Anuncios

Competitivo y serio, el Manchester United ha vuelto

Londres, 17 mar (EFE).- Después de muchos años de sufrimiento y decepciones, el Manchester United por fin es un equipo serio, competitivo y capaz de pelear por los títulos. En la Copa de la Liga conquistó su primer trofeo en cinco años y ahora en Europa, con esos cuartos de final contra el Sevilla en el horizonte, aspira a recuperar parte de la gloria en el Viejo Continente que tan lejos queda para los de Old Trafford.

Mucho ha cambiado el United, verdugo en Liga de Europa del Barcelona y del Betis, desde verano, desde que el culebrón Cristiano Ronaldo alterara los cimientos de un nuevo proyecto como el que planteaba Erik Ten Hag. También queda muy lejana la explosión del portugués en noviembre o la posición de colista del equipo en las primeras jornadas.

Ten Hag ha desmantelado todos los problemas y construido un equipo capaz de jugar contra los mejores, de ganar títulos y de pensar que la próxima temporada puede pelear la Premier por primera vez en una década.

El mejor resumen lo hizo Marcus Rashford, autor de 27 goles. "Antes también ganábamos a los mejores, pero lo hacíamos cambiando nuestro estilo. Ahora podemos jugarles como queremos", dijo el inglés antes de vencer, tanto en la ida como en la vuelta, al Real Betis.

Es cierto que por el camino ha habido destrozos importantes, como el 7-0 recibido ante el Liverpool, pero al menos estos han dejado de ser la tónica habitual en una plantilla que se ha convertido en un grupo al amparo de Ten Hag y su mano dura. No le tembló el pulso a la hora de sentar a Cristiano, como tampoco le ha temblado para dar oportunidades a un chico de 18 años como Alejandro Garnacho o para dejar en el banco a Harry Maguire, el defensa más caro de la historia.

El neerlandés tiene la confianza de sus jugadores y dispone de muchas opciones, sobre todo ahora que está cerca de recuperar a Anthony Martial, un arma más para un ataque que ya incluye a Rashford, Antony, Jadon Sancho, Wout Weghorst, Facundo Pellistri y Anthony Elanga.

El 4-2-3-1 del holandés es innegociable, con Bruno Fernandes como enganche y un doble pivote con Casemiro y Fred, más físico ante la baja de Christian Eriksen. Casemiro además estará descansado para el cruce con el Sevilla, ya que se perderá los cuatro próximos partidos en Inglaterra por una expulsión por roja directa contra el Southampton.

La defensa, a estas alturas tampoco ofrece muchas dudas. Si están todos sanos, la línea de cuatro la forman Luke Shaw en la izquierda, Aaron Wan-Bissaka en la derecha, y Raphael Varane y Lisandro Martínez como pareja de centrales.

En este contexto, el calendario y el cansancio acumulado puede ser uno de los peores rivales para los mancunianos, porque además de seguir vivos en la Europa League, están en los cuartos de final de la FA Cup y tampoco pueden relajarse en la Premier League, donde tienen seis puntos de ventaja y un partido más sobre el quinto puesto.

Manuel Sánchez Gómez

(c) Agencia EFE