Anuncios

Doble triunfo de River contra Barracas Central: ganó tres puntos y tiempo, desde Franco Armani hasta Miguel Borja y el pibe Agustín Ruberto

Miguel Borja, autor del primer gol de River, recibe los abrazos de sus compañeros durante el triunfo por 2-0 frente a Barracas Central por la Copa de la Liga Profesional.
Miguel Borja, autor del primer gol de River, recibe los abrazos de sus compañeros durante el triunfo por 2-0 frente a Barracas Central por la Copa de la Liga Profesional. - Créditos: @Fotobaires

A tono con la situación económica del país, River vive futbolísticamente al día. No sólo no le sobra, sino que le saca el jugo a lo que le quedó. Salva la coyuntura, el ajuste, a la espera de rearmarse. Por la Copa de la Liga Profesional, venció a Barracas Central en las áreas, con la seguridad de Franco Armani y los goles de un delantero cada vez más consolidado, Miguel Borja, y otro que está despuntando, Agustín Ruberto, Botín ganador del de Oro en el Mundial Sub 17.

Plantel corto, fútbol escaso. River está obligado a manejarse con menos que lo necesario, a la espera de recuperar a los nombres de la larga lista de lesionados (Facundo Colidio fue el último en sumarse, un día antes del partido), de que regresen los convocados del Preolímpico y de que se sumen los dos refuerzos concretados en las últimas horas: el volante central Rodrigo Villagra, por nueve millones de dólares, y el defensor lateral Agustín Sant’Anna. Talleres especuló con las urgencias y la obligación de River por incorporar y obtuvo por Villagra una cifra más propia del mercado europeo que del argentino.

Remata Esequiel Barco; el volante ejecutó el tiro libre para el gol de cabeza de Borja, que abrió el triunfo en la cancha de Lanús.
Remata Esequiel Barco; el volante ejecutó el tiro libre para el gol de cabeza de Borja, que abrió el triunfo en la cancha de Lanús. - Créditos: @X @RiverPlate

Es paradójico: River salió de la pretemporada más debilitado que armado para afrontar un semestre que irá poniéndose más exigente, con la Copa Libertadores y la Copa Argentina. Una preparación en el frío polar de Estados Unidos para empezar a jugar bajo el sofocante verano argentino. Físicos que prontamente acusaron problemas musculares y sufrieron contusiones. Un viaje que dejó más inquietudes que beneficios inmediatos, más allá de que los dirigentes se jactan de haber hecho parte de la pretemporada en la academia IMG de Bradenton, un predio de primer nivel internacional.

River empezó la Copa de la Liga poco menos que en paños menores, sin mucho que ponerse para mejorar la pinta. Está obligado a salvar este momento de carencias, a evitar daños y golpes de los que le cueste recuperarse y que carguen el ambiente de sensaciones negativas.

Lo más destacado de Barracas Central 0 vs. River 2

En el 1-1 contra Argentinos del último domingo le costó disimular las carencias. Tampoco se advierte un trabajo y un funcionamiento colectivos muy aceitados y constantes para contrarrestar lo que falta en individualidades. El director técnico y los dirigentes están señalados, cada uno con sus responsabilidades. El desafío los interpela.

De repente, la ilusión se deposita en Franco Mastantuono, el media-punta de 16 años que debutó el domingo y que este miércoles fue titular por primera vez, por la lesión de Facundo Colidio. De la quinta división a la primera, sin haber pasado por la reserva. El pibe pareció levantar un poco al equipo con una maniobra individual, cuando el encuentro era parejo y hasta un poco más favorable a Barracas. A los 24 minutos del primer tiempo, con su estilo de llevar la pelota pegada al pie, gambeteó a tres rivales y sacó un remate que despejó Sebastián Moyano.

Hasta ese momento, River había estado bastante impreciso, con dificultades para hacear cuatro pases seguidos y juntar jugadores cerca del área. La acción del juvenil hizo de despertador, levantaron el nivel Esequiel Barco y Nacho Fernández (un cabezazo en el travesaño). Desde un rato antes, el uruguayo Nicolás Fonseca tomaba confianza en el medio con un par de quites oportunos y pases rápidos. Faltaba que Rodrigo Aliendro saliera de las sombras y se pareciera un poco más al productivo volante del primer semestre del año pasado.

Franco Mastantuono, el juvenil de 16 años que fue titular por primera vez, dejó algunas jugadas interesantes frente a Barracas Central.
Franco Mastantuono, el juvenil de 16 años que fue titular por primera vez, dejó algunas jugadas interesantes frente a Barracas Central. - Créditos: @X @RiverPlate

Barracas siempre estuvo dispuesto a la lucha y también se animaba porque se daba cuenta de que no había un adversario tan intimidante. River era discontinuo, si bien con atenuantes: el ahogo que provocaba la alta temperatura y el estado desparejo y blando de la cancha de Lanús, que soportó el cuarto partido en seis días.

Barracas inquietó con remates de media distancia. Armani sacó un picante disparo de Rodrigo Herrera, tras una pérdida de Mastantuono. Atrás, River se sostenía con el oficio de Leandro González Pirez y Paulo Díaz. Del medio hacia arriba, la deuda pasaba por la sincronización y la profundidad en los últimos metros. A Borja no lo encontraban, quedaba a contramano en varios movimientos. Ya llegaría su momento.

Leandro González Pirez, firme en la defensa, pasa la pelota antes de que llegue Lucas Brochero; River fue mejor en las áreas que en la elaboración.
Leandro González Pirez, firme en la defensa, pasa la pelota antes de que llegue Lucas Brochero; River fue mejor en las áreas que en la elaboración. - Créditos: @X @RiverPlate

El Guapo insistió en el segundo tiempo con la búsqueda de media distancia. Armani volvió a mostrar reflejos y ubicación ante los remates de Maximiliano Zalazar y Siro Rosané. Con los defensores Ramiro Funes Mori y David Martínez como únicos suplentes experimentados, para hacer un cambio en el ataque Martín Demichelis debió recurrir a otro pibe: el centro-delantero Agustín Ruberto reemplazó a Mastantuono, que había hecho un gran desgaste y dejado detalles interesantes.

En un partido equilibrado y cerrado, la pelota detenida pasó a ser decisiva. Un muy buen tiro libre combado en forma de centro de Barco encontró un preciso frentazo de Borja. Armani neutralizó un intento de empate de Barracas y, enseguida, Ruberto, empujado desde atrás por Aliendro, cruzó el derechazo del 2-0. Ruberto, el mañana de River, saca las papas del fuego del presente. “Esta victoria se valora muchísimo por todos los inconvenientes atípicos que estamos teniendo. Los más experimentados están haciéndose cargo, mientras vamos recuperando soldados”, expresó un aliviado Demichelis.