Anuncios

El encuentro de Messi con Zidane: el rol del 10, la admiración por Francescoli y Aimar, Maradona y sus goles en las finales de los Mundiales

Lionel Messi y Zinedine Zidane, juntos en Miami
Lionel Messi y Zinedine Zidane, juntos en Miami

Uno es el 10 del pasado reciente. El otro, todavía activo, el 10 del de todos los tiempos. En el medio, una pelota de fútbol. De un lado, Zinedine Zidane, elegancia pura, talento al servicio del fútbol. Del otro, Lionel Messi, la gambeta, el desequilibrio, el pase improbable; el potrero. En el medio, una pelota. Adidas, la empresa alemana que los auspicia, los juntó para un encuentro en las instalaciones de Inter Miami, el club donde juega el campeón del mundo vigente. Según los organizadores, “se dio una conversación que trasciende lo ordinario, ofreciendo ideas y perspectivas de dos íconos del deporte rey”. El video dura casi media hora y no deja tema sin tocar: desde el rol del número 10 hasta la admiración de uno (Zidane) por el uruguayo Enzo Francescoli y la del otro (Messi) por Pablo Aimar. Se cuela Diego Armando Maradona y también aparecen los goles en las finales de un Mundial. Hablan de sus familias y se regalan elogios.

Para dos números 10 como ellos es natural que aparezca el nombre de Maradona en la conversación. Y ocurre. “Hablás del 10 y se te viene Maradona a la cabeza. Todos los que crecimos de chiquitos con el fútbol queríamos ser como él”, dice Messi en el video. Y agrega: “Era el jugador que nosotros admiramos y veíamos más allá de las edades. Lo vi poco, porque cuando fue a Newell’s en su etapa final, yo tenía 6 o 7 años. Igual que en el Mundial 94, yo era chico”. El rosarino se deshace en elogios para hablar de su antecesor como capitán albiceleste: “El Diego es algo muy fuerte que va a seguir estando por muchísimos años más. Está presente de generación en generación. Mis hijos saben de él sin haberlo visto nunca, solo por video o lo que les contamos. Para nosotros es muy importante su figura por cómo representó a Argentina y por cómo somos los argentinos”, dice Messi.

El encuentro de Zinedine Zidane y Lionel Messi en Miami
El encuentro de Zinedine Zidane y Lionel Messi en Miami

Zidane se suma, claro. “Maradona era un ídolo para todo el mundo, no solo para los argentinos. Entonces para ustedes hablar de Maradona, y sobre todo vos con lo que has hecho, al final es muy bonito”, dice el francés sobre Diego, sobre el Diez. Y la conversación gira en torno al número, a lo que implica portar la camiseta más icónica. Ambos hablan de fútbol, su pasión; su vida. “Hoy en día no es tan importante el número 10″, dice el francés, de sangre argelina. Messi responde con una charla táctica sobre la posición del enganche: “El fútbol cambió mucho, la manera, los sistemas, desde chiquitos empiezan con 4-3-3 o así. El número 10 no entra en ese sistema. De esa manera se perdió la formación de esos jugadores ”.

Zizou retruca: “El 10 tiene que tener un poco de magia , como vos. Porque es el líder del equipo, tiene que crear. El 10 tiene que ver algo que los demás no”, asegura. No lo dice, pero le hubiera encantado dirigir a un Messi en Real Madrid, por ejemplo. Lo sufrió como entrenador del equipo blanco, y mientras el rosarino se destacaba con la camiseta de Barcelona. Zidane continúa: “Para mí, ésa es la diferencia que tenés con los demás. Que los jugadores vean lo que hay que hacer antes de recibir el balón. El 10 tiene que representar eso. Mientras un líder pueda hacer eso, es mejor para el equipo”.

