Anuncios

Deportistas que sufrieron con las adicciones durante sus carreras

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 24 (EL UNIVERSAL).- Las adicciones en el deporte se han convertido en grandes obstáculos a librar, para los protagonistas de triunfos y derrotas en las canchas y campos de juego.

Grandes estrellas del tamaño de Diego Armando Maradona, Julio César Chávez y Mike Tyson, leyendas en sus respectivos deportes, fueron vencidos por las tentaciones y sus carreras quedaron manchadas por esos oscuros momentos.

Tal vez es el caso más sonado en la historia sea el de Diego Armando Maradona, ídolo del balompié y artífice del segundo Campeonato Mundial conquistado por Argentina, en el torneo que se disputó en México, en el año de 1986.

Cinco años después de alcanzar la gloria, en 1991, el argentino dio positivo en un control antidopaje cuando jugaba en el Napoli de Italia. Restos de cocaína fueron hallados en su cuerpo y recibió un castigo de 15 meses sin jugar.

En 1994, durante el Mundial de Estados Unidos, dio positivo en un control antidopaje por segunda ocasión en su carrera.

La debacle continuó, y dos años más tarde, se internó en Suiza para realizar una rehabilitación por su adicción a la cocaína. Sin embargo, en 1997, salió positivo nuevamente.

Una sobredosis lo puso al borde la muerte en el año 2000, en respuesta, viajó a Cuba para reiniciar su rehabilitación.

En realidad, hasta el momento de su muerte, en noviembre del 2020, la sombra de las adicciones seguía Maradona, quien no pudo gambetear en definitiva a ese enemigo.

NOQUEADOS POR LAS TENTACIONES

El mítico boxeador mexicano Julio César Chávez, quien es considerado una de las grandes figuras en la historia del pugilismo, el mejor de México, pudo haber tenido un récord aún más brillante del que su talento natural le permitió.

El alcohol y la cocaína fueron sus acompañantes inseparables durante gran parte de su carrera, y aunque tiene varios años sin consumir, en varias ocasiones reconoció que sufrió sobredosis ocasionados por los excesos en los que solía caer.

Su hijo, Julio César Chávez Jr., no solo le siguió la huella hasta el ring al "César del Boxeo", sino que de alguna forma, también cayó en adicciones, problema que lo mantiene actualmente en una clínica de recuperación.

En Estados Unidos, el país que más campeones del mundo del boxeo ha producido, el polémico Mike Tyson, poderoso con sus guantes, no tuvo la fuerza necesaria para evitar a la cocaína.

AMANTES DE LOS GOLES Y LOS PASES

De vuelta al futbol, durante una charla en el progama SagaFut, el exjugador chileno del América, Carlos Reinoso, confesó meterse "20 pases de cocaína diarios" en el peor momento de su adicción.

Los ingleses Paul Gascoigne y George Best, grandes figuras, fueron vencidos también por el alcohol y las drogas. En el caso de Best, terminó en la ruina y enfermo. "He gastado mucho dinero en mujeres, alcohol y coches. El resto lo despilfarré", dijo en su momento Gascoigne.

En otros deportes, como el basquetbol, Lamar Odom, ex jugador de la NBA y campeón con Los Angeles Lakers, vio truncada su carrera debido a sus problemas con las adicciones.

Pese a su éxito deportivo, Odom tuvo infancia marcada por el abuso de sustancias, con un padre adicto a la heroína.

Lo marcó también la pérdida de uno de sus hijos y sus adicciones a diferentes substancias y al sexo. Uno de sus escándalos más fuertes sucedió en el año 2015, cuando fue encontrado inconsciente en un prostíbulo tras haber consumido cocaína, crack y opiáceos.

En el ciclismo, el español José María Jiménez, quien logró 28 victorias entre los años 1992 y 2002, vio frenado su pedaleo por su relación con las drogas, que lo llevó a colgar el dorsal cuando apenas tenía 31 años, falleciendo un año después, debido a una embolia.