Anuncios

EE.UU. lanzó la represalia contra Irán: ataca objetivos de las fuerzas del régimen y de grupos aliados en Irak y Siria

El presidente Joe Biden, en la base aérea Dover, al recibir los cuerpos de tres soldados norteamericanos muertos en Jordania. Saquan Stimpson/ZUMA Press Wire/dpa
El presidente Joe Biden, en la base aérea Dover, al recibir los cuerpos de tres soldados norteamericanos muertos en Jordania. Saquan Stimpson/ZUMA Press Wire/dpa - Créditos: @Saquan Stimpson

WASHINGTON.- En una nueva etapa de la escalada de violencia en Medio Oriente, Estados Unidos lanzó este viernes ataques en Irak y Siria contra objetivos de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) de Irán y grupos de milicias afiliados, en el comienzo de una campaña de represalia anunciada por la Casa Blanca a raíz del asesinato de tres militares estadounidenses en una base de Jordania.

Hoy empezó nuestra respuesta. Continuará en los momentos y lugares de nuestra elección”, dijo el presidente Joe Biden en un comunicado.

El mandatario agregó que “Estados Unidos no busca conflictos en Medio Oriente ni en ningún otro lugar del mundo. Pero que todos los que deseen hacernos daño sepan lo siguiente: Si ustedes dañan a un norteamericano, responderemos”.

Se alcanzaron más de 85 objetivos y se utilizaron más de 125 municiones de precisión, según informó el Comando Central de Estados Unidos (Centcom) en la red X. Los ataques iniciales con aeronaves tripuladas y no tripuladas se dirigieron contra cuarteles de mando y control, centros de inteligencia, almacenes de municiones y de vehículos aéreos no tripulados, e instalaciones logísticas y de cadena de suministro de municiones. Estuvieron involucrados numerosos aviones, incluidos bombarderos de largo alcance procedentes de Estados Unidos.

La Resistencia Islámica en Irak, un grupo que comprende múltiples milicias respaldadas por Irán, se había atribuido la responsabilidad del ataque del 28 de enero en el que murieron los tres soldados norteamericanos.

La operación lanzada hoy por Estados Unidos marca el inicio de lo que los funcionarios dijeron que sería una campaña de varios días dirigida a diferentes objetivos cercanos a Irán, al que la administración Biden culpa por un aumento de la violencia militante en todo el Medio Oriente, incluido un ataque con aviones no tripulados el domingo que mató a tres Miembros del servicio estadounidense y decenas más resultaron heridos en un puesto remoto en Jordania.

La administración Biden calificó a Teherán de responsable de una serie constante de ataques en Irak y Siria, donde las tropas estadounidenses permanecen como parte de la misión para prevenir el resurgimiento del Estado Islámico, y en Yemen, donde militantes hutíes han disparado contra barcos frente a la península arábiga, porque durante mucho tiempo ha financiado y armado a esos grupos.

Kennedy Sanders, William Jerome Rivers y Breonna Moffett, los tres militares norteamericanos muertos en Jordania por milicias proiraníes (Shawn Sanders and U.S. Army via AP)
Kennedy Sanders, William Jerome Rivers y Breonna Moffett, los tres militares norteamericanos muertos en Jordania por milicias proiraníes (Shawn Sanders and U.S. Army via AP)

Los ataques que comenzaron a las 4 p.m. hora de Washington de este viernes, son un intento de infligir un daño mayor a Teherán y sus representantes que el que sufrieron en acciones de represalia anteriores llevadas a cabo por las fuerzas estadounidenses en los últimos meses, que hasta ahora no han logrado poner fin a la violencia.

La Resistencia Islámica en Irak, un grupo que incluye varias milicias afiliadas a Irán, se atribuyó la responsabilidad del ataque a la Torre 22, la base estadounidense cerca de la frontera compartida de Jordania con Irak y Siria. Los soldados asesinados, dos mujeres y un hombre, formaban parte de una unidad de Reserva del Ejército con base en Georgia.

El viernes, los medios estatales de Siria informaron que la “agresión de EE.UU.” provocó muertes y heridos en múltiples sitios en zonas desérticas, según Reuters. Los funcionarios estadounidenses no proporcionaron información inmediata sobre las víctimas o la destrucción que habían causado los ataques.

El Comando Central, en un comunicado publicado en las redes sociales, dijo que el ataque involucró más de 125 municiones de precisión que habían sido disparadas contra activos pertenecientes a “grupos de milicias y sus patrocinadores del IRGC que facilitaron ataques contra las fuerzas estadounidenses y de la Coalición”.

El enfrentamiento cada vez más intenso con Irán se produce mientras el presidente Biden busca equilibrar los llamados de los republicanos a una respuesta más contundente a la violencia contra las fuerzas estadounidenses con su objetivo de prevenir una conflagración en todo Medio Oriente, en un momento en que el conflicto entre el aliado cercano de Estados Unidos, Israel, y Hamas en Gaza ha sumido a la región en la agitación.

Esta semana se aceleró la respuesta esperada de Estados Unidos después de que Biden prometiera “hacer rendir cuentas a todos los responsables” y su secretario de Defensa, Lloyd Austin, dijera que Estados Unidos emplearía su poder militar para contraatacar a sus adversarios.

“Ellos tienen mucha capacidad”, dijo Austin el jueves sobre Irán y sus aliados. “Yo tengo mucho más”, agregó.

Pero el presidente también evalúa cómo responder sin hundir a Medio Oriente en un caos aún mayor, que podría amenazar a Israel y socavar los intereses estadounidenses en toda la región, o abrir un conflicto directo con Irán, una importante potencia militar que se ha mostrado dispuesta a aumentar el conflicto a través de sus milicias aliadas, para apuntar a una amplia gama de sitios estadounidenses a lo largo de las décadas.

Biden también debe calibrar su respuesta de manera que minimice su impacto en los ya tensos vínculos de Washington con el gobierno de Bagdad, que ha pedido una reducción o el fin de la presencia militar estadounidense en Irak. Unos 2500 soldados estadounidenses permanecen en Irak y otros 900 en la vecina Siria.

A medida que intensifica su campaña de reelección, el presidente también debe mostrar sus credenciales de seguridad nacional y su capacidad para mantener seguros a los estadounidenses.

The Washington Post y Agencia AP