Anuncios

La defensa de Thunberg alega que la evidencia "no está clara" en su juicio por desorden público

Londres, 2 feb (EFE).- La defensa legal de Greta Thunberg, acusada de un delito de desorden público, alegó este viernes ante un tribunal británico que la evidencia presentada contra la activista por su implicación en una protesta contra combustibles fósiles "no está clara" y es insuficiente para respaldar el cargo imputado.

Thunberg, de 21 años, junto con otros tres activistas medioambientales comparece por segundo día consecutivo en un juicio ante la Corte de Magistrados de Westminster por su participaron en una manifestación celebrada el pasado 17 de octubre.

Ese acto, organizado por la organización 'Fossil Free London' se llevó a cabo ante el hotel InterContinental, ubicado en el barrio londinense de Mayfair y al lado del céntrico Hyde Park, mientras consejeros delegados de grandes corporaciones energéticas celebraban un Foro de Inteligencia Energética en el interior del edificio.

En la sesión de la mañana, el abogado de la Fiscalía, Luke Staton, y el letrado Rad Chada, del equipo legal de la defensa, cuestionaron a dos agentes que lidiaron con los activistas el día de la manifestación sobre cómo se desarrolló la operación de seguridad, al tiempo que visionaron grabaciones tomadas ese día.

A preguntas de Staton, el comisario David Lawrence recordó cómo diferentes miembros del público se quejaron al cuerpo de que había "activistas ocasionando alteraciones, manifestándose en la acerca" al lado del citado hotel.

Lawrence, cuya misión consistió en "dirigir a los congregados e indicarles dónde debían desplazarse", apuntó que se pidió a Thunberg "que se moviera del lugar en el que estaba ya que, de no hacerlo, sería detenida, y que ésta respondió que se iba a quedar allí".

Un segundo testigo, el agente Grant Laws, recordó, por su parte, que los agentes sugirieron a los congregados que se movieran a un área designada "pero quedó muy claro que eso no iba a suceder".

"Hablamos con ellos, les dimos la oportunidad de moverse a otro sitio" antes de efectuarse, finalmente, los arrestos.

Sin embargo, el abogado Rad Chada, de la defensa, sostuvo que la evidencia presentada contra los acusados "no está clara" en base a las "comunicaciones" mantenidas entre policía y activistas.

Según argumentó, estos últimos "no sabían ni podían saber a dónde tenían que dirigirse", teniendo en cuenta, además, que desde la policía -según el testimonio dado ayer por el alto mando policial Matthew Cox- se había determinado que los activistas "sí podían continuar con una pequeña protesta en las inmediaciones al hotel" aunque los agentes no fueron claros al explicar bajo qué condiciones.

El letrado observó asimismo que no se dio a los activistas el "tiempo suficiente" para poder asimilar las indicaciones de la policía y que las "comunicaciones fueron apresuradas".

(c) Agencia EFE