Anuncios

Xavi toma una drástica decisión tras la goleada que sufrió el Barcelona ante el Villarreal: Dejará al equipo a final de temporada

Gesto de pesadumbre de Xavi durante la derrota ante Villarreal; como local, Barcelona perdía por 2-0, ganaba por 3-2 y terminó perdiendo por 5-3 en la liga de España.
Gesto de pesadumbre de Xavi durante la derrota ante Villarreal; como local, Barcelona perdía por 2-0, ganaba por 3-2 y terminó perdiendo por 5-3 en la liga de España. - Créditos: @Joan Monfort

Tras la dura derrota ante Villarreal, Xavi tomó una decisión que ya venía masticando en las últimas semanas. Su malestar era creciente e hizo eclosión. Anunció que se irá de Barcelona en junio, al final de esta temporada, sin completar el contrato que tiene hasta mediados de 2025.

En la conferencia de prensa posterior a la caída por 5-3 como local, el entrenador fijó su postura: “Antes de que me hagan las preguntas pertinentes, me gustaría anunciar que el 30 de junio no seguiré como entrenador del Barça"

"Es una decisión que he tomado con el presidente deportivo, Rafa Yuste. La situación merece un cambio de rumbo y como culé la situación no puede seguir. Creo que el club necesita un cambio de dinámica. Como culé, por el bien de los jugadores, creo que ellos se liberarán", dijo Xavi.

"Jugamos con mucha tensión. Por el bien de la Junta Directiva, lo mejor es que me marche. Daré lo mejor de mí. Creo que todo eso ayudará a que la dinámica cambie. Éste es el mensaje que me gustaría dar”", agregó.

Xavi dice a cámara
Xavi dice a cámara "una vergüenza" luego de que el VAR rectificara un penal a favor de Barcelona. (La Nación)

Ya durante el partido Xavi había dado muestras de lo incómodo que lo tiene su presente. En un momento buscó deliberadamente la cámara de televisión para que registrara su indignación y quedara constancia: “Una vergüenza, una vergüenza”, se quejó.

El entrenador de Barcelona, que lleva un par de meses bajo fuertes cuestionamientos y un estado de creciente tensión, se refería a la rectificación que hacía el árbitro José Munuera tras una revisión en el monitor del VAR.

Primeramente había sancionado penal, después de que un centro de Ilkay Gündogan pegara en un brazo de Santiago Comesaña, pero en la imagen se observa que el jugador de Villarreal está de espalda y su brazo no amplía volumen, porque está casi pegado al cuerpo.

El juez dio marcha atrás con su fallo del penal y desató la ofuscación de Xavi sobre una acción que habría supuesto un 4-3 para Barcelona a pocos minutos del final de un partido increíble, alocado, que finalizó 5-3 para Villarreal, con dos tantos en el tiempo adicional, a los 99 y 112 minutos.

La derrota ahondó la crisis futbolística y el estropicio defensivo de Barcelona, que ya siente que son remotas las posibilidades de defender el título de campeón de la liga de España. Está a 10 puntos del líder, Real Madrid, que venció por 2-1 como visitante a Cádiz. Si bien queda mucho por delante, 17 fechas, Barça emite señales preocupantes.

Enero fue una sucesión de cachetazos. Real Madrid lo vapuleó por 4-1 en la final de la Supercopa de España. El último miércoles el conjunto blaugrana fue eliminado en tiempo suplementario por Athletic Bilbao en los cuartos de final de la Copa del Rey. Y ahora, esta caída frente a Villarreal.

El encuentro fue una montaña rusa. El local perdía por 2-0 a los 9 minutos del segundo tiempo, luego de que el árbitro no convalidara un gol del visitante por una muy discutible posición adelantada de Alexander Sorloth, que bien podía ser considerada pasiva. El conjunto dirigido por Marcelino García ganaba con tantos de Gerard Moreno e Ilias Akhomach.

