Anuncios

La Corte Internacional de Justicia exige a Israel garantizar la entrada de “ayuda humanitaria urgente” a Gaza

Camiones con ayuda humanitaria en fila en el paso fronterizo de Rafah, Egipto (Archivo)
Camiones con ayuda humanitaria en fila en el paso fronterizo de Rafah, Egipto (Archivo) - Créditos: @Amr Nabil

LA HAYA.- La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenó este jueves a Israel que garantice sin demora la entrega de “ayuda humanitaria urgente” en la Franja de Gaza, devastada tras casi seis meses de guerra entre Israel y Hamas.

Israel debe adoptar todas las medidas necesarias y eficaces para garantizar, sin demora, la entrega sin trabas de “los servicios básicos y la ayuda humanitaria urgente” para Gaza, declaró el tribunal de la ONU, con sede en La Haya.

También le ordenó que garantice inmediatamente que sus fuerzas militares no cometan actos que constituyan una violación de cualquiera de los derechos de los palestinos consagrados en la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, incluyendo evitar la entrega de ayuda humanitaria.

Palestinos corren para recoger ayuda humanitaria lanzada desde el aire en Ciudad Gaza, Franja de Gaza, el 17 de marzo de 2024
Palestinos corren para recoger ayuda humanitaria lanzada desde el aire en Ciudad Gaza, Franja de Gaza, el 17 de marzo de 2024 - Créditos: @Mohammed Hajjar

La guerra ha causado una catástrofe humanitaria en el pequeño territorio y la ayuda terrestre apenas entra con cuentagotas. En paralelo, varios países lanzan alimentos en paracaídas, especialmente en el norte de la Franja, donde la situación es desesperada. También se entregaron víveres en operativos con barcos.

La medida de la CIJ se suma a la resolución votada esta semana por el Consejo de Seguridad de la ONU, que llamó por primera vez desde el comienzo de la guerra a un alto el fuego, una medida que enfureció al gobierno israelí.

El conflicto, que empezó tras el ataque del movimiento islamista en Israel el 7 de octubre, ha dejado el estrecho territorio en ruinas y a sus 2,4 millones de habitantes al borde de la hambruna, según la ONU.

El balance actual es de 32.552 muertos en Gaza por la ofensiva militar israelí, según el Ministerio de Salud del enclave, la mayoría civiles.

Israel prometió “aniquilar” al movimiento islamista tras el ataque del 7 de octubre en el sur de su territorio, que dejó al menos 1200 muertos, principalmente civiles.

Un trabajador de las Naciones Unidas prepara paquetes de ayuda para su distribución a los palestinos en el almacén de la UNRWA en Deir Al Balah, Franja de Gaza (Archivo)
Un trabajador de las Naciones Unidas prepara paquetes de ayuda para su distribución a los palestinos en el almacén de la UNRWA en Deir Al Balah, Franja de Gaza (Archivo) - Créditos: @Hassan Eslaiah

Los combatientes islamistas capturaron también a unas 250 personas y 130 de ellas siguen retenidas en Gaza, de las cuales 34 habrían muerto, según las autoridades.

El Ejército israelí, que acusa a los combatientes de Hamas de ocultarse en hospitales, continúa en tanto su operación lanzada el 18 de marzo en el complejo hospitalario Al Shifa en Ciudad de Gaza, donde afirma haber “eliminado a unos 200 terroristas” en la zona.

Las tropas israelíes “evacuaron a civiles, pacientes y equipos médicos a instalaciones médicas alternativas”, afirmaron las fuerzas israelíes.

En Khan Yunis, en el sur, los soldados realizan operaciones cerca de los hospitales Naser y Al Amal, situados a un kilómetro de distancia. El Ejército israelí indicó haber “eliminado a decenas de terroristas en el sector de Al Amal” y añadió que sus tropas “hallaron artefactos explosivos y proyectil de mortero”.

Israel planea además una operación terrestre en la ciudad de Rafah, en el sur del enclave, que considera el último bastión de Hamas. “Controlamos el norte de la Franja de Gaza y Khan Yunis. Cortamos la Franja de Gaza en dos y nos preparamos para entrar en Rafah”, dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Cerca de 1,5 millones de palestinos viven hacinados en esta ciudad, la gran mayoría desplazados por la violencia en otras partes del territorio. Estados Unidos, el principal aliado de Israel, teme el costo humano de esa operación.

Agencias AFP y AP