Anuncios

El dolor de la selección argentina Sub 17: los errores que le costaron carísimos ante Alemania

Brunner ya sacó el remate que se mete en el primer palo, ante una floja respuesta de Florentín; fue el 1-0 para Alemania
Brunner ya sacó el remate que se mete en el primer palo, ante una floja respuesta de Florentín; fue el 1-0 para Alemania

El dolor de la selección argentina Sub 17 por no haber podido llegar a la final de la Copa del Mundo invade a los chicos de Diego Placente. Fue un golpe importante, se les escapó en los penales, después de hacer un esfuerzo enorme y llegar al empate 3-3 en el tiempo regular gracias a los goles de Agustín Ruberto. Sin embargo, en el cuerpo técnico queda la sensación de que se debe seguir trabajando para poder mejorar algunos aspectos que resultaron determinantes en este duelo con Alemania, ya que los tres tantos de la selección europea llegaron por errores -algunos groseros- de la Sub 17 argentina.

Si bien ofensivamente el equipo mostró la buena cara que viene ofreciendo a lo largo del torneo, en esta semifinal ante Alemania, en el bloque defensivo no tuvo su mejor versión. El primer tanto de la selección germana fue una señal, porque a los 8 minutos del primer tiempo, en el primer acercamiento de los alemanes, todo terminó de la peor manera para Argentina. Un contraataque muy bien manejado por los europeos encontró a Paris Brunner por la izquierda. El extremo entró al área, se hamacó ante la marca de Dylan Gorosito y definió de zurda, ante una débil respuesta de Jeremías Florentín: en el primer palo, que no pudo controlar, se le escapó la pelota entre las piernas.

Si bien el equipo argentino logró torcer la historia en el primer tiempo con los dos goles de Ruberto, Alemania aguantó a la selección argentina y volvió a encontrar un error del equipo de Placente. Una mala salida de Florentín le permitió a su rival ponerse 2-2. El arquero argentino buscó darle un pase a Gorosito y le entregó la pelota a Brunner, que a pocos metros del área grande se acomodó y colocó la pelota cerca del ángulo izquierdo de Florentín. Un grosero error que se transformó en golazo del rival.

Los chicos argentinos, golpeados por ese empate casi inesperado, perdieron la pelota y agotados físicamente por el rigor de los alemanes en el roce, sufrieron otro error en un cierre de Juan Villalba: un centro desde la izquierda de Darvich no pudo ser controlado por el lateral con la zurda, que rebotó la pelota hacia el medio; le quedó en la cabeza del delantero germano Max Moerstedt, que aplicó un frentazo letal.

Se volvió muy duro para el equipo argentino sobreponerse, tuvo que luchar hasta el último suspiro y consiguió empatar 3-3 con el gol de Ruberto. Después en los penales no pudo imponerse porque Claudio Echeverri y Franco Mastantuono no pudieron convertir, sin embargo, el entrenador argentino valoró la tarea del conjunto nacional, aunque reconoció que se cometieron algunos errores. “Estoy orgulloso de cómo se entregaron y cómo jugaron. Son cosas del fútbol... Cuando errás muchos goles se hace difícil, no pudimos sacar la diferencia en el primer tiempo para jugar más tranquilos. Fue un partido muy físico, no lo pudimos controlar en ningún momento . Había mucho cansancio y en las contras se hizo más complicado. Pero ya hay que pensar en el próximo partido”, dijo Diego Placente.