Xavi realizó tres cambios en el descanso: ingresaron Pedri, João Cancelo y el defensor juvenil Pau Cubarsí. En 11 minutos, Barcelona le dio forma a una gran reacción, con goles de Gûndogan, Pedri y, en contra, Eric Bailly.

Gerard Moreno, autor de uno de los goles de Villarreal, mientras Koundé se lamenta
Gerard Moreno, autor de uno de los goles de Villarreal, mientras Koundé se lamenta - Créditos: @Joan Monfort

Pero prontamente, Barcelona quedó condenado por su fragilidad defensiva, un déficit recurrente en la temporada. Y que implica un fuerte contraste con su campaña del título de hace un siete meses, en la que se impuso en varios partidos por 1-0 y recibió apenas 20 goles en 38 jornadas. Ahora, la flojera es muy ostensible: 29 tantos en 21 fechas.

Si bien el arquero Iñaki Peña en el comienzo del curso se mostró como un solvente reemplazante del operado Marc Ter Stegen, con el correr de los partidos su vulnerabilidad se hizo creciente. Fue inconcebible lo que quiso hacer en el cuarto gol de Villarreal; podía tomar la pelota y eligió un despeje a un costado que terminó en la definición de Sorloth.

Otros factores explican la debacle defensiva: Ronald Araujo y Jules Koundé bajaron sus niveles, las lesiones obligaron a continuos cambios y las inclusiones de los juveniles Héctor Fort y Cubarsí se dieron en un contexto adverso. También se extraña el sentido táctico y la capacidad para los relevos de Sergio Busquets, que en sus últimos dos años no se sintió debidamente valorado y terminó yéndose con Lionel Messi a Inter Miami.

Villarreal había conseguido el 3-3 tras un grueso error del defensor lateral João Cancelo. Estando 4-3 abajo, Barcelona fue a matar o morir en los minutos adicionales que quedaban. El defensor central uruguayo Ronald Araujo tuvo el empate en la boca del arco, pero falló, y de la bronca tiró contra el piso la botella de hidratación del arquero Filip Jorgensen. El contraataque fue letal: ante una defensa desmantelada, José Luis Morales sentenció el 5-3.

Compacto de Barcelona 3 vs. Villarreal 5

Con el Camp Nou cerrado por remodelaciones, el apoyo de los hinchas decayó mucho en el estadio Montjuic. Además de tener menos capacidad, el escenario olímpico atrae muy poco a la masa social.

Tras obtener en la temporada pasada la liga y la Supercopa de España, Xavi ve ahora un horizonte más complicado. Al margen en las competencias locales, son pocos los que le ponen fichas al equipo en la Champions League, en la que en los octavos de final se enfrentará con Napoli.

Tras su explícito “una vergüenza” en pleno partido, Xavi luego bajó los decibeles: “No quiero generar más polémica, porque al final me van a sancionar. Esa jugada [el penal desestimado por el VAR] marca el partido. El cuarto árbitro me dice que es penal claro. Munuera no me ha dicho nada. No quiero hablar más; ahí están las imágenes”.

Una semana atrás, Xavi se había quejado de los árbitros por las tres intervenciones del VAR que habían beneficiado a Real Madrid en la victoria sobre Almería: “Ya dije hace un tiempo que había cosas que no me cuadraban en esta liga. Va ser muy difícil ganar esta liga”.

Tras la dura derrota ante Villarreal, Xavi tomó una decisión que ya venía masticando en las últimas semanas. Su malestar era creciente e hizo eclosión. Anunció que se irá de Barcelona en junio, al final de esta temporada, sin completar el contrato que tiene hasta mediados de 2025.281 ás allá de las polémicas arbitrales, lo cierto es que su equipo no es confiable, y él se hace cargo de la parte que le toca: “Hoy estoy jod..., lo de hoy es un mazazo. Tiene poca explicación: la falta de confianza, de madurez”. Tan responsable se hace que le puso fecha de caducidad a su gestión.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Todas las equipaciones del Barcelona en 'Más que una camiseta"