Anuncios

Cosmeticorexia. La nueva obsesión por el cuidado facial y el consumo compulsivo de productos para la piel

Madre con hija
Madre con hija

Mira a la cámara: está preparada para grabar un tutorial de lo que ella llama “skincare”. Será un video más de los tantos de rutina de cuidado de la piel que estará en TikTok y que verán sus más de 230.000 seguidores. La adolescente “P” se sujeta el pelo con unas hebillas, que, según dice, compró en una reconocida cadena de bijouterie, pero que bien podría ser en realidad un canje. Tiene en sus manos el primer producto que va a aplicarse y confiesa que le queda poco; seguramente ha usado todo lo que falta del envase en otros tutoriales, aunque probablemente también en su día a día. Al ver su rostro, sin embargo, algo hace ruido: el ácido hialurónico que se coloca es un producto cosmetológico que aporta volumen y reduce las arrugas y líneas de expresión. Al igual que muchos de sus followers, aparenta estar entre los 11 y 14 años, y por lo tanto, no lo necesitaría.

Aplica corrector de ojeras, luego countour para definir ángulos, rubor, gel de cejas, arqueador de pestañas, máscara e iluminador en la punta de la nariz: todo lo que ella considera necesario para ir a la escuela. De todo lo que se colocó en la cara en esos largos minutos, sin embargo, probablemente lo único acorde a su edad y necesario para salir a la calle es el protector solar.

La cosmeticorexia es la obsesión por el cuidado y el exceso de uso de productos cosméticos. En el último tiempo hay una tendencia de preadolescentes y adolescentes a un cuidado excesivo de la piel que en muchos casos deriva en la utilización de productos como serum, ácidos y cremas anti-edad que no están prescriptos por los médicos para edades tempranas y que pueden dañar la piel. Cuando la búsqueda de la eterna juventud está presente en la sociedad desde edad temprana, el rol de los padres resulta vital: deben interesarse por lo que ellos consumen en redes, dialogar sobre lo que a les preocupa, llevarlos a médicos para que los guíen en aquello que es acorde a la etapa de la vida que atraviesan y estar atentos de que un juego no se convierta en algo obsesivo.

Los especialistas en piel advierten que en las redes sociales se suelen promocionar productos sin especificar si corresponde para la preadolescencia o la adolescencia
Los especialistas en piel advierten que en las redes sociales se suelen promocionar productos sin especificar si corresponde para la preadolescencia o la adolescencia

“Hace poco estuve en una cadena de cosmética de Miami y vi que había más niñas que adultos haciendo compras”, dijo Zulema de Mendoza, de 41 años, madre de niñas de 13, 10 y 7 años. “Compraban productos skincare y artículos que no eran para su edad. Más allá del maquillaje, lo más peligroso es que muchas niñas usan productos que son prescriptos para personas mayores. Una nena de 11 años no se puede poner hialurónico en la cara; no tiene ningún sentido”, opinó.

“La cosmeticorexia es un trastorno que se va a generalizando a través de las redes y con la que los padres presentan limitaciones para intervenir”, dijo Laura Szafirstein, médica dermatóloga. Tal como asegura, es cada vez más frecuente la consulta de los jóvenes por lo que ven en videos. Las madres los acompañan porque necesitan que el dermatólogo les explique los inconvenientes que puede traer aparejado el uso de los productos que indican los tutoriales.

El skincare es furor y con él, los productos cosméticos y tratamientos de belleza de todo tipo
El skincare es furor y con él, los productos cosméticos y tratamientos de belleza de todo tipo

La tendencia se profundizó en la pandemia. Según los especialistas, en los meses de encierro la mayoría de las personas se abocó a las pantallas, a las redes y a todo lo que ahí se veía. “Fue una reacción a la incertidumbre y a la angustia de muerte que generó el Covid”, dijo Patricia O´Donnell, médica psiquiatra y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y de la International Psychoanalytic Association (IPA). Los chicos crecieron en medio de las redes sociales, en donde la imagen y el aspecto son lo más importante.

“Se protegen la piel para no envejecer, me llama la atención la obsesión”, dijo Luz de San Isidro, madre de una adolescente de 15 años. “Desde los 13 años, ella y todas sus amigas se hacen skincare mañana, tarde y noche; invierten mucho tiempo. Les preocupan las arrugas, la papada, las manchas y también ponen atención en cuidar el ángulo de su cara. Quieren verse perfectas”. Confiesa que su hija se coloca más productos que ella, que pide todo el tiempo nuevos artículos de cosmética y que muchas veces, cuando ella le dice que algo no es para su edad se enoja: “me dice que yo no le compro porque a mí no me importa cuidarme ni tener arrugas”. Para Luz, como para muchos padres, es importante que sea el dermatólogo el que equilibre el bombardeo de publicidad de las grandes marcas de cosmética y que sean los profesionales los que digan qué puede o no usar a su edad. “Cuando me fui de viaje a Estados Unidos, hizo una lista de varias páginas de cremas y maquillajes para que se los compre. Gracias a Dios el vendedor supo indicarme lo que no era adecuado para su edad, pero no siempre sucede esto”, aseguró.

Una de las cosas positivas que rescatan los padres es que esta generación de jóvenes se cuida mucho más del sol que en el pasado y eso, ante los problemas que traen los rayos UV en la salud, es bueno.

