Anuncios

“No podemos convalidar esta medida”: fuerte rechazo de universidades a una decisión de Milei que demora el pago de sueldos

Javier Milei
Javier Milei

El Gobierno restringió el adelanto de fondos para el pago de haberes del personal docente y no docente de por lo menos 20 universidades nacionales, entre otros empleados públicos. El Banco de la Nación Argentina comunicó hoy que no podrá adelantar el pago de esos salarios, lo que solo podrá concretarse una vez que el Tesoro General de la Nación realice la transferencia de las partidas correspondientes a la entidad bancaria. De este modo, suspendió el mecanismo habitual que permitía que los trabajadores cobrasen el 1° de cada mes, aunque esa transferencia no se hubiera concretado. Si bien este cambio no implica que no percibirán sus sueldos, sino que deberán esperar y probablemente sean abonados en los siguientes días hábiles, las universidades afectadas expresaron su preocupación y rechazo ante la novedad.

Según pudo saber LA NACION, como consecuencia de la medida se incumplirían los convenios firmados con unas 20 universidades nacionales; entre ellas, las de San Juan, San Luis, Río Cuarto, Rosario, La Plata, José C. Paz y De las Artes. La decisión gubernamental no afectaría únicamente a las casas de estudio, sino también a empleados de otros organismos públicos, como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

El Banco de la Nación Argentina comunicó hoy que no podrá adelantar el pago de los haberes del personal docente y no docente de por lo menos 20 universidades nacionales
El Banco de la Nación Argentina comunicó hoy que no podrá adelantar el pago de los haberes del personal docente y no docente de por lo menos 20 universidades nacionales - Créditos: @Santiago Filipuzzi

El cambio es consecuencia de que el Banco Central no prorrogó una excepción financiera, que vence pasado mañana, miércoles 31, y permitía desde 2019 a los gobiernos provinciales endeudarse para cubrir el pago de haberes. Los bancos cuentan con un cupo para financiar a los sectores públicos no financieros –varios organismos del Estado– y esta medida permitía asistencias por fuera de ese cupo para el pago de salarios, es decir, se le anticipaba el dinero a las instituciones, que luego se cubría al recibir el giro del Tesoro.

Llega en medio de las negociaciones por la ley ómnibus con las provincias y luego de que cayera el paquete fiscal para que se destrabara la iniciativa, abriendo interrogantes respecto de dónde serán los recortes que aplicará el Gobierno, un objetivo que el ministro de Economía, Luis Caputo, reiteró en la conferencia de prensa del viernes pasado.

La norma regía desde los últimos meses del gobierno de Mauricio Macri, cuando el actual presidente del Banco Central, Santiago Bausili, era secretario de Finanzas y fue prorrogada durante la presidencia de Alberto Fernández. La última renovación vence pasado mañana, el mismo día en que el Gobierno convocó la sesión en Diputados en busca de conseguir la media sanción para el proyecto de Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos. Para prorrogarla, debe reunirse el directorio del Banco Central que, según pudo saber LA NACION, se juntaría el jueves, 1° de febrero.

La Universidad Nacional de La Plata, una de las afectadas por la medida
La Universidad Nacional de La Plata, una de las afectadas por la medida - Créditos: @DOMINGO FELICE

Con esta norma del Banco Central de la República Argentina los médicos, los policías, los docentes y miles de empleados estatales no van a cobrar su sueldo el próximo 31 de enero o 1° de febrero, en casi todo el país”, alertó la diputada nacional de Evolución Danya Tavela. “A partir de esta norma se dispone que ningún organismo público estatal, de cualquier nivel, pueda hacer uso del acuerdo de adelanto que tienen con bancos para abonar sueldos”, agregó.

Y cerró: “¿Esta es la forma en la que Javier Milei quiere dialogar con los gobernadores y diputados y senadores?”.

“A partir de una circular del Banco Central de la República Argentina dispuesta por las autoridades nacionales, el Banco de la Nación Argentina informó a nuestra universidad que no podrá adelantar, desde este mes y hasta nuevo aviso, el pago de haberes, tal como está dispuesto en el convenio entre nuestra institución y la entidad bancaria. Por tanto, informamos que el pago de haberes para agentes que perciben los mismos por Banco Nación se efectuará en el momento en que la Tesorería de la Nación concrete la correspondiente transferencia. Seguiremos realizando en los próximos días todas las gestiones que resulten necesarias para que esta medida que afecta a nuestros trabajadores se revierta”, expresó en un comunicado la Universidad Nacional de Rosario.

