Anuncios

Conmoción en Atlético Tucumán: murió un jugador de 19 años en un accidente de tránsito

Conmoción en Atlético Tucumán: murió un jugador de 19 años en un accidente de tránsito.
Murió Jonathan Alderetes, un jugador de 19 años de Atlético Tucumán, en un accidente de tránsito.

Atlético Tucumán lamentó en redes sociales el fallecimiento de Jonathan Alderetes, jugador de 19 años que se desempeñaba como defensor de la cuarta división. Con la muerte de Alderetes, ya son tres los futbolistas que formaban parte de el Decano y perdieron la vida en menos de un año.

“Atlético Tucumán lamenta informar el fallecimiento del jugador Jonathan Alderetes, quien sufrió un accidente automovilístico. El joven, categoría 2004, se desempeñaba como defensor en la cuarta división. El pueblo Decano abraza a su familia en este momento de profundo pesar”, precisó el club en Twitter.

Club Atlético San Miguel de Tucumán fue otro de los conjuntos locales que se mostró afligido por la noticia: “Nuestra institución lamenta con profundo dolor el fallecimiento de Jonathan Alderetes, jugador de la cuarta división de Atlético Tucumán. Enviamos nuestras condolencias a toda su familia y amigos”.

“Un pibe de barrio, lleno vida y sueños. Un chico saludable y deportista, que soñaba con jugar en la primera de su querido Atlético Tucumán”, es como lo describían desde su entorno familia, consignó La Gaceta de Tucumán. Apodado “el flaquito”, no hay mayores precisiones respecto del siniestro que resultó en su muerte.

Tres muertes en menos de un año

Cabe recordar que dos tragedias preceden a la de Alderetes. En junio de 2022, Atlético Tucumán despidió al juvenil y delantero categoría 2001 Fabricio Navarron, quien falleció de un “infarto fulminante” en su domicilio horas después de concluir con un entrenamiento en 25 de Mayo y Chile.

En noviembre de 2022, El Decano padeció el deceso de Andrés Balanta -también producto de un paro cardíaco- en el inicio de una práctica. El volante colombiano de 22 años se descompensó delante de sus compañeros y no pudo ser reanimado. Cuatro meses más tarde, la tragedia y el dolor volvió a golpear al Gigante del Norte.