Preadolescentes y adolescentes se convirtieron en visitantes frecuentes de las góndolas de cosméticos de freeshops y tiendas especializadas
Preadolescentes y adolescentes se convirtieron en visitantes frecuentes de las góndolas de cosméticos de freeshops y tiendas especializadas

La cuestión de la juventud más allá de los años está latente en la sociedad y los jóvenes no están exentos del mensaje. “Reaccionan en espejo a la juventud eterna, ese mensaje que la publicidad, medios y las exigencias laborales determinan”, aseguró Juan Eduardo Tesone, médico psiquiatra, psicoanalista miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina, y profesor emérito de la Universidad del Salvador (USAL). “Es una falacia en la que mucha gente queda atrapada; una ilusión. Chicas y chicos quieren preservar esa imagen de juventud: a nadie le gusta envejecer y enfrentar el deterioro del cuerpo”.

¿Es un juego o debo preocuparme?

“Yo jamás me maquillo y la hermana de 9 años no se interesa en esas cosas, pero mi otra hija, de 6 años, insiste en ponerse cremas y maquillarse para ir a la escuela”, dijo Marina, de Rosario. “Como no tiene acceso a redes sociales, debe escucharlo en la escuela”, planteó. Y contó que se preocupó cuando la pequeña se encerró en el baño para ponerse su tónico de adultos: “Le decimos que la imagen no es importante, que esos no son nuestros valores, pero no termina entenderlo y eso me preocupa”.

Carolina Valle, también de Rosario, es psicopedagoga y maestra de nivel inicial. “Esto no solo está presente en el ámbito de los preadolescentes y adolescentes, sino que empieza más temprano. En las salas, nenas y nenes de 4 y 5 años hablan de qué tipo de maquillaje deben usar, y piden de regalo cosméticos y cremas. Que digan que cuando canto la canción del pollito se me hacen arrugas en los ojos, no deja de sorprenderme: este tipo de estereotipos culturales de belleza no se escuchaban en niños tan pequeños años atrás”.

Adolescentes y la búsqueda de identidad

La adolescencia es una crisis profunda donde se juega la identidad que se va construyendo y el cuerpo es central en este proceso. Según los especialistas, ser como los otros y hacer lo que hacen en las redes sociales es parte de la búsqueda de esa identidad.

Muchos de los tutoriales de rutinas de cuidado facial muestran lo que a diario hacen muchos adolescentes. “Si uno analiza un poco se da cuenta de que en realidad imitan comportamientos adultos: muchas mujeres suben videos de cosmética en las redes e incluso es lo que hacen algunas madres en sus casas”, dijo la psiquiatra O´Donnell. La especialista plantea que, quizás es un intento de los adolescentes de hacer un salto; acelerar tiempos, para apurar el complejo pasaje niñez-adolescencia, dado que esta última está llena de incertidumbres.

Aceites, serum, ácido hialurónico son algunos de los productos que se consumen a edad temprana sin control profesional
Aceites, serum, ácido hialurónico son algunos de los productos que se consumen a edad temprana sin control profesional - Créditos: @Freepik

“Copiar lo que hacen los adultos, mientras se mantenga como una actividad lúdica entre púberes y adolescentes, puede no tener mayores consecuencias”, aseguró Tesone. Sin embargo, tal como manifiesta, hay que estar en alerta de que eso no se convierta en una obsesión.

Para O´Donnell, es necesario que los padres estén atentos porque es necesario reforzar los propios valores para que preserven su identidad. “Hay que promover que la belleza interior no es la belleza física. La consecuencia puede ser en el futuro tener una personalidad vacía, problemas de autoestima y los conflictos con el cuerpo, que se ve tanto en las consultas. En este sentido, el diálogo de padres e hijos es fundamental: el querer verse bien no debe pasar a ser una obsesión”, afirmó.

“Recetas de las redes sociales”

“Es llamativo el nivel de preguntas en el consultorio de preadolescentes y adolescentes para lograr la prescripción de skincare que ven en las redes”, dijo Laura Szafirstein, médica dermatóloga. “Se promocionan productos anti-age, limpiadores y abrasivos y sustancias altamente alergénicas, a la vez de productos con alto contenido en grasas que obstruyen los folículos y traen como consecuencia acné o pseudoacné”.

Los tutoriales publicitan muchos productos, el problema es que ante cuadros de acné o falso acné propios de la etapa de desarrollo, se requiere de un tratamiento farmacológico específico que solo puede indicar un dermatólogo. Los productos sin indicación agravan esos cuadros.

“El uso de cremas, geles o lociones dermocosméticas deben ser prescriptas por dermatólogos”, dijo Gabriel Noriega, médico especialista y jefe de Dermatología del Hospital Británico de Buenos Aires. “Una indicación inapropiada puede generar irritación, alergias, hinchazón, manchas, reacciones exacerbadas por el sol y eventualmente quemaduras superficiales sobre el área aplicada. De acuerdo con el grado de daño cutáneo va a depender el tiempo de recuperación.

Si el daño generado en la piel es lo suficientemente agresivo y profundo las secuelas pueden ser irreversibles. “En adolescentes, suele haber consultas asociadas a irritaciones o alergias desencadenadas por productos sin indicación dermatológica, autoprescriptas o de “recetas de redes sociales”. Tal como asegura Noriega, el acompañamiento de los padres es central.

Mensajes contrapuestos

“No me gusta nada el mensaje contradictorio que se da”, dijo Federica de Mendoza, madre de una chica de 12 años. “Por un parte se habla de aceptarse como uno es, pero al mismo tiempo las redes están desbordadas de jóvenes ‘exitosas’ que promocionan cosmética y están llenas de maquillaje y cirugías”. Ella advierte que el consumismo arranca desde los 10 años y eso le preocupa. “Les inculcan a los chicos y jóvenes que les hace falta algo que no necesitan porque tienen la piel joven y fresca”, agregó.

Si bien es cierto que hoy suelen destacarse rostros y cuerpos no hegemónicos, según la psiquiatra O’Donnell la sociedad sigue valorando todavía la imagen de perfección.