Anuncios

El DT Gustavo Cisneros contó que por segunda vez luchará contra el cáncer, que ha “vuelto furioso, agresivo, sin piedad”

Gustavo Cisneros dirige a Fénix; por segunda vez afronta un cáncer de próstata, que creía superado.
Gustavo Cisneros dirige a Fénix; por segunda vez afronta un cáncer de próstata, que creía superado.

Este jueves Gustavo Cisneros, de 55 años y director técnico de Fénix, anunció que por segunda vez afronta un cáncer. “Fue muy duro luchar contra el cáncer. Fui muy ingenuo pensar que le había ganado. Ha vuelto furioso, agresivo, sin piedad, todos los ganglios linfáticos explotados, muy triste, no hay con qué parar el dolor”, publicó en su cuenta de X el entrenador.

El posteo concluyó con un halo de esperanza. “Esperando las 2 quimioterapias para el día 16. Ojalá las podamos pasar”, escribió, con un corazón rojo como cierre. Poco antes de cumplir 12 horas, el mensaje tenía más de 370 respuestas y de 2000 “me gusta”.

Cisneros empezó hace tres años su batalla contra la enfermedad, cuando dirigía a Cultural Santa Rosa, de la segunda categoría de Perú. Cuando se encontraba allá comenzó a bajar de peso y a orinar sangre. Pensó que se trataba de cálculos renales, pero los estudios arrojaron que padecía un cáncer de próstata.

En 2021 el director técnico argentino comentó que la enfermedad había cambiado sus planes. “Estoy en una nueva vida. Luchando. Es como una montaña rusa. Hay días en que estoy bien y otros en los que me pregunto por qué. Fue todo tan rápido... Estaba en un buen momento, trabajando. Venía con un problema de sangrado en la orina. Pensaba que era un cólico renal y los resultados dieron que tenía cáncer de próstata. Toda la planificación que tenía en cuanto al fútbol, hoy tiene que ver con la salud”, manifestó entonces.

Gracias a Sergio Huevo” Rondina, en ese momento entrenador de Arsenal, que se encontraba en Perú por un partido por Copa Sudamericana, pudo regresar a Buenos Aires para continuar su tratamiento. “Estuve once días internado solo en Lima. El día en que me dieron el diagnóstico viajé una hora y media en auto llorando. Me mandaron a un oncólogo y llamé a mi esposa, Valeria, y a Miguel Russo porque ésta es una enfermedad similar a la que tuvo él. Y lo primero que me dijo fue «tenés que volver de Perú». Me hacían estudios, transfusiones. Subí un par de historias a las redes y Huevo Rondina me preguntó: «¿Qué tenés? ¿Covid? ¿Necesitás que te lleve algo?». Y como Arsenal fue a jugar por la Sudamericana, le dije «necesito que me lleves a mí, aunque más no sea entre las cosas de utilería». Así fue como sin tener el alta, retorné al país en el avión con el plantel de Arsenal”, contó Cisneros.

La primera vez que le diagnosticaron cáncer, el entrenador entró en cólera, pero no se dio por vencido. “En un momento me pregunté ¿Por qué a mí? Hasta me enojé con Dios. Pero soy creyente y estoy luchando, estoy poniendo el cuerpo. Tengo a mi esposa, Valeria, que es mi sostén; a mis viejos; a mis hijos. Todos están bancándome. Confío en que la quimio va a salvarme. Por eso pongo toda la energía ahí. Lo que sí les digo a mis amigos es que tomen conciencia, que se hagan chequeos, porque a mí el cuerpo no me avisó. Yo me sentía bárbaro, y quizás si me hubiese hecho estudios antes, esto se podría haber evitado. De todas formas, tengo fuerzas y voy a pelear”, expresó.

No solamente en lo relativo a la salud y en lo anímico es difícil la situación. También en lo económico: las quimioterapias son muy costosas y a Cisneros se le hace muy cuesta arriba cubrir los costos. “El problema que tenemos ahora es que no hay ingresos. Yo era el sostén de la familia, con cuatro hijos, más los dos de Valeria. Mis padres cobran la jubilación mínima. Los muchachos que fueron mis compañeros en Victoriano Arenas hicieron una rifa para ayudarme; lo mismo los de Sacachispas. Hay buena voluntad de AFA, porque me llamaron «Chiqui» Tapia y otros dirigentes del ascenso, pero los tiempos de ellos no son los que necesitamos nosotros. Está cubriéndome una obra social que hay que pagar a fin de mes, y sin ingresos se hace difícil. Actualmente algunos jugadores están donando sus remeras para hacer una subasta y así obtener dinero”, reveló Cisneros.

El respaldo de Valeria

Que sigue recibiendo apoyo del ambiente. “Fuerza gusta querido.. Así como lo venciste la primera vez esta no va hacer la excepción Acá estaremos todos con vos..”, escribió con un icono de brazo haciendo fuerza Esteban Pipino, jugador de Pilar Fútbol y de una extensa trayectoria en clubes, como el propio Fénix, a la cuenta @gusta_cisnerosDT, de Instagram. “Sos un guerrero amigo, la sacas de taquito. Acá estamos para lo que necesites, se te quiere”, Gabriel Manzani, director técnico. Por su parte, el hijo de Gustavo, Diego Cisneros le dedicó un mensaje en un posteo de Instagram: “Invencible”. Inmediatamente su padre le respondió. “Así es la vida hijo, a todo o nada. Pase lo que pase de pie con honestidad y amor. Te amo a vos y tus hermanas, si pierdo será dejando todo”, dijo el técnico.

En la de X, Cisneros tiene como frase de presentación “Fue duro vencer al cáncer, es lindo ver la vida como una segunda oportunidad”, con emojis de brazo fuerte y corazón rojo. Ahora la verá como una tercera oportunidad. Y pone todo de sí para ganarse esa nueva chance y que sea la definitiva.