Anuncios

EE. UU. prohíbe la entrada a Alejandro Giammattei, expresidente de Guatemala

Alejandro Giammattei el día de las elecciones de junio en Ciudad de Guatemala. Giammattei negó haber aceptado sobornos relacionados con un proyecto ruso. (Daniele Volpe/The New York Times)
Alejandro Giammattei el día de las elecciones de junio en Ciudad de Guatemala. Giammattei negó haber aceptado sobornos relacionados con un proyecto ruso. (Daniele Volpe/The New York Times)

El anuncio sugiere que Estados Unidos respalda la campaña contra la corrupción dirigida por el nuevo presidente de Guatemala, Bernardo Arévalo.

El Departamento de Estado estadounidense informó el miércoles que Alejandro Giammattei, quien fue presidente de Guatemala hasta el tumultuoso traspaso de poder efectuado esta semana, tenía prohibida la entrada en Estados Unidos debido a información que, según las autoridades, indicaba que había aceptado sobornos.

El anuncio sugiere que Estados Unidos respalda la campaña contra la corrupción dirigida por el nuevo presidente de Guatemala, Bernardo Arévalo. Hace poco, Guatemala se vio envuelta en protestas por los intentos de impedir que Arévalo tomara posesión de su cargo, y Giammattei se negó a participar en la juramentación de su sucesor celebrada el lunes.

“Nadie, especialmente un funcionario público, está por encima de la ley”, declaró Brian Nichols, alto funcionario del Departamento de Estado para el Hemisferio Occidental.

El Departamento del Tesoro también anunció sanciones contra Alberto Pimentel Mata, exministro de Energía y Minas del gobierno de Giammattei, en relación con la aceptación de sobornos y su implicación en numerosas tramas de corrupción relacionadas con contratos y licencias gubernamentales, según las autoridades.

El pasado fin de semana, la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. negó la entrada en Miami a uno de los hijos de Giammattei, y lo expulsó el lunes, según Mike Lee, senador republicano por Utah y simpatizante de Giammattei.

En conjunto, estas medidas reflejan el modo en que el gobierno de Estados Unidos intenta poner freno a la corrupción y la impunidad en Guatemala, el país más poblado de Centroamérica.

Mientras Giammattei fue presidente, de 2020 a 2024, una alianza de fiscales, jueces, miembros del Congreso y otras figuras políticas tomó represalias contra funcionarios implicados en una iniciativa pionera contra la corrupción respaldada por las Naciones Unidas.

“El Departamento de Estado dispone de información creíble que indica que Giammattei aceptó sobornos a cambio del desempeño de sus funciones públicas durante su mandato como presidente”, declaró en un comunicado Matthew Miller, portavoz del Departamento de Estado.

El expresidente fue designado como “generalmente inelegible” para entrar en Estados Unidos, añadió Miller, aunque no proporcionó información específica sobre los sobornos de los que se acusaba a Giammattei.

El expresidente no estuvo disponible de inmediato para hacer comentarios.

Desde hace años, en Guatemala circulan versiones sobre la implicación de Giammattei en tramas de corrupción. En 2021, la fiscalía abrió una investigación sobre las acusaciones de que ciudadanos rusos habían pagado un soborno a Giammattei en relación con un proyecto minero, después de que un fiscal anticorrupción obtuviera la declaración de un testigo que dijo que había ido a la residencia de Giammattei y le había entregado una alfombra enrollada llena de dinero.

Durante su mandato, Giammattei negó haber sido sobornado en relación con el proyecto ruso.

Las investigaciones sobre estas denuncias no avanzaron mucho en el poco transparente sistema judicial de Guatemala. En el caso de la alfombra llena de dinero, el fiscal que investigaba el asunto fue despedido y obligado a exiliarse en Estados Unidos.

La designación de Giammattei por el Departamento de Estado se produce en medio de otros esfuerzos estadounidenses para contrarrestar la actividad ilegal de dirigentes políticos en Centroamérica. En 2022, Estados Unidos extraditó a Juan Orlando Hernández, expresidente de Honduras, para que se enfrentara a cargos de narcotráfico en Nueva York.

Giammattei, quien implementó políticas muy conservadoras, es considerado un aliado de algunas figuras políticas de Estados Unidos, como Lee y Richard Grenell, exembajador en Alemania durante el gobierno de Trump, quien visitó Guatemala la semana pasada en una muestra de apoyo a Giammattei.

El mes pasado, Estados Unidos anunció sanciones contra Miguel Martínez, uno de los colaboradores más cercanos de Giammattei, además de restricciones de visado para casi 300 ciudadanos guatemaltecos, entre ellos más de 100 miembros del Congreso, por sus esfuerzos para debilitar a Arévalo e impedir su investidura.

Los expresidentes de Centroamérica suelen obtener inmunidad judicial en la región al jurar su cargo como miembros del Parlamento Centroamericano. Pero esa inmunidad no se extiende al sistema jurídico de EE. UU. ni a la participación en la violación de las leyes estadounidenses. Giammattei se incorporó al Parlamento Centroamericano poco después de que terminara su mandato.

Jody García colaboró con reportería desde Ciudad de Guatemala.

Simon Romero es corresponsal en Ciudad de México, y cubre México, Centroamérica y el Caribe. Se ha desempeñado como jefe del buró del Times en Brasil, jefe del buró andino y corresponsal internacional de energía. Más de Simon Romero

c. 2024 The New York Times Company