Anuncios

Dengue: “Estamos frente a un brote epidémico significativo: está circulando en forma intensa”, advierten expertos

El mosquito Aedes aegypti es el transmisor del dengue
El mosquito Aedes aegypti es el transmisor del dengue

Si en las últimas semanas la circulación del dengue ya venía en aumento, con picos de 5000 casos por semana en enero, en febrero la tendencia se magnificó: solo en la última semana se contabilizaron en el país 8822 nuevos casos, de acuerdo al Boletín Epidemiológico Nacional del Ministerio de Salud. El crecimiento de las cifras alarma a los especialistas, quienes afirman que seguramente el país se encuentre en la antesala de un brote similar al vivido el año pasado.

“Es muy probable que, si se mantiene la situación climática, entre abril y mayo tengamos un pico similar o mayor al del año pasado. Tenemos que esperar a ver qué es lo que ocurre con el régimen de lluvias, que también influye”, advierte el doctor Pablo Eduardo Bonvehí, jefe de la Infectología del CEMIC y expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología. En su hospital, destaca, se observa desde comienzos de año un incremento de los casos ambulatorios de dengue. También han tenido unos pocos pacientes que han requerido hospitalización.

Los especialistas destacan también que es poco común que haya brotes de dengue dos años seguidos, tal como podría estarse observando actualmente. “Antes había brotes antes cada tres a cinco años. Y el anterior fue en 2020. Esto significa que en los últimos cuatro años hubo tres brotes”, destaca el infectólogo Eduardo López, ex presidente y fundador de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica.

“El dengue está con tendencia a hacerse endémico en algunas zonas del país. Esto significa que empiece a haber dengue todos los años y todo el año”, señala.

“El dengue se está urbanizando”

Tal como señala el Boletín Epidemiológico, desde julio de 2023 hasta el domingo pasado se ha diagnosticado con dengue a 48.366, entre ellos 35 víctimas mortales, de los cuales uno falleció la última semana en la localidad bonaerense de Esteban Echeverría. “Estamos frente a un brote epidémico significativo. El dengue está circulando en forma intensa”, suma López.

La región argentina con mayor cantidad de casos de dengue continúa siendo el Noreste, especialmente las provincias de Chaco y Formosa, aunque el documento epidemiológico destaca que en el último tiempo las regiones del Centro y Noroeste del país han ganado preponderancia dentro del total de casos del país, en tanto en las regiones Cuyo y Sur hubo casos aislados (en esta última, los casos todavía están siendo investigados).

“Es evidente que el dengue se ha urbanizado, ya tenemos dengue en las grandes ciudades, mientras que antes estaba mucho más localizado en el norte del país. Ahora, en los únicos lugares donde casi no hay es en Cuyo y la Patagonia”, suma López.

Brote en Buenos Aires

El aumento de casos de las últimas semanas ha llevado a que las autoridades del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires alertaron sobre un brote en 17 localidades. En su último boletín epidemiológico, el Gobierno bonaerense notificó que entre fines de agosto pasado y principios del mes en curso se notificaron 2020 casos positivos de dengue (1796 confirmados y 224 probables), de los cuales 95 presentaron algún signo de alarma. También comunicaron un fallecido: un hombre de 48 años, sin antecedente de viaje y con comorbilidades.

Entre los municipios con mayores tasas de incidencia señalaron San Fernando, Hurlingham, Vicente López, San Isidro, Morón, Esteban Echeverría, Malvinas Argentinas y Tres de Febrero y Morón.

En tanto, en la ciudad de Buenos Aires es la comuna 1, integrada por los barrios de Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Montserrat y Constitución, la que más casos registra.

En este contexto, los médicos especialistas advierten sobre la importancia de reconocer los síntomas a tiempo. “La infección suele generar un cuadro de fiebre alta, dolores musculares y articulares, dolor de cabeza, especialmente detrás de los ojos, manchas en la piel, náuseas o vómitos. En general no se ven síntomas respiratorios, como sí se da con el Covid. Entonces, si una persona no tiene síntomas respiratorios y tiene estos síntomas que señalé, debería sospechar primero que tiene dengue”, detalla Bonvehí.

El Ministerio difundió los signos de alarma para anticipar las formas graves de dengue, que son sangrado de mucosas, dolor abdominal intenso y continuo, hepatomegalia a 2 cm, somnolencia o irritabilidad, hemoconcentración con plaquetas, vómitos persistentes y derrame seroso.

Los infectólogos también destacan la importancia de mantener e intensificar las medidas de prevención, tanto ambientales como personales.

Recomendaciones

  • Dar vuelta, tapar o resguardar los objetos útiles que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua de lluvia o riego, como baldes, tanques, palanganas, tambores, juguetes, floreros, entre otros, ya que el mosquito vector de los virus del dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla se puede ocultar en los lugares menos pensados.

  • No acumular cubiertas ni chatarra, que están entre los reservorios de crías del Aedes aegypti más comunes, pero también más subestimados.

  • Mantener tapados los tanques y recipientes (aljibes, cisternas, recipientes para almacenar agua de lluvia para riego) que se usan para recolectar agua.

  • Cepillar, limpiar y cambiar frecuentemente el agua de bebederos de animales, incluidos los que se dejan para animales en las veredas o comercios, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia.

  • Frotar las paredes internas del recipiente para desprender los huevos de mosquitos que puedan estar adheridos. Tratar con larvicidas los recipientes que no se puedan eliminar.

  • Evitar cultivar o preservar plantas en agua: los huevos del mosquito pueden adherirse a la pared del recipiente o entre las raíces

  • Destapar y realizar limpieza periódica de canaletas y desagües de lluvia; verter agua hirviendo en las rejillas de desagüe y colocarles tela mosquitera.

  • Mantener las piletas de natación limpias y cloradas; usar cobertores cuando no se utilicen.

  • Limpiar los patios y los jardines de malezas para prevenir la presencia de mosquitos adultos.