Anuncios

Demandan a Twitter y Arabia Saudí, alegando actos de represión transnacional

TWITTER-ARABIA SAUDÍ (AP)
TWITTER-ARABIA SAUDÍ (AP)

Un cooperante humanitario que utilizó una cuenta anónima en Twitter para ridiculizar la economía de Arabia Saudí interpuso en Estados Unidos una demanda federal por asociación ilícita contra la plataforma de redes sociales, el reino y varias personas más, alegando que estos intentaron silenciar a los críticos del gobierno saudí en el extranjero.

En 2018, Abdulrahman al-Sadhan trabajaba para la Media Luna Roja en Riad cuando agentes de seguridad vestidos de civil entraron a la oficina de la organización en Riad y se lo llevaron sin dar explicación alguna.

Sigue siendo un misterio cómo hizo el gobierno saudí para vincular a al-Sadhan con la cuenta anónima de Twitter. En abril de 2021, un tribunal antiterrorista donde al-Sadhan fue juzgado le dictó una pena de 20 años de prisión, seguida de una prohibición de viajar de 20 años. Al-Sadhan apeló el fallo.

En 2019, Ahmad Abouammo, un ciudadano estadounidense y exgerente de Twitter para asociaciones con medios para Medio Oriente, fue acusado de actuar como agente de Arabia Saudí sin haberse registrado como tal con el gobierno norteamericano.

La denuncia alega también que el ciudadano saudí Ali Alzabarah, que trabajaba como ingeniero en Twitter, accedió a datos confidenciales de Twitter sobre los usuarios, sus direcciones de correo electrónico, números de teléfono y direcciones IP, la última de las cuales se utiliza para identificar la ubicación de un usuario. Un tercer hombre mencionado en la denuncia del FBI es el ciudadano saudí Ahmed Al-Mutairi, de quien se dice que trabajó como intermediario con un miembro anónimo de la familia real saudí.

Abouammo fue condenado el verano pasado por no registrarse como agente de Arabia Saudí y otros cargos.

Al-Sadhan y su hermana Areej al-Sadhan —una ciudadana saudí-estadounidense que vive en California— demandaron el martes a Twitter Inc. y Arabia Saudí, alegando que se asociaron ilícitamente para extender el control autoritario del gobierno saudí más allá de sus fronteras y silenciar a sus críticos. La demanda, que busca un juicio mediante un jurado, también nombró como acusados a Abouammo, Alzabarah y Al-Mutairi.