Se reparten elogios: “Leo es magia”, dice Zidane. “Para mí Zidane es uno de los más grandes de la historia”, concede el argentino. El francés se explica: “No estamos todos los días juntos, pero hoy es un día importante para decirle lo que lo admiro. Es pura magia, casi sabía lo que iba a hacer cuando lo miraba. Cuando lo veo hacer eso digo: ‘Esto ya está'. Es lo que quiere ver la gente en el fútbol, un jugador como pocos”, concede Zizou. Messi también fundamenta sus palabras positivas: “Siempre lo admiré y lo sufrí también cuando estaba en el Madrid. Me acuerdo la época de los Galácticos: tenían un equipazo, pero él siempre fue un jugador diferente, tenía arte, magia, todo. Para mí es uno de los más grandes de la historia. Tengo muchos recuerdos de él”.

El inglés David Beckham, anfitrión del encuentro entre Lionel Messi y Zinedine Zidane en Inter Miami
El inglés David Beckham, anfitrión del encuentro entre Lionel Messi y Zinedine Zidane en Inter Miami - Créditos: @X: @SC_ESPN

Sin embargo, ambos tienen como máximos referentes a otros futbolistas. El espejo de Zidane es el uruguayo Enzo Francescoli. Uno de sus hijos se llama Enzo por “culpa” del actual manager de River. El de La Pulga, por caso, es Pablo Aimar. “Jugaba en Marsella, así que mi ídolo era Enzo Francescoli. Yo tenía 13 años antes de ir a Cannes y él estaba en Marsella. Cuando lo vi dije: ‘Quiero ser como él´. Era muy elegante por cómo manejaba la pelota. Eso no se veía mucho”, recuerda Zizou.

Messi, por su parte, destaca a Aimar: “Siempre dije que me gustaba mucho Aimar: llegaron a jugar juntos con Enzo. Después se fue al Valencia. Sacando a Diego (Maradona), que era un caso aparte y para nosotros primero es primero Diego y después el resto, Pablo era una persona que admiraba mucho como jugador. Por ahí no seguía tanto de chico el fútbol europeo, cuando vas creciendo y te vas dando cuenta de más cosas, ahí sí empezás a ver mucho más fútbol de Europa. Pero en ese momento era local, de Argentina, y Pablo me gustaba mucho”, recuerda Messi.

Aparece un recuerdo ominoso: la final del Mundial de 2014, en el estadio Maracaná. La derrota con Alemania por 1-0 y la frustración por no cumplir el sueño de ser campeón del mundo. “No me arrepiento de todo el recorrido y del camino que tocó hacer. Tuve la suerte de tener muchas alegrías, tristezas también por no haber conseguido el objetivo, pero si se dio así es porque tenía que ser así. La espinita de la final del 2014, si bien la pude dibujar un poco con este Mundial (Qatar 2022) va a quedar ahí”. Zidane no lo deja deprimirse demasiado: “Lo hiciste en el 2022, cambiaste la historia. Ya está”, le recuerda .

Messi, Zidane y el número 10

Messi y Zidane evocan el apoyo que tuvieron de sus padres cuando recién empezaban en el camino del fútbol y se detienen a recordar goles de entre miles. La Pulga destaca por su gol en la final del Mundial qatarí: “Obviamente ese gol en la final fue lo máximo, hacer un gol en la final del Mundial es lo máximo. Los dos podemos decirlo”. Hay risas; la complicidad fluye entre dos de los mayores talentos de los últimos años. Dos de los últimos genios de la pelota. Zidane habla entonces de defensores recios, marcadores aguerridos que no lo dejaron maniobrar: “Era muy bueno, pero no duro en el sentido de que te quería pegar fue Paolo Maldini. Era muy listo, inteligente. Y (Lilian) Thuram, pero él sí que era duro”, rescata Zidane. “Jugué con él, ¡Fuerte!”, aporta Messi. “Cuando lo tenés en tu equipo, estás contento. Si está enfrente, no”, tercia el francés. Se refiere, claro, al Mundial de 1998 en el que Thuram y Zidane eran dos de las figuras de ese campeón. “Tenían un equipazo”, dice Messi sobre aquella Francia. “Todos. Había muchos que jugaban en los mejores equipos”, cierra Zidane. Podrían hablar durante horas. El video dura 30 minutos. Y es puro fútbol.

El video del encuentro entre Lionel Messi y Zinedine Zidane