Anuncios

Detrás del voto por Putin hay un respaldo real, pero no otras opciones

Personas en una mesa de votación de Moscú el domingo, en el marco de una protesta contra el presidente Vladimir Putin. (Nanna Heitmann/The New York Times)
Personas en una mesa de votación de Moscú el domingo, en el marco de una protesta contra el presidente Vladimir Putin. (Nanna Heitmann/The New York Times)

Muchos rusos dicen que apoyan a su presidente, pero no está claro cuáles serían sus preferencias si existieran otras alternativas.

El Kremlin escenificó la votación presidencial rusa durante el fin de semana para enviar un solo mensaje dentro y fuera del país: que el apoyo al presidente Vladimir Putin es abrumador e inquebrantable, a pesar o incluso a causa de su guerra contra Ucrania.

Desde el momento en que los resultados preliminares aparecieron por primera vez en la televisión estatal a última hora del domingo, las autoridades no dejaron lugar a interpretaciones erróneas. Putin, dijeron, obtuvo más del 87 por ciento de los votos, su competidor más cercano solo el 4 por ciento. Tenía toda la pinta de ser un plebiscito autoritario estilo Potemkin.

Es posible que el Kremlin se haya sentido más confiado orquestando un margen de victoria tan amplio porque el índice de aprobación de Putin ha subido durante la guerra en las encuestas independientes, debido a un efecto bandera o de apoyo en tiempos de crisis, y al optimismo sobre la economía rusa. El Centro Levada, una encuestadora independiente, informó el mes pasado de que el 86 por ciento de los rusos aprobaban a Putin, su índice más alto en más de siete años.

Pero aunque las cifras puedan sugerir un apoyo inquebrantable a Putin y a su programa en toda Rusia, la situación es más compleja de lo que transmiten los números. El líder de un grupo de investigación de la oposición en Moscú ha argumentado que el apoyo a Putin es en realidad mucho más frágil de lo que sugieren las simples cifras de aprobación.

“Las cifras que aparecen en las encuestas de Rusia no significan lo que la gente cree que significan”, afirmó Aleksei Minyailo, activista de la oposición residente en Moscú y cofundador de un proyecto de investigación llamado Chronicles, que ha estado encuestando a rusos en los últimos meses. “Porque Rusia no es una democracia electoral, sino una dictadura en tiempos de guerra”.

Un centro de votación en Moscú el domingo. Algunos de los que intentaron ser incluidos en la papeleta presidencial vieron que sus esfuerzos fueron obstaculizados. Los pocos que lo consiguieron no supusieron un gran desafío para Putin. (Nanna Heitmann/The New York Times)
Un centro de votación en Moscú el domingo. Algunos de los que intentaron ser incluidos en la papeleta presidencial vieron que sus esfuerzos fueron obstaculizados. Los pocos que lo consiguieron no supusieron un gran desafío para Putin. (Nanna Heitmann/The New York Times)

En una encuesta realizada a finales de enero, Chronicles preguntó a un grupo de encuestados rusos qué deseaban en ámbitos políticos clave y a otro grupo qué esperaban ver que hiciera Putin, y documentó una diferencia sustancial entre deseos y expectativas.

Más de la mitad de los encuestados, por ejemplo, se declararon partidarios de restablecer relaciones con los países occidentales, pero solo el 28 por ciento esperaba que Putin las restableciera. Alrededor del 58 por ciento expresó su apoyo a una tregua con Ucrania, pero solo el 29 por ciento esperaba que Putin estuviera de acuerdo en llegar a una.

“Vemos que los rusos quieren cosas distintas de las que esperan de Putin”, dijo Minyailo. “Probablemente, si tuvieran algún tipo de alternativa, podrían tomar una decisión diferente”.

Sin embargo, a lo largo del casi cuarto de siglo que Putin lleva en el poder en Rusia, se han ido eliminando sistemáticamente las alternativas convincentes.

Los opositores han sido exiliados, encarcelados o asesinados. Los medios de comunicación independientes han sido expulsados del país. Y una ola de represión sin precedentes desde la era soviética ha ocasionado largas penas de prisión por simples actos de disidencia, como publicaciones críticas en las redes sociales.

Alexéi Navalny, la figura de la oposición rusa que representaba la esperanza de muchos rusos de una alternativa a Putin, murió en circunstancias misteriosas en una prisión del Ártico el mes pasado. Tras declarar la victoria a última hora del domingo, Putin calificó la muerte de Navalny de “desafortunado incidente”.

La guerra no ha hecho más que disminuir aún más el poco espacio que existía para que las alternativas a la agenda de Putin ganaran impulso en público.

