Anuncios

Chris Eubanks, la sorpresa de Wimbledon: padre pastor de iglesia, una evolución lenta en el tour y por qué se ganó el apodo de “profesor” en la TV

El estadounidense Christopher Eubanks durante su victoria ante el australiano Christopher O'Connell, en la tercera ronda de Wimbledon
El estadounidense Christopher Eubanks durante su victoria ante el australiano Christopher O'Connell, en la tercera ronda de Wimbledon - Créditos: @Shaun Botterill

A Christopher Eubanks , hasta no hace mucho tiempo, le causaba sonrojo que el público en los torneos de tenis le pidiera selfies o autógrafos. Profesional desde 2017, la evolución en el tour del jugador nacido en Atlanta hace 27 años, fue muy pausada y recién hoy, cuando es la sorpresa del cuadro principal de Wimbledon (alcanzó los octavos de final), se está acostumbrando a las luces y a las mieles de los triunfos. Su padre Mark, amante del tenis, es pastor de la Iglesia Bautista, una de las ramas del protestantismo en los Estados Unidos, por lo que su madre, Carla, fue quien lo acompañaba a la mayoría de los partidos de los domingos durante su desarrollo. Eubanks no se destacó como junior y tampoco llegó a tener un ranking ATP lo suficientemente bueno como para que la USTA (la Asociación de Tenis de EE.UU.) lo apoyara económicamente. Ese paso llegó mucho más tarde, cuando se destacó en la universidad (en Georgia Tech) y recibió una subvención de US$ 100.000 de la USTA.

La alegría indisimulable de Christopher Eubanks, que se aseguró un lugar en los octavos de final de Wimbledon
La alegría indisimulable de Christopher Eubanks, que se aseguró un lugar en los octavos de final de Wimbledon - Créditos: @Shaun Botterill

Eubanks supera los dos metros de altura (2,01m) y siempre se aferró al bajo perfil. Jarmere Jenkins, 190° del mundo en 2015 y compañero de entrenamiento de Serena William durante mucho tiempo, fue la primera “inspiración” tenística de Eubanks. Más tarde, ese espejo en el que trataba de reflejarse fue el zurdo Donald Young, top 40 en 2012. Eubanks se refirió a este último como alguien “que fue como un hermano mayor desde los 15 años”. Cuando sintió que su carrera profesional estaba empezando a tomar forma (logrando buenos resultados en el Challenger Tour y también a nivel ATP), la pandemia de Covid-19 lo frenó. En enero de 2020, siendo 220° del ranking, superó la clasificación del Abierto de Australia, pero a las pocas semanas la maquinaria del mundo del tenis (como la de todos los rubros, claro) se detuvo. Se frustró. Volvieron a invadirlo las dudas. Eubanks habló con su entorno y le dijo que si para el próximo año (2021) seguía sin salir del top 200, buscaría otras opciones para su día a día.

Chris Eubanks, el más chico de la familia, junto con su mamá (Carla), su papá (Mark) y su hermano (Mark, también)
Chris Eubanks, el más chico de la familia, junto con su mamá (Carla), su papá (Mark) y su hermano (Mark, también)

La fluidez con la que se expresa lo llevaron a un sitio distinto, paralelamente a su carrera profesional: se unió como comentarista de tenis en la cadena Tennis Chanel. Recibió elogios de los televidentes y de los fanáticos en las redes sociales. La mayoría expresó su sorpresa por el estilo de comunicación claro del estadounidense. Incluso, en Twitter, lo apodaron “Profesor Eubanks” por mostrar un perfil tranquilo y cerebral en la pantalla mientras explica en forma pedagógica las acciones del juego. Contó que la faceta de comunicador lo ayudó a analizar mejor sus propios partidos mientras los juega.

Eubanks en su rol de comentarista de TV

En la temporada pasada, Eubanks decidió invertir más dinero (y tiempo) en su carrera. Contrató a un entrenador full time (Ruan Roelofse) y perfeccionó su preparación física. Fue en marzo pasado cuando su carrera, definitivamente, hizo un clic. Siendo el 119° del ranking, se inscribió en la clasificación del Masters 1000 de Miami. No sólo la superó sino que luego, en el cuadro principal, ganó cuatro partidos (incluido al croata Borna Coric, por entonces 20°) y llegó hasta los cuartos de final, instancia en la que perdió con el ruso Daniil Medvedev. Embolsó un cheque de US$ 184.000 y saltó 34 posiciones, hasta la 85a. En el torneo de la Florida estadounidense, la historia de Eubanks encandiló y tuvo un apoyo masivo, incluso, in situ, de Jamie Foxx, famoso actor y ganador de un premio Oscar. Durante la rueda de prensa posterior a su triunfo de la tercera ronda contra Gregoire Barrere (Francia), el tenista se quebró cuando los periodistas le confirmaron que tenía asegurado el ingreso en el top 100.

