Anuncios

Complicado año para el Tricolor

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, enero 4 (EL UNIVERSAL). - La Selección Mexicana vivió un 2022 para el olvido, siendo la muestra más clara de esto la actuación del Mundial de Qatar 2022, donde no se clasificó a octavos de final, después de 44 años.

Esto deja en una total incertidumbre lo que pasará con el equipo mexicano para 2023, en el inicio del proceso hacia la Copa del Mundo de 2026, donde México será coanfitrión junto con Estados Unidos y Canadá.

A tres años y medio de que inicie el Mundial, el tercero que se realizará en México, la FMF está en un estudio, así se anunció, para recuperarse de este tropiezo, doloroso fracaso que hace que todos los planes tengan que modificarse con urgencia.

Para 2023, lo único que está claro para la Selección Mexicana es que en marzo deberá jugar un par de encuentros dentro de la Liga de Naciones de la Concacaf: el 23 de marzo en Paramaribo contra Surinam, y el 26 en México frente a Jamaica.

¿Con qué técnico? ¿Con qué base de jugadores? ¿Con qué proyecto? Por ahora se desconoce.

En junio y julio vendrá la Copa Oro, que se jugará como siempre en Estados Unidos y la incertidumbre es la misma.

Se dice que dentro del plan de reestructuración en la FMF está que el nuevo técnico nacional no tendrá el poder absoluto, que el director deportivo estará muy al pendiente de las decisiones que se tomen, pidiendo explicaciones cuando se amerite.

Habrá que tomar en cuenta que para este proceso ya no se podrá tomar en cuenta a gente como Andrés Guardado, quien anunció su retiro del Tricolor, y quizá tampoco estén Héctor Moreno y Héctor Herrera, piezas claves en procesos pasados.

El nuevo técnico deberá saber qué hacer en el caso de Javier "Chicharito" Hernández, ignorado por Gerardo Martino, pero con ansias de volver.

Y la FMF debe pensar que, para este proceso, al ser coanfitrión, no tendrá eliminatoria, lo que se traduce en falta de competencia, levantándose los rumores y la urgencia de un posible regreso a las competencias en la Conmebol.

También queda el caso de las Selecciones Menores, que de igual forma fracasaron el año anterior al no clasificar al Mundial Sub-20 y a los Juegos Olímpicos de París 2024.

Viene un año 2023 para la Selección Mexicana lleno de dudas e incertidumbre en el que urgen soluciones.