Anuncios

Dibu Martínez, con los pies y con las manos, enorme figura en una intensa jornada de la FA Cup, con campeones del mundo en la vidriera

Las piernas, a tono con las manos de Martínez: aquí, tapa un mano a mano ante Cole Palmer
Las piernas, a tono con las manos de Martínez: aquí, tapa un mano a mano ante Cole Palmer - Créditos: @David Horton - CameraSport

La cuarta rueda de la Copa de Inglaterra, la clásica FA Cup, que se disputa desde este jueves hasta el lunes próximo, hizo vibrar a Londres (y al resto del mundo) con un Chelsea vs. Aston Villa y un Tottenham vs. Manchester City con muchos atractivos. Y con participación estelar de los campeones del mundo. Enzo Fernández contra Dibu Martínez y Cuti Romero frente a Julián Alvarez, todos titulares. Más allá de las luces, sólo hubo un gol. El de Aké, del City, en el último suspiro.

Hubo, eso sí, otro “ganador”. Emiliano Martínez, que evitó tres situaciones de gol durante la primera mitad. Y hasta tomó una pelota con una mano en lo alto, como si se tratara de una acción de básquetbol o handball. Con la convicción de siempre y los reflejos a tono con su historial reciente. Fundamental, con los pies y con las manos. En realidad, respondió en todo el desarrollo.

En el oeste de la ciudad, Stamford Bridge se convirtió en un feudo inexpugnable de los Blues, que sumaban siete victorias consecutivas, incluido el 6-1 del martes pasado contra Middlesbrough para alcanzar la final de la Copa de la Liga. “El apoyo del público es muy importante para nosotros”, advirtió el defensor francés Axel Disasi a la agencia AFP. Sin embargo, el duelo de este viernes no fue contra un equipo de la segunda categoría, sino contra Aston Villa, dirigido por Unai Emery, cuarto de la Premier League.

“Creo que Unai Emery es uno de los mejores entrenadores del mundo”, declaró el jueves el argentino Mauricio Pochettino, entrenador de Chelsea, sobre su homólogo en el banco de Aston Villa, que fue superado en buena parte del espectáculo y salvado por el arquero marplatense.

Enzo Fernández, figura de Chelsea
Enzo Fernández, figura de Chelsea - Créditos: @HENRY NICHOLLS

Sin embargo, algo cambió en el tramo final, cuando Aston Villa se animó un poco más, se adelantó unos cuantos metros y descubrió ciertas deficiencias en el conjunto en el que se destaca Enzo, aunque esta vez no dispuso de su mejor versión. Gallagher, Sterling y Palmer, sus compañeros, lo intentaron todo, pero no pudieron contra el gran arquero argentino. Tanta sensación de seguridad, a veces, le pueden jugar una mala pasada. De modo inesperado, salió mal con el botín derecho y encontró la reacción de Palmer, pero el joven de 21 años a veces cae también en fallos insólitos. Tenía todo para definirlo y, sin embargo, le devolvió la pelota al arquero.

Sostenido en Dibu y algunas corridas electrizantes de Moussa Diaby, Aston Villa emparejó el partido y le quitó, además, algo de suspenso y emoción. La confianza desde el arco se trasladó al resto de sus compañeros, que no se sintieron inferiores y lo intentaron todo.

Emiliano Martínez salva a Aston Villa, una vez más
Emiliano Martínez salva a Aston Villa, una vez más - Créditos: @HENRY NICHOLLS

El otro encuentro también jugado en Londres, fue excesivamente parejo, chato. Ni la astucia de Tottenham, sostenido por un seguro Cuti Romero (cada día más afianzado en uno de los grandes de la Premier League) ni la creatividad de Manchester City, con un apagado Julián Álvarez. Tanto, que a 25 minutos del final, fue reemplazado por Kevin De Bruyne. El crack belga buscó asociarse y crear destrezas junto con Mateo Kovacic, Phil Foden y Bernardo Silva.

Sobre todo, un cruce: el de Romero sobre De Bruyne, en modo tiempista, cuando el campeón de la Champions League iba una y otra vez. Una delicia desde las zonas bajas. En el final, el City debió ganarlo, pero chocó contra un imperial Vicario. Hasta que... en la última bola, un descuido del arquero le permitió a Aké resolver el asunto. Fue, además, el primer gol y la primera victoria del City en el nuevo estadio del Tottenham desde su inauguración en abril de 2019.

En otro encuentro con argentinos, Bristol City chocó contra el Nottingham Forest de Gonzalo Montiel y Nicolás Domínguez, que salió durante la segunda mitad, con una tarjeta amarilla. También fue 0 a 0.

La FA Cup se disputó por primera vez en la temporada 1871-72, y con 152 años, es el torneo de fútbol más antiguo del mundo. Participan todos los equipos que compiten en la Premier League y en las cinco categorías que están debajo. Desde los mayores equipos de Inglaterra y Gales hasta equipos amateurs de pequeñas ciudades.

El actual campeón es Manchester City, que venció a Manchester United por 2 a 1 en la final de 2023. La FA Cup es una competición de eliminación directa. Cada ronda se juega a partido único. Si el partido acaba en empate se juega un replay, un nuevo partido, normalmente en casa del equipo que fue visitante en el primer encuentro. Si el replay termina en empate otra vez, el ganador se decide en una tanda de penales, aunque cuenta la leyenda que hasta los años noventa se seguían jugando partidos de replay hasta que alguno de los conjuntos ganara. Así, hubo eliminatorias que necesitaron hasta seis partidos para resolver a un ganador.