“Al crecer, nunca fui el mejor junior [fue 1740° del ranking ITF en 2014], nunca fui el mejor en mi estado ni en la nación ni nada de eso. Pero solo practiqué y trabajé, y dije que pase lo que pase. Sabía que tenía el juego para competir con los mejores cien del mundo, pero no sabía si tenía la consistencia para ganar suficientes partidos para llegar allí. ¿Y ahora? Guau… Es una locura”, confesó Eubanks tras quebrar esa barrera tan trascendente en el ranking, ya que al jugador le permite tener asegurado un lugar en los Grand Slams y enfocarse en el ATP Tour, donde hay mayor dinero y oportunidades.

Christopher Eubanks junto con uno de sus ídolos, Roger Federer
Christopher Eubanks junto con uno de sus ídolos, Roger Federer

Naturalmente, por su altura, la mayor fortaleza en el juego de Eubanks se sostiene en el saque. Es diestro y, a diferencia de la mayoría de los jugadores “modernos”, golpea el revés a una mano. Tiene a Roger Federer como uno de sus ídolos, claro. También posee como referencia a otros dos jugadores con el golpe más elegante del tenis: al francés Richard Gasquet y Grigor Dimitrov, quien es otro de los habitantes de los actuales octavos de final de Wimbledon. El búlgaro venció a Frances Tiafoe, lo que provoca que Eubanks sea el único estadounidense de pie en el cuadro masculino del Grand Slam británico. El actual 43° del ranking actuó en un documental como doble de Arthur Ashe, el campeón del primer US Open abierto a jugadores amateurs y profesionales, en 1968, promotor de la igualdad, combatiente del racismo en los Estados Unidos y el apartheid en Sudáfrica.

Con 72, Eubanks es el segundo tenista con más aces en Wimbledon, sólo superado por Alexander Bublik, con 84 (el kazajo ya quedó afuera en la cuarta ronda, ante Andrey Rublev).

Durante la primera semana de junio pasado, Eubanks jugó un Challenger en Surbiton, sobre césped: cayó en la segunda ronda ante el austriaco Jurij Rodionov (134°), sintiéndose un “torpe” en la superficie. Tras el partido, Eubanks le envió un mensaje a la belga Kim Clijsters, cuatro veces campeona de Grand Slam y dos veces semifinalista de Wimbledon, de quien se hizo amigo al compartir el World Team Tennis, una popular liga profesional mixta que se juega en EE.UU. desde los 70.

“Empecé a cuestionarme si podía ser bueno en esa superficie. No creía que pudiera. Le envié un mensaje a Kim y le dije: ‘El césped es la superficie más estúpida para jugar al tenis, no sé por qué estamos jugando en una cancha tan irregular, ¡no puedo mantenerme en pie! Y Kim me respondió con un mensaje muy positivo, diciéndome los aspectos en los que tenía más dificultades en el césped y las cosas en las que tenía que trabajar para sentirse cada vez más cómoda en ella”, contó Eubanks.

La exnúmero uno del mundo le recomendó a Eubanks algunos ejercicios en su juego de pies para no resbalarse, que se mantuviera semi agachado y enfocado en las devoluciones. Evidentemente, el tenista necesitaba un empujoncito y algunos buenos consejos como los de Clijsters. La semana siguiente pasó la clasificación en el ATP de Stuttgart y perdió en la primera ronda del main draw e hizo lo mismo en el ATP 500 de Halle. Pero no se detuvo y rompió todos los pronósticos en el ATP de Mallorca, ganando el título, su primer trofeo en la máxima categoría del mundo de las raquetas. Luego de superar al francés Adrian Mannarino en la final, sonrió: “Tengo que agradecerle a Kim por compartirme sus secretos”.

Christopher Eubanks, tras ganar el ATP de Mallorca
Christopher Eubanks, tras ganar el ATP de Mallorca

Este lunes, ya durante la segunda semana de Wimbledon, Eubanks intentará lograr otro triunfo de alto impacto cuando se mida con el griego Stefanos Tsitsipas, el quinto preclasificado, en el court 2. Hasta aquí ya derrotó a Thiago Monteiro (Brasil); al mejor británico del ranking mundial, Cameron Norrie (era el 12° favorito); y al australiano Christopher O’Connell. Eubanks, en el ranking en vivo, figura como 38° (+5). Le costó mucho llegar a su estatus actual y no quiere salir de allí. Va por mucho más.