Anuncios
Elecciones México 2024:

Cobertura Especial | LO ÚLTIMO

Declaran culpable a la madre acusada por el tiroteo que cometió su hijo en EE.UU.

Washington, 06 feb (EFE).- Jennifer Crumbley, la madre acusada de cuatro cargos de homicidio involuntario por el tiroteo masivo que cometió su hijo en un instituto de Michigan (EE.UU.) en 2021, fue declarada culpable este martes por unanimidad.

Un jurado empezó a deliberar el lunes en un juicio sin precedentes, puesto que Crumbley, de 45 años, se convirtió en la primera madre en el país en ser juzgada por un tiroteo cometido por su hijo, Ethan Crumbley, que en el momento de los hechos era menor de edad y que, actualmente, cumple cadena perpetua sin libertad condicional.

El veredicto llegó en el segundo día de deliberaciones del jurado y ahora la mujer, que permanece en libertad bajo fianza, se enfrenta a hasta 15 años de prisión por cada cargo, por los que será sentenciada el 9 de abril.

La Fiscalía argumentó que la mujer, que se declaró inocente de los cargos por los que se la culpó, es responsable de lo sucedido al cometer una "negligencia grave" al dar una arma a su hijo, que en 2021 tenía 15 años, en lugar de proporcionarle tratamiento adecuado.

El tiroteo masivo sucedió el 30 de noviembre de 2021 en el Instituto Oxford en el municipio de Oxford (Michigan) y cuatro estudiantes resultaron muertos y otros seis alumnos y un profesor heridos.

El adolescente, que fue detenido, se declaró culpable de un delito de terrorismo, cuatro de asesinato y otros 19 cargos relacionados con la matanza.

Durante la semana pasada, distintos personas entre ellas empleados de la escuela y personas que conocían a la madre, testificaron a favor de la acusación y ahora un jurado de 12 miembros tiene que llegar a un veredicto por unanimidad.

La acusación alegó que la madre sabía que su hijo tenía problemas mentales y que el adolescente, que tenía alucinaciones con fantasmas, le habría pedido ayuda y que ella nunca se lo tomó en serio.

Pero aparte de negar esta versión, al subir al estrado en su propia defensa, la madre no se arrepintió de sus actos: "Me he preguntado si habría hecho algo diferente y no lo habría hecho", sentenció.

Además, la abogada defensora argumentó que la culpa no es de la mujer, sino de la escuela por no notificar los problemas de conducta de su hijo y del propio Ethan, de quien dice que planeó y llevó a cabo el ataque por su cuenta.

La defensa también apuntó al padre del perpetrador, James Crumbley, quien afronta un juicio separado por los mismos cargos previsto para marzo, por no asegurar correctamente el arma de fuego.

Dicha arma fue un regalo de los padres a Ethan, un hecho que la Fiscalía también utilizó como motivo de acusación, puesto que existen vídeos en redes sociales que muestran a madre e hijo probando el artilugio en un campo de tiro días antes del tiroteo.

Por último, la acusación destacó la inacción de Crumbley en una reunión en el instituto el mismo día del tiroteo, en la que recomendaron a los padres que Ethan recibiera tratamiento sobre su salud mental al encontrar un dibujo hecho por él, en el que aparecía una pistola y una persona sangrando.

(c) Agencia EFE