Anuncios

Desafío final

Bilbao/Madrid, 28 feb (EFE).- En un clásico, en un partido definitivo, en un choque entre dos equipos ligados para siempre en su historia, San Mamés define este jueves el pase a la final de la Copa del Rey, a la que se postula el Athletic con un gol de ventaja del partido de ida en el Metropolitano y a la que aspira el Atlético de Madrid, preparado para la remontada sin Antoine Griezmann.

Es el desafío final, trepidante, intenso, tenso, desbordante de presión, que lanzará al ganador a competir por un título el próximo 6 de abril contra el Mallorca en el estadio de La Cartuja de Sevilla, pero, también, relegará a la decepción absoluta al perdedor, entre las expectativas de un choque que no admite apenas términos medios.

No hay ninguno para el Atlético, que debe ganar o ganar, porque perdió el único de sus últimos 30 partidos en el Metropolitano, estrellado contra su propia falta de contundencia en su área y en la contraria. No sólo reta al Athletic, al que ha vencido en seis de sus trece visitas a San Mamés en la era Simeone, pero tan solo en una de las seis más recientes, sino también a sí mismo.

Hay dos Atléticos. Uno es imponente en casa. Otro es disfuncional cuando va más allá de su territorio. Es un problema evidente. Sólo ha ganado tres de sus últimos 13 choques como visitante. Tan solo al Granada (0-1), al Feyenoord (1-3) y al Lugo (1-3). Ha perdido siete de ellos y ha empatado tres, el más reciente 2-2 en el casa del último de LaLiga, el Almería. Y en San Mamés, para pasar a la final, necesita ganar. Es la única solución.

Tampoco le ha marcado ningún gol esta temporada al Athletic en los dos enfrentamientos. Ni fuera, zarandeado con un incontestable 2-0. Ni en casa, con aquel 0-1 del que hizo méritos para haber marcado algún tanto, pero no lo hizo, con la presión que desemboca este jueves en Bilbao. Allí, el Atlético ha ganado en sus tres últimos choques de Copa del Rey: 1-2 en 2014, ya con Simeone; 0-3, en 1992 y 3-4 en 1978, con Luis Aragonés al mando.

Y sufre la baja de Antoine Griezmann, que aún no está recuperado del tobillo derecho dañado en San Siro. "No va a participar del partido. Necesitamos que se recupere bien. No me imaginaba tenerlo a disposición para este partido, más allá de que ha hecho un grandísimo esfuerzo para estar con el grupo", confirmó Simeone, también sin José María Giménez, Thomas Lemar y César Azpilicueta.

Es una referencia para el Atlético. Su jugador diferente. El francés ha logrado cinco goles y dos asistencias en ocho visitas con su equipo a San Mamés. Su reemplazo en el once será Ángel Correa, autor de tres tantos en los últimos tres choques oficiales. Imprevisible. A su lado regresa Álvaro Morata, con Memphis Depay como recurso reserva. También está la alternativa de Marcos Llorente, que en principio apunta al carril derecho titular en Bilbao.

Al Athletic Club le basta con el empate. Incluso, una derrota mínima tampoco lo elimina. Lo dirige todo a la prórroga o a los penaltis. Es la ventaja que se ganó en la ida, porque hizo lo que no había hecho nadie en el campo del grupo de Diego Simeone en el último año: ganarlo 0-1 a domicilio. Un tesoro para la vuelta.

En el equipo bilbaíno, la duda es Iñigo Lekue, por problemas musculares. El vizcaíno, sin ser ni titular fijo, ha adquirido una dimensión importante para Ernesto Valverde, que le tiene entre sus jugadores de confianza para ser el primer relevo en los laterales e incluso a veces para salir de inicio por delante de Oscar de Marcos o Yuri Berchiche.

Con la baja segura de Yuri, lesionado el domingo ante el Betis, y la poca confianza que le tiene el técnico al joven Imanol García de Albéniz, que Lekue esté disponible le evitaría a Valverde muchos quebraderos de cabeza. Porque si no debería apostar por Imanol, quien suplió a Yuri en Sevilla, o improvisar un lateral izquierdo.

Con Lekue o sin Lekue, el Athletic buscará su cuadragésima final de Copa, un torneo en el que las estadísticas oficiales le dan 23 títulos y el club rojiblanco cuenta 24. Ya que suma también el de la Copa de la Coronación de 1902, el torneo incluido en los festejos por el inicio del reinado de Alfonso XIII que originó el campeonato que desde entonces se llama de Copa. Es ésta una vieja reivindicación del club vasco.

Además de la de Yuri, el Athletic sufre las bajas de Ander Herrera y Yeray Álvarez, dos futbolistas también de la confianza del técnico pero últimamente asolados por las lesiones.

Aunque más que esas ausencias, que son importantes porque la de Yeray deja al equipo con solo dos centrales de la primera plantilla, le preocupa a Valverde el bajón de juego que ha dado Oihan Sancet, una de las estrellas emergentes junto a Nico Williams, que tampoco ha recuperado el nivel anterior a la lesión muscular que le impidió jugar la ida.

De todos modos, a ambos se les espera en el once inicial, acompañados en ataque por Iñaki Williams y Gorka Guruzeta, los máximos goleadores del equipo.

Y si Valverde tiene alguna duda, está preparado Alex Berenguer, autor del gol en el Metropolitano y de varios tantos importantes en las últimas semanas. En Copa, además, Asier Villalibre es uno de los máximos goleadores con 6 dianas. Pero al 'Búfalo', que no acaba de encontrar ni continuidad ni confianza, no se le presume este jueves. Y menos de inicio.

Por detrás, es fijo que el meta del Athletic será el de la Copa del Rey, Julen Agirrezabala, y que en defensa, ante las ausencias, la línea de cuatro la formarán Oscar de Marcos, Dani Vivian, Aitor Paredes y, si se recupera, como así parece, Lekue.

Hay dos opciones para el doble pivote. La primera corresponde a los dos jugadores de esa zona más en forma, Iñigo Ruiz de Galarreta y Beñat Prados, éste una aparición que deslumbró precisamente ante el Atlético en Liga (2-0). La segunda a Galarreta y MIkel Vesga, la pareja que mejor se ha ensamblado en esa zona esta temporada.

Vesga, con algún problema físico de por medio, no está en su mejor momento. Pero es un jugador al que estima mucho Valverde, al que le mantiene la confianza y con el que no extrañaría nada que contase este jueves.

- Alineaciones probables:

Athletic: Agirrezabala; De Marcos, Vivian, Paredes, Lekue; Galarreta, Vesga; Iñaki Williams, Sancet, Nico Williams; y Guruzeta.

Atlético de Madrid: Oblak; Llorente, Savic, Witsel, Hermoso, Lino; De Paul, Koke, Barrios; Correa y Morata.

Árbitro: Martínez Munuera (C. Valenciano).

Estadio: San Mamés.

Hora: 21.30.

(c) Agencia EFE