Anuncios

La ciudad inglesa que le dio el fútbol al mundo y ahora quiere que llegue el merecido reconocimiento

El Olive Grove Sports Club, sede de uno de los campos de fútbol originales de la zona, en Sheffield, Inglaterra, el 6 de febrero de 2024. La ciudad inglesa dice haber sido cuna de la primera cultura futbolística del mundo. Esa puede ser la clave de su futuro.  (Mary Turner/The New York Times)
El Olive Grove Sports Club, sede de uno de los campos de fútbol originales de la zona, en Sheffield, Inglaterra, el 6 de febrero de 2024. La ciudad inglesa dice haber sido cuna de la primera cultura futbolística del mundo. Esa puede ser la clave de su futuro. (Mary Turner/The New York Times) - Créditos: @MARY TURNER

SHEFFIELD, Inglaterra.- Para el hombre del camión de comida, el terreno que ocupa en Sheffield, en Inglaterra, es de lo más monótono. Para él, el lugar -en el monótono estacionamiento de un gran almacén de artículos para el hogar, con la fachada pintada de un naranja chillón- no es precisamente un lugar donde la historia cobre vida.

John Wilson, académico de la Facultad de Administración de la Universidad de Sheffield, observa el mismo lugar y apenas puede contener su emoción. Este, dice, es uno de los lugares donde nació el deporte más popular del mundo. No ve un estacionamiento. Ve la historia: el césped verde, los jugadores sudando, las multitudes animando.

Su pasión es sincera, absoluta y compartida por un pequeño grupo de historiadores aficionados y detectives voluntarios dedicados a devolver a Sheffield -más conocida por el acero, el carbón y como escenario de la película “The Full Monty”- el lugar que le corresponde como cuna indiscutible del fútbol codificado, organizado y reconocible.

Por ahora, sus intentos se han traducido en un recorrido a pie por la ciudad, realizado a través de una aplicación casera, y unas cuantas placas ligeramente desgastadas. Pero Wilson y sus compatriotas tienen una visión audaz de lo que sus esfuerzos podrían producir: un “museo digital” de la historia del fútbol de Sheffield, un sendero de esculturas y, sobre todo, una identidad clara y prestigiosa para una ciudad que, en los últimos tiempos, ha luchado un poco por definirse a sí misma.

La entrada al campo de fútbol de Sandygate, que se cree que es el campo oficial más antiguo del mundo, en Sheffield.

Sin embargo, Wilson advierte que, al intentar utilizar el pasado de la ciudad para darle forma a su futuro, tienen cierta “tendencia a salirse por la tangente”. No le falta razón. En la media hora de camino hasta el estacionamiento, Wilson, de 65 años, y dos de sus compañeros entusiastas, John Stocks, un profesor de inglés jubilado de 65 años y escritor, y John Clarke, un ingeniero informático jubilado de 63 años, tocaron una serie de temas que incluían -pero no se limitaban- los patrones de migración social en la Inglaterra victoriana, la serie de Netflix “The English Game” y la práctica de cubrir las paredes con crucigramas, un producto de desecho de los hornos de hierro.

Discutieron cada digresión con regocijo, buceando ansiosamente en cada madriguera. Como muchos aficionados apasionados, se deleitaban con los detalles tanto como con el barrido. Sin embargo, la imagen que tienen en sus mentes es clara. “En las décadas de 1850 y 1860, había cientos de equipos que jugaban entre sí en partidos de competición, en campos repartidos por toda la ciudad”, explica Stocks. Al estudiar el legado futbolístico de Sheffield, afirmó, el pasado que han desenterrado revela que la ciudad fue “el hogar de la primera verdadera cultura futbolística de todo el mundo”. Ésa, creen, podría ser también la clave de su futuro.

Pero el título de “cuna del fútbol” -siempre con mayúsculas y nunca “soccer”- es controvertido. Se aplica semioficialmente a Wembley, el estadio situado en la interminable extensión gris del noroeste de Londres que es la sede tanto de la selección nacional inglesa como de la Asociación de Fútbol, el organismo rector del deporte rey en Inglaterra.

Estadio Brammall Lane del Sheffield United, en Sheffield, Inglaterra, el 6 de febrero de 2024. El club de fútbol más antiguo del mundo, ha pasado la mayor parte de esta temporada en el último puesto de la Premier League. (Mary Turner/The New York Times)
Estadio Brammall Lane del Sheffield United, en Sheffield, Inglaterra, el 6 de febrero de 2024. El club de fútbol más antiguo del mundo, ha pasado la mayor parte de esta temporada en el último puesto de la Premier League. (Mary Turner/The New York Times) - Créditos: @MARY TURNER

Visit England, la oficina de turismo del país, apoya a otro contendiente. Describe a Manchester como la “cuna del fútbol”, ya que alberga dos pesos pesados de la Premier League y el Museo Nacional del Fútbol. Manchester es también el lugar donde se creó la Liga de Fútbol, la primera competición profesional de este deporte.

