Anuncios

Los duelos individuales en la ronda divisional

CIUDAD DE MÉXICO, enero 20 (EL UNIVERSAL).- Ocho equipos aún tienen actividad en la vigésima semana de juegos de la NFL y sólo cuatro seguirán con vida el domingo por la noche. Habrá cuatro partidos en la ronda divisional y tres de ellos tienen un favorito claro mientras su oponente juega el papel de David con ánimo de derribar a Goliath. El Bills-Bengals parece el más parejo.

Ya que en esta la liga los partidos suelen definirse por el resultado de duelos unos contra uno, los famosos matchups, revisaremos los más relevantes.

Chiefs recibe a los Jaguars por segunda vez en la campaña y, aunque se sabe que es difícil que un equipo se imponga dos veces en el mismo año, los pronósticos se inclinan claramente hacia Kansas City, que está a un triunfo de jugar su quinto duelo consecutivo por el campeonato de la Conferencia Americana.

Los Jaguars llegan con una racha de seis victorias al hilo, pero si quieren la séptima deberán detener ala línea defensiva de los Chiefs, que en la décima jornada derribó a su quarterback, Trevor Lawrence, en cinco ocasiones, y lo golpeó después de lanzar en otras cinco.

Kansas tiene la segunda defensa con más capturas detrás de la línea a un mariscal, con 55. Aunque Jacksonville tuvo un buen desempeño protegiendo al pasador en la temporada, deberán poner especial atención en Chris Jones, a la defensiva que tuvo 9.5 sacks y encabezó a Chiefs.

Parte del éxito de Lawrence en el segmento final de la temporada se debe a la protección que recibió. Para el encuentro divisional las posibilidades de Jaguars descansan en esto.

Cuando Jacksonville tenga que defender deberá confiar en Josh Allen, el linebacker, primera selección de 2019, para presionar a Pat Mahomes. Si el mariscal de los Chiefs tiene tiempo puede distribuir la pelota a Travis Kelce, Juju Smith-Schuster, Jerick McKinnon, o los corredores Pacheco y Edwards Helaire.

En juego de conjunto, Chiefs luce superior a los visitantes. En los uno a uno, el desbalance parece mayor.

Por la noche, Filadelfia, el equipo con la mejor marca de la liga reanuda su rivalidad de decenios con los Giants. Un Daniel Jones que dejó de ser propenso a los errores, un Saquon Barkley sano permitieron a los de Nueva York llegar a esta instancia, sin embargo, ninguno podrá hacer magia sin el apoyo de la línea ofensiva, que tendrá enfrenta a la mejor línea defensiva de la NFL.

Comencemos porque los Eagles tuvieron 70 sacks en 2022, cuarta cifra más alta en la historia. En la defensa 3-4, el linebacker Haason Reddick suele alinear como ala defensiva y es él quien encabeza la carga con 15 atrapadas al QB, pero no es el único dolor de cabeza para sus oponentes. Fletcher Cox, Javon Hargrave y hasta Ndamukong Suh componen una poderosa línea interior muy difícil de superar, algo de suma importancia si se toma en cuenta que Giants depende de su juego terrestre.

Del otro lado del balón, Eagles tiene ases en todas las posiciones. El centro y el lado derecho de su línea están en la selección al Pro Bowl, mientras tienen a Jalen Hurts detrás del centro, quien es peligroso pasando y corriendo ( 3761 y 760 respectivamente), pero también a Miles Sanders, mil 269 yardas por tierra, y DeVonta Smith como su mejor receptor con mil 196 yardas y siete touchdowns.

Otro conjunto cargado de talento contra un grupo bien entrenado, pero con muchas menos estrellas y posibilidades de amenazar.