Anuncios

Departamento de Seguridad aún tiene "esperanza" en pacto migratorio

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 8 (EL UNIVERSAL).- Luego de que el Senado de Estados Unidos rechazó este miércoles el acuerdo bipartidista sobre migración, autoridades del Departamento de Seguridad señalaron que aún tienen "esperanza" en que ambos partidos políticos "van a reconocer la seriedad de este momento actual, no solo en nuestra frontera, en realidad todo el mundo".

En conferencia de prensa virtual, Blas Núñez-Neto, subsecretario de Política Fronteriza e Inmigración del Departamento de Seguridad, insistió en el que Congreso necesita aprobar la legislación que fue acordada entre demócratas y republicanos "para darnos las herramientas y recursos que necesitamos para expandir nuestra capacidad de imponer consecuencias en la frontera y también para proporcionar soluciones que aumentan nuestra seguridad fronteriza y nacional".

"Este acuerdo en el Senado es justo, duro y toma medidas significativas para volver los desafíos que hemos enfrentado en la frontera hace décadas de inacción del Congreso americano", dijo el funcionario.

"Vamos a seguir insistiendo en que el Congreso y el Partido Republicano pare de hacer juegos políticos y enfrenten el problema que tenemos con nuestras leyes de inmigración, que están contribuyendo a lo que estamos viendo en la frontera", agregó al destacar la implementación de leyes que son "duras" y "fuertes".

Reafirmó que se siguen imponiendo consecuencias serias en la frontera para las personas que cruzan de manera ilegal.

"No han habido cambios en las leyes de inmigración de los Estados Unidos ni en su aplicación en la frontera, estas leyes que fortalecimos el año pasado con una reglamentación imponen consecuencias muy importantes para las personas que cruzan de manera ilegal, incluyendo cinco años de prohibición de volver a Estados Unidos para las personas que son repatriadas.

"Si cruzan de manera ilegal entre los puntos de entrada, van a enfrentar estas consecuencias graves, van a ser sujetos a la repatriación y a su regreso a su país de origen", advirtió.

Sobre medidas para fortalecer la frontera tras el rechazo al acuerdo en el Senado, el subsecretario Nuñez-Neto indicó que siempre revisan el funcionamiento de las iniciativas y programas promulgados: "Siempre estamos buscando eficiencias y qué más se puede hacer para nuevamente enfrentar este reto que es nuevo y que nos afecta no solo a nosotros, a nuestros compañeros en México y en otros países".

Recordó que desde el 12 de mayo, cuando se levantó la emergencia de salud pública en la frontera se han repatriado a más de 530 mil personas, "un récord para este tiempo".

Por su lado, el jefe de la Patrulla Fronteriza, Jese Owens, llamó a que los congresistas trabajen para arreglar la situación migratoria. Sobre el paso de migrantes a través de tráileres, aseguró que se trabaja con las autoridades mexicanas contra estas tácticas.

"Los mismos grupos, carteles que también están pasando los narcóticos o drogas, también están operando en la cuestión de pasar gente. Ellos están ganando dinero en ambos lados", señaló Owens.

Núñez -Neto admitió que el tema migratorio "polariza al país" y "es muy complicado para legislar y es la razón por la cual no hemos visto legislación hace décadas".

Tras la reunión de este miércoles con autoridades mexicanas en Palacio Nacional, Núñez-Neto afirmó que se sigue trabajando para enfrentar retos: "Y vamos a seguir haciendo todo lo posible para enfrentar lo que vemos en la frontera con nuestras autoridades ejecutivas actuales y vamos a seguir empujando y pidiendo que el Congreso actúe también".