Anuncios

Colaborador de Lía Limón habla sobre el atentado en su contra

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 7 (EL UNIVERSAL).- El 3 de noviembre del 2023, el jefe de Servicios Generales de la alcaldía Álvaro Obregón, Juan Pablo Izquierdo Medina, fue víctima de un atentado afuera de su casa, donde casi perdió la vida.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), cuando arribaron en calles de la colonia Molino de Rosas se percataron de un vehículo color blanco, con impactos de bala a la altura de la ventana de lado del conductor y observaron a un hombre con visibles manchas de sangre, por lo que solicitaron los servicios médicos.

Al sitio arribaron paramédicos, quienes diagnosticaron al hombre de 52 años de edad, con una lesión por arma de fuego en el rostro, por ello fue canalizado a un hospital cercano para su atención médica definitiva.

La alcaldesa Lía Limón informó que se trataba de Juan Pablo Izquierdo Medina, colaborador suyo, quien perdió el ojo izquierdo tras el atentado.

"De repente vi todo oscuro", dice Juan Pablo Izquierdo tras recibir el impacto de bala

A tres meses de su atentado, Juan Pablo Izquierdo Medina relata cómo vivió el ataque en donde perdió el ojo izquierdo por el impacto del balazo que recibió.

En entrevista con Claudia Mollinedo en Imagen Noticias, Juan Pablo Izquierdo contó que se estacionó y de repente vio todo oscuro.

"Recuerdo que me estacioné, tomé mi teléfono o venía inclusive en una llamada, el chiste es que oí (afuera del auto) e hice esto (voltear hacia la ventana) y ya no vi nada, todo se me nubló".

"De repente vi todo oscuro. No sentí nada, no me acuerdo", relató.

Tras el atentado afuera de su casa, estuvo 27 días en el hospital en terapia intensiva; el balazo cruzó el rostro del funcionario, por lo que tuvo que ser reconstruido en su totalidad.

"No tengo enemigos, desconozco qué pasó, por qué. No entiendo por qué me pasó esto, sé que mi ojo no lo voy a recuperar, pero si hay justicia recuperaré la tranquilidad", exaltó.

Cabe destacar, que hasta el momento la fiscalía de la CDMX aún no tiene detenidos por la agresión.