En comparación, la candidatura de Sheffield al título es claramente casera. En el sitio web de la oficina de turismo de Sheffield figura un breve resumen del papel de la ciudad en la creación del fútbol, y en la sección de “estudios locales” de la biblioteca municipal se expone un archivo.

“No se nos ha dado muy bien promocionarnos”, afirma Richard Caborn, antiguo legislador de la ciudad y Ministro de Deportes durante el gobierno laborista de Tony Blair. “Nunca nos hemos posicionado realmente para explotarlo”.

Sheffield Home of Football, una organización benéfica educativa creada por Wilson y sus compañeros de viaje, ha entrado en ese vacío. “Hemos recorrido la historia y tenemos la documentación”, dijo Caborn. “No es una reivindicación. Está basado en pruebas”.

El caso de Sheffield es convincente. El Sheffield FC, el club más antiguo del mundo, se fundó aquí. También lo fue el Hallam FC, el segundo más antiguo del mundo. La sede de Hallam, Sandygate, lleva albergando partidos de fútbol desde 1860, más tiempo que ningún otro lugar. También fue en Sheffield donde se escribieron por primera vez las reglas del juego que se convertiría en fútbol.

Stocks y sus compañeros “obsesivos” -según sus propias palabras- obtienen la mayor satisfacción al encontrar las pruebas que lo corroboran. Es un trabajo minucioso, de búsqueda en archivos físicos y digitales, pero merece la pena, afirma.

“Hay algunos de nosotros que se pasan la noche en vela siguiendo una pista que han encontrado”, cuenta Stocks. “Yo no soy tan malo, pero le dedico bastante tiempo. Tengo otros proyectos a los que debería dedicarme, pero la realidad es que la mayor parte del tiempo estoy haciendo esto”.

John Stocks, a la izquierda, y John Wilson en las gradas del Sandygate, que presume de ser el estadio de fútbol más antiguo del mundo, en Sheffield, Inglaterra, el 6 de febrero de 2024. Wilson y un pequeño grupo de historiadores aficionados y detectives voluntarios se dedican a devolver a Sheffield -más conocida por el acero, el carbón y como escenario de la película

Gracias a su trabajo, Sheffield puede afirmar ahora, con un grado razonable de confianza, que es la cuna del primer derbi del fútbol mundial -el encuentro entre los rivales de la ciudad, el Sheffield FC y el Hallam, en el solar del estacionamiento del local de artículos para el hogar-, así como del primer córner, el primer uso del travesaño y el primer acta del partido .

Stocks también ha rastreado la sugerencia de que el pase se inventó en Sheffield, y no en Escocia, como se suele creer. Hay relatos de lo que suena muy parecido al profesionalismo. “Creemos que también existe la posibilidad de que el primer equipo alemán se fundara aquí”, afirma Wilson. Parte de la emoción, admiten, es corregir algunas de las inexactitudes de lo que llaman la “historia popular” del fútbol. Su fuerza motriz, sin embargo, es la sensación de que sus descubrimientos pueden definir no sólo lo que fue Sheffield, sino lo que aún podría ser.

En las décadas de 1980 y 1990, Sheffield se vio duramente afectada por el declive de las industrias pesadas británicas; incluso más que gran parte del resto del norte de Inglaterra, según Wilson. Construida sobre el acero y el carbón, la ciudad estuvo dirigida durante años por un ayuntamiento de izquierdas que fue una espina clavada en el costado de los sucesivos gobiernos británicos. “La llamaban la República Socialista de South Yorkshire”, explican los protagonistas. Con el cierre de las fábricas y las minas, Sheffield luchó por conseguir inversiones e identidad.

De izquierda a derecha, los historiadores aficionados John Stocks, John Wilson y John Clarke conversan en un camión de comida que, según ellos, se encuentra en el lugar donde se jugó el primer derbi del mundo, en Sheffield. Wilson y un pequeño grupo de historiadores aficionados y detectives voluntarios se dedican a devolver a Sheffield -más conocida por el acero, el carbón y como escenario de la película

Las diversas concepciones modernas de Sheffield no han dado lugar a una nueva. Escenario de la película “Brassed Off” y de “The Full Monty”, y cuna de Pulp y los Arctic Monkeys, dos de los grupos británicos más importantes del último cuarto de siglo, la ciudad también se ha forjado una reputación de industria avanzada. Aquí se celebra cada año el campeonato mundial de billar.

Sin embargo, nada se ha asentado del todo. “El ayuntamiento está apostando fuerte por la música”, afirma Stocks. “Pero no cuajará. No somos Liverpool. No somos Londres. No somos Glasgow”.

El fútbol, sin embargo, es diferente. Para él y los demás, el papel de Sheffield en la creación del deporte más popular del mundo debería ser su tarjeta de visita, su reclamo a la fama, no necesariamente para atraer turistas, sino para encontrar su lugar en el mundo, para definir su sentido de identidad. “La mayoría de la gente de aquí sólo tiene un vago conocimiento de algunas cosas”, afirma Wilson. “No saben que tenemos una identidad única, que esto es algo que le hemos dado al mundo. Ninguna otra ciudad puede decir eso” .