Anuncios

Comunidad hispanohablante del Líbano pide a Qatar poder ver el Mundial de 2022 gratis

Naim Ayoub (quinto de der. a izq.) y sus jugadores.
Naim Ayoub (quinto de der. a izq.) y sus jugadores. (JAD EL REDA / LA TIMES EN ESPANOL)

El eco de los gritos de los jóvenes retumba en la enorme carpa metálica que cubre la cancha, localizada en una colina en las afueras de Yaroun, en donde reside una gran cantidad de hispanohablantes sudamericanos.

Este recinto, que permite a grandes y chicos del pequeño pueblo del Sur del Líbano, fue fundado septiembre de 2014 por el Contingente Italiano, el Finnish Contingent, la Municipalidad de Yaroun y la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano, según reza un letrero que posa junto a la bandera libanesa y apunta a la cancha sintética donde corren detrás de un balón decenas de aspirantes a futbolistas.

Entre más me acerco, la figura de un personaje cada vez es más clara. Han pasado casi 30 años desde la última vez que vi a Naim Ayoub.

“¿Qué haces ahí parado? El balón pasa por tu lado y no corres, ¿Te ofrezco un té para que sigas relajándote?”, le dice a uno de los chicos de chaleco rojo mientras él corre de un lado a otro mientras funciona como entrenador y árbitro.

Su temperamento y físico siguen intactos.

“As salamu aleikum [Que la paz sea contigo]”, le digo.

“Wa alaykum assalam [Y a vosotros la paz]”, me responde con una sonrisa al reconocerme y al instante me da un caluroso abrazo.

Letrero de administraciones que facilitaron la cancha.
Letrero de administraciones que facilitaron la cancha. (JAD EL REDA / LA TIMES EN ESPANOL)

Ayoub le pidió a su ayudante provisional seguir con las indicaciones para darse tiempo a saludarme y actualizarme un poco de su vida.

Con el sudor en su frente y en su camiseta, Ayoub me cuenta que había regresado de Colombia después estar allá por más de 25 años, en donde lo recuerdo en mi juventud como uno de los mejores prospectos colombo-libaneses sobre las canchas.

Recuerdo su manejo de pelota y su gran capacidad para los pases a primer toque, además de las anotaciones a balón parado, cualidades que lo convirtieron en uno de los primeros árabes en jugar para el Deportivo Maicao, que sigue siendo hoy el equipo del municipio de Maicao, en el Departamento de La Guajira, al norte de Colombia.

Aunque su sueño de llegar al profesionalismo, al igual que muchos otros, no avanzó por diversas razones, Ayoub recuerda con cariño el tiempo que vivió en la costa colombiana. Destacó que hubo mucho talento como él que estuvo cerca de jugar en equipos como el Junior de Barranquilla o Millonarios de Bogotá.

“Faltó seriedad quizá por parte nuestra, falta de disciplina quizá”, señaló el entrenador de los jóvenes. “Teníamos talento, pero no manteníamos una dieta o dormíamos lo suficiente, además que trabajábamos de tiempo completo, entonces era difícil mantenerte al ritmo. Para ser jugador tienes que cuidar tu cuerpo y es que también nos gusta estar despiertos hasta muy tarde”.

Naim Ayoub (sentado) escucha a su ayudante mientras da indicaciones a los jugadores.
Naim Ayoub (sentado) escucha a su ayudante mientras da indicaciones a los jugadores. (JAD EL REDA / LA TIMES EN ESPANOL)

La conversación toma otro rumbo, le pregunto sobre lo que estaba viendo sobre la cancha con los pequeños futbolistas.

“Muchos de estos chicos no tienen dónde entrenar y tampoco hay oportunidades para ellos, por eso me di a la tarea de colaborar aquí”, explica Ayoub. “En lugar de estar en las calles sin hacer nada productivo o usar electrónicos todo el día, aquí obtienen un poco de disciplina y es más saludable para ellos”.

Ayoub asegura que no cobra por entrenar a los jóvenes pues la gran mayoría proviene de familias muy pobres y muchos de ellos toman un largo recorrido a pie para asistir a los entrenamientos.

A solo días del inicio del Mundial de Qatar 2022, Ayoub quiere que todos sus jugadores tengan la oportunidad y experiencia de ver el torneo más importante del futbol.

Algunos reportes concertaron que el primer ministro Najib Mikati pidió a Qatar en junio que brindara a los libaneses la posibilidad de ver la Copa del Mundo, pues el costo de la cobertura, junto a la inflación, es tan alta que los pone fuera del alcance de las posibilidades de disfrutar del evento. Sin embargo, el ministro interino de información, Ziad Makary, dijo que esos informes no son reales, lo que ha dejado a la población confusa sobre ello.

En agosto, Qatar dio una aprobación preliminar para adquirir los derechos de transmisión de forma gratuita y sin compensación alguna en Télé Liban, que fue señalado por la cadena deportiva beIN Sports de transmitir el Mundial de Rusia 2018 ilegalmente.

“La gran mayoría proviene de familias pobres y para obtener un canal como beIN Sports, podría costar hasta $200 mensuales, que es casi todo un mes de trabajo”, detalla Ayoub. “Tiene que haber maneras para que Qatar facilite estas transmisiones, además de que el campeonato estará en nuestra región, muy cerca de nuestra comunidad. Todos queremos ver el Mundial, el primero en un país árabe”.

Según la página web exteriores.gob.es, el salario mínimo en el Líbano es de 675.000 Liras, que equivale alrededor de $450.

El pueblo de Yaroun ha vivido un gran crecimiento por las construcciones de casas al estilo villas, pero la realidad es que un alto porcentaje de ese financiamiento proviene de familias que envían remesas internacionalmente.

“Muchos aún viven en Colombia, Venezuela, otros en Estados Unidos, Australia, África, Europa, y más lugares, pero no todos viajan y no todos tienen buenos trabajos aquí”, detalla Ayoub, quien aún conserva parte del acento costeño. “Algunos de estos chicos dependen de donaciones para poder participar en torneos en otros pueblos o ciudades y menos tienen para pagar por un canal que les permita ver el Mundial”.

Aparte de las pocas oportunidades que existen en el Líbano para desarrollarse en el ambiente laboral, la tasa de inflación del Índice de Precios Consumo (IPC), ha estallado hasta un 162,5% anualmente, según datosmacro.expansion.com, y presenta una inflación del 74,9% hasta septiembre de 2022.

Otro de los graves problemas que afronta el Líbano es el colapso financiero que vive desde 2019 y es debido a la mala gestión gubernamental. La corrupción política, la falta de contabilidad y responsabilidad, ha permitido el declive financiero general, tanto que muchos bancos dejaron de proveer servicios y limitaron los fondos de sus clientes hasta el punto de no permitir el acceso a su propio dinero ya devaluado en gran proporción.

Jugadores son dirigidos por Naim Ayoub.
Jugadores son dirigidos por Naim Ayoub. (JAD EL REDA / LA TIMES EN ESPANOL)

Esta situación ha hecho pensar a Ayoub que es hora de volver a viajar del Líbano.

“Tengo pensado muy seriamente volver a viajar, esta vez quizá no iría a Colombia, posiblemente sería Estados Unidos”, señaló Ayoub. “Al mismo tiempo, pienso en estos muchachos y aquí no tenemos una estructura para asegurarles que sigan entrenando, lo que hago es voluntario, porque me gusta el futbol y porque me imagino ver a algunos de ellos llegar lejos en sus vidas”.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.