)

Las enfermedades no transmisibles aumentan de manera constante y son responsables de casi tres cuartas partes de las muertes anuales a nivel global. Hasta ahora no existen indicadores claros de que la tendencia vaya a revertirse pronto a menos que se realicen inversiones sustanciales y se tomen medidas eficaces e inmediatas, alertó este viernes 19 de mayo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La agencia abundó que, de mantenerse al mismo ritmo, las enfermedades crónicas serán una amenaza cada vez mayor para las generaciones futuras y estimó que, “de no cambiar la trayectoria que llevan, provocarían el 86 por ciento de las muertes anuales para mediados de siglo”.

Las enfermedades no transmisibles tienen larga duración

Las enfermedades no transmisibles (ENT), también conocidas como enfermedades crónicas, suelen ser de larga duración y son el resultado de una combinación de factores genéticos, fisiológicos, ambientales y de comportamiento.

Los principales tipos de ENT son las enfermedades cardiovasculares (como los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares), los cánceres, las enfermedades respiratorias crónicas (como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el asma) y la diabetes.

Las personas pobres son las más vulnerables

En su informe anual de Estadísticas Mundiales de Salud, la OMS ofrece un panorama general de los principales problemas de sanidad y urge a actuar para desempantanar el avance hacia Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Además de los padecimientos no transmisibles, el estudio destaca el impacto que el cambio climático tiene en la salud de las personas, especialmente las más pobres y vulnerables. El cambio climático continúa degradando a un ritmo acelerado el medio ambiente y la salud física y mental, lo que plantea enormes riesgos para todos, advierte.

Elaborado con datos hasta 2022, el documento dice que, a pesar de que ha disminuido la exposición a muchos riesgos para la salud –como el consumo de tabaco o alcohol, la violencia, el agua insalubre y el saneamiento deficiente–, los avances han sido inadecuados y otros riesgos, como la contaminación atmosférica, siguen presentes en la vida de las personas. N

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Envejecimiento, el reto de la investigación que inicia México