Anuncios

Colombiana Avianca da marcha atrás a fusión con Viva Air

FOTO DE ARCHIVO. Viva Air suspende sus operaciones por las dificultades financieras de Bogotá

BOGOTA (Reuters) - Avianca, la aerolínea de bandera de Colombia, ha desistido de su fusión con Viva Air, alegando condiciones impuestas por el regulador de la aviación del país, anunció la compañía el sábado.

En un comunicado, Avianca dijo que las condiciones establecidas por el regulador "no permitirían que Viva sea una aerolínea financiera y operativamente viable" e, incluso, ponían en riesgo la estabilidad de Avianca.

Entre las razones, Avianca dijo que el acuerdo daba poca "flexibilidad regulatoria" para reactivar las operaciones de Viva.

También dijo que el acuerdo obligaba a Avianca a asumir rutas, compromisos y precios que no coinciden con la "realidad actual de Viva" después de haber suspendido sus operaciones durante dos meses.

"Lamentablemente los condicionamientos de esta resolución, que ya es la decisión en firme, imposibilitan el rescate de Viva" dijo en el comunicado el presidente ejecutivo de Avianca, Adrian Neuhauser, quien agregó que las condiciones también ponen en riesgo la conectividad de Colombia.

El regulador de la aviación colombiana no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

La fusión supuso un balón de oxígeno para la asediada Viva, que ha pasado apuros financieros tras la pandemia de coronavirus y ha visto empeorar su situación debido al aumento de los precios del combustible en 2022 y a la depreciación del peso colombiano.

El regulador de la aviación colombiana aprobó la fusión a finales de abril tras repetidos retrasos. La autoridad de aviación civil se opuso al acuerdo el pasado noviembre, antes de anular y reabrir el proceso en enero tras citar irregularidades de procedimiento.

En medio del limbo, Viva Air suspendió abruptamente sus operaciones a finales de febrero, dejando a los pasajeros varados en los aeropuertos de todo el país.

(Reporte de Oliver Griffin; escrito por Alexander Villegas; editado por David Gregorio; traducido por Adriana Barrera)