“Se puede argumentar de forma compleja por qué esta guerra va muy en contra de los intereses de Rusia, y esa parte del espectro está ausente”, dijo Alexander Gabuev, director del Centro Carnegie Rusia Eurasia. “Ahora está ocurriendo en el exilio, y el gobierno está erigiendo muchos obstáculos para que la gente no acceda a este contenido”.

Al tachar de saboteadores a los que se oponen a la guerra, el régimen de Putin ha conseguido que “la oposición sea algo realmente poco atractivo, más para los de fuera que para la mayoría”.

En años anteriores, la existencia de los llamados “tecnólogos políticos” rusos permitió que hubiera una apariencia de competición y debate abierto en las elecciones presidenciales para impulsar la participación y dar a la carrera un lustre de autenticidad. Pero este año no han corrido ningún riesgo.

Yekaterina Duntsova, periodista de televisión relativamente desconocida y ex diputada municipal de una ciudad situada a unos 225 kilómetros al oeste de Moscú, intentó presentarse a la presidencia con una plataforma antibelicista, pero fue rápidamente descalificada. Lo mismo le ocurrió a Boris Nadezhdin, otro político poco conocido que reunió más de 100.000 firmas para presentarse a la contienda, pero no pudo quedar en la papeleta electoral.

“Consideraron a ambos lo bastante peligrosos como para no permitirles estar en la papeleta presidencial”, dijo Minyailo. “En mi opinión, eso dice mucho de la naturaleza del régimen y de lo firme que es la posición de Putin. Si su régimen cree que es peligroso dejar que una periodista de provincia reúna firmas, eso dice mucho”.

Los sondeos de opinión rusos muestran periódicamente que un segmento relativamente pequeño de la población rusa es partidario acérrimo de Putin y un grupo de tamaño similar son opositores enérgicos, muchos de ellos ahora en el extranjero.

La mayoría, según los encuestadores, es relativamente apática y apoya a Putin de forma pasiva, sin que ninguna otra alternativa aparezca en su radar. Están especialmente influenciados por la narrativa televisiva, controlada por el Estado.

“Los profundos depósitos de inercia social, apatía y atomización son la verdadera fuente del poder de Putin”, afirmó Gabuev. Muchos rusos, dijo, no tienen un marco más completo para pensar sobre ciertos temas, porque no hay debate público.

Y los rusos que expresan deseos que difieren de las acciones de Putin no están necesariamente dispuestos a luchar por lo que quieren, señaló Minyailo. Muchos rusos creen que no tienen influencia en el curso de los acontecimientos del país.

Sin embargo, el aumento del apoyo a Putin entre los rusos en los dos años transcurridos desde que ordenó la invasión a gran escala de Ucrania es inequívoco en múltiples encuestas.

Denis Volkov, director del Levada Center, dijo que varios indicadores mostraban una consolidación en torno a Putin.

“Seguimos muchos indicadores, no solo el índice de aprobación”, dijo Volkov. “Hacemos preguntas abiertas. Preguntamos por la situación económica. Preguntamos por el estado de ánimo de la gente. Todos estos indicadores apuntan en una dirección”.

Armado con un vasto aparato de propaganda, Putin ha convencido a millones de rusos de que los defiende valientemente de un mundo occidental antagónico empeñado en utilizar Ucrania como garrote para destruir su nación y su forma de vida.

“La narrativa del Estado ha generado esta idea de que es Rusia contra todos los demás”, dijo Katerina Tertytchnaya, profesora de política comparada en la Universidad de Oxford. Es muy importante esta narrativa de estar bajo asedio”. La falta de una alternativa también se menciona como una de las razones por las que la gente apoya a Putin. La gente no es capaz de concebir una alternativa”.

No es solo que Putin parezca superior a los candidatos alternativos que el Kremlin permite que aparezcan en la televisión estatal. También parece una mejor opción en comparación con casi todos sus predecesores históricos.

Gabuev señaló que, a pesar de que la guerra empañó gran parte del legado de Putin, sus dos primeros mandatos en particular trajeron la mayor combinación de prosperidad material y relativa libertad que los rusos habían visto y para aquellos que no están interesados en la política, la buena voluntad permanece.

“Esa es la paradoja, realmente son la vida más feliz en la historia del país”, dijo Gabuev. “Porque la combinación de riqueza y prosperidad material y libertades presentes al mismo tiempo nunca fue mayor”.


Paul Sonne
es un corresponsal internacional que se enfoca en Rusia y las diversas repercusiones de la política interior y exterior del presidente Vladimir Putin, con especial atención a la guerra contra Ucrania. Más de Paul Sonne

c. 2024 The New York Times Company