Es prácticamente todo el personal, un 90%, de esta universidad el que recibe su sueldo por el Banco Nación y afecta no solo a los docentes, sino también al personal no docente. “Iniciamos gestiones en varios sentidos. Con el Banco Nación zonal y, a su vez, con el nacional, como también a través del Consejo Interuniversitario Nacional. Estamos en conversaciones con el Ministerio de Educación y también con el Ministerio de Economía para solucionar esta situación lo antes posible”, dijo a LA NACION el rector, Franco Bartolacci.

La Universidad Nacional de Rosario
La Universidad Nacional de Rosario

“Defendemos al Banco Nación como banca pública, pero no podemos convalidar esta medida que afecta a nuestros trabajadores y en el marco de un convenio que está vigente por cuatro años más”, agregó Bartolacci. Hicieron una presentación administrativa ante el Banco Nación reclamando el cumplimiento del convenio, como así también una presentación judicial.

El rectorado de la Universidad Nacional de San Luis también informó que, de no revertirse la situación, no podrán abonar los sueldos en la fecha que solían hacerlo habitualmente. “Fuimos notificados por autoridades del Banco de la Nación Argentina (nuestro agente financiero), de la imposibilidad de cumplir con el convenio de pago de haberes que fuera firmado oportunamente, en la cláusula referida al adelanto de nómina salarial sin costo financiero (cláusula VIII del convenio). Esta cláusula permitía que la UNSL pudiera abonar los salarios los últimos días de cada mes, esperando el banco hasta el día que se acreditara fehacientemente ese dinero para el débito total. Esto llevo a que fuera política de esta administración que, en todos los meses, se cobrara los 29, 30 o 31 del mes que finalizaba; y efectivamente el Ministerio de Economía giraba los fondos el tercer día hábil del mes posterior al pago. Existiendo un desfase de cuatro o cinco días corridos entre efectivo pago y acreditación”, informaron.

De no tener éxito en estas gestiones, damos formalmente aviso de que los haberes correspondientes al mes de enero de 2024, no podrán ser abonados los últimos días del mes (como era política habitual), sino que deberemos esperar a que los fondos estén acreditados y a la vista, sin poder precisar fecha (al momento de este comunicado), del día específico que podremos abonar los salarios. Estimando que será dentro de los primeros diez (10) días del mes”, sumaron.

Mientras las universidades alertan por esta situación, ante la consulta de este medio desde el Banco Nación se limitaron a contestar que van a acatar la resolución del Banco Central. Y desde el Banco Central, contestaron que no hay un vocero designado para responder oficialmente sobre el tema.

El cambio es consecuencia de que el Banco Central no prorrogó una excepción financiera, que vence pasado mañana, miércoles 31, y permitía desde 2019 a los gobiernos provinciales endeudarse para cubrir el pago de haberes
El cambio es consecuencia de que el Banco Central no prorrogó una excepción financiera, que vence pasado mañana, miércoles 31, y permitía desde 2019 a los gobiernos provinciales endeudarse para cubrir el pago de haberes - Créditos: @Leo Vaca/ Télam

La Federación Nacional de Docentes Universitarios (Conadu) también exigió al gobierno nacional el pago en tiempo y forma de los salarios universitarios. “Con esta medida, el Gobierno somete a miles de trabajadores y trabajadoras del sector público a la incertidumbre respecto del cobro de sus sueldos, agravio que se suma en las universidades a la situación de atraso salarial y congelamiento presupuestario que, en un contexto de altísima inflación, solo acelera un conflicto que la falta de respuesta de las autoridades nacionales no hace otra cosa que profundizar”, denunciaron.

Brutal apriete a las universidades nacionales. Hoy comenzó a ejecutarse el apriete de Milei y su gobierno a las universidades nacionales, donde estudia la clase media trabajadora. Ya les bloquearon los pagos de sueldos, incumpliendo convenios vigentes”, expresó el exdiputado Alejandro “Topo” Rodríguez. Y agregó:En los próximos meses se sentirá más duro el brutal ajuste, porque la decisión que ya tomó Milei es que las universidades nacionales tendrán que funcionar en 2024 con el mismo presupuesto del año pasado”.