Anuncios

Cumplen un año tras desalojo y demolición de casas en Tultitlán

TULTITLÁN, Mex., enero 18 (EL UNIVERSAL).- Vecinos de la colonia Fimesa III están por cumplir un año en un conflicto legal contra el gobierno municipal por la demolición de once casas; aseguran que no recibieron una notificación previa, que fueron agredidos por elementos policiales y que existen irregularidades en el proceso.

Vecinos que pidieron el anonimato por temor a represalias, dijeron sentirse intimidados por el gobierno municipal de Tultitlán, solicitando a esta misma autoridad que los procedimientos que se realicen estén bajo el marco de la ley, pues aquella madrugada, aseguran que los oficiales cercaron la comunidad y les dijeron que la zona tenía dueño e iban a resguardarla.

"No somos invasores. Si esto no se llega a difundir más, aquí va haber muertos y nadie va a saber. Es un conflicto social que ya se está saliendo de las manos", declaró una de las personas afectadas que señala también tuvo que irse a rentar un cuarto después de que derribaran su vivienda.

----Demolición en Tultitlán detona bloqueos

Tras manifestarse el pasado sábado 13 de enero bloqueando la Vía José López Portillo, fueron atendidos este martes 16 de enero por funcionarios del gobierno del Estado de México. En la reunión, les pidieron evidencias de los dichos. "Todo va bien, todo jurídicamente está sustentable. Nada más que cuando ya se tiene que judicializar es donde se frena", declaró la asesora legal Carolina Fuentes.

La denuncias de los quejosos fueron presentadas ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción de la Fiscalía General del Estado de México con sede en Naucalpan, en contra de servidores públicos por abuso de autoridad, entre ellos la Presidenta Municipal, el Director de Seguridad Pública, de Desarrollo Urbano y Consejero Jurídico, informó el abogado Francisco Fuentes.

Además, dijo esperan la reparación del daño por la demolición de las viviendas ocurrida en abril del 2023 y detalló que existen 150 amparos en el Juzgado Federal Décimo Quinto de Distrito, también con residencia en Naucalpan, para evitar que se les destruyan, embarguen o demuelan a otros colonos de Fimesa III.

"No son predios irregulares, son ejidales. No había desincorporación de la tierra, no pasa a ser de dominio privado. Si los encuentran culpables (a los funcionarios), tendrían que reparar el daño y ser destituidos de su cargo. Y si ya no están en funciones cuando se dé una sentencia, podrían ser encarcelados", puntualizó Fuentes.

Ahora con la mesa de diálogo que sostuvieron con la gente del gobierno del Estado de México esperan que la situación pueda ser favorable para ellos, ya que afirman tener razón bajo el antecedente de que gobiernos municipales anteriores no ejecutaron alguna acción similar y al considerar estar amparados por la figura del Ejido.

Se solicitó al Ayuntamiento de Tultitlán su postura ante los señalamientos de los vecinos de la colonia Fimesa III, sin embargo, no ocurrió.