Anuncios

Los jóvenes chinos que se desprecian y se llaman ratas a ellos mismos

Las publicaciones en internet de
Las publicaciones en internet de "Yo, rata, rata", con la que los jóvenes chinos intentan lidiar con su desesperanza, están acompañadas de tiernas imágenes de hámsteres. (Getty Images)

“Yo, rata, rata” es una de las últimas tendencias utilizadas por los jóvenes en la subcultura de la internet china para expresar un sentimiento colectivo de desprecio personal y desesperanza por el futuro.

El nuevo término lo acuñó una estudiante universitaria al publicar un video en la plataforma Bilibili para narrar cómo era crecer en la pobreza.

“Yo, rata rata, siempre quise vivir en una gran ciudad, pero esos lugares son notoriamente hostiles para las ratas”, dice la chica. “Cuando aparece una rata, todos se apresuran a vencerla. Las ratas son el tipo de criaturas que pertenecen a las alcantarillas y solo se les permite vagar libremente cuando está oscuro”.

El video tuvo una aceptación abrumadora, con más de 2,36 millones de visitas y unos 6000 comentarios. En los dos primeros meses de 2023, se habían publicado miles de videos y publicaciones en redes sociales como Douyin, la versión china de Tiktok, con la etiqueta #Yoratarata.

La plataforma The China Project publicó un extenso artículo para explicar por qué los jóvenes chinos se refieren a sí mismos como ratas.

El investigador de medios digitales chinos de la Universidad Bautista de Hong Kong, Sheng Zou, explicó a ese medio que los jóvenes “en vez de arremeter contra la desigualdad de clases y la injusticia de una manera literal y severa, están recurriendo a la parodia y los memes para expresar sutilmente, y un tanto alegremente, su insatisfacción y desilusión”.

En China, y en muchos países del mundo, la rata representa el estrato social más bajo de la población y cada vez un mayor número de jóvenes chinos creen pertenecer a esa clase social.

“Yo, rata, rata” ha tomado distintos matices en las diferentes redes sociales. En Baidu Tieba, un foro similar a Reddit que ya pasó sus tiempos de gloria y que tiene un público predominantemente masculino, la frase es usada para contar historias de amores no correspondidos.

“Rata, rata, estaba enamorado de una chica, pero soy tan inútil. No puedo hacer nada y todo lo que hago termina molestando a la gente”, dice una de estas publicaciones. “Al final, ni siquiera puedo ser amigo de ella. Lo arruiné todo. Rata, rata, tengo que vivir solo en un pantano para siempre”.

En la aplicación Xiaohongshu, o "pequeño libro rojo", que es muy popular entre los usuarios chinos de la generación Z, el meme es un símbolo de la desesperanza, un elemento unificador de las personas que han atravesado situaciones abusivas, traumas o injusticias por la inequidad social.

Una de estas publicaciones dice: “Hace ocho años, rata rata me quedé parcialmente paralizada. Soy de una familia pobre del campo y mis padres no pueden pagar el equipo de rehabilitación”.

Lo peculiar es que esas muestras de descalificación y desprecio personal no son acompañadas de la foto de una rata de cañería, sino de adorables imágenes de juguetones hámsteres.

Zou señaló que el término y las representaciones visuales de la rata también implican ternura porque la alegría y las acciones agradables son elementos básicos en la cultura de los memes y las parodias en China.

Un usuario de Twitter utiliza el hashtag #Yoratarata para contar su historia personal, llena de abusos y maltratos. (Captura de pantalla Twitter)
Un usuario de Twitter utiliza el hashtag #Yoratarata para contar su historia personal, llena de abusos y maltratos. (Captura de pantalla Twitter)

La cultura de la desesperanza

La era de Internet ha permitido que este tipo de movimientos sociales sean más visibles que nunca, y que algunas palabras de moda se difundan tan rápidamente que puedan convertirse en subculturas en cuestión de semanas, dijo el Instituto Goethe en una publicación reciente.

Algunos términos y memes -como rata, rata- resuenan con millones de personas que se identifican con ellos, y también se convierten en un vínculo que conecta a las personas entre sí para crear un sentido de pertenencia. “Esa sensación de tener una identidad compartida se ve subrayada por el hecho de que estos términos a menudo se describen como "tribus" o "clanes" modernos (族)”.

Los expertos creen que identificarse como “rata, rata” podría ser un mecanismo que le permite a las personas aceptar las dificultades diarias como una realidad de la vida pero no es la primera.

La revista Yǎo Wén Jiáo Zì selecciona desde hace años las nuevas palabras y expresiones más populares. La lista es reveladora porque muestra las tendencias predominantes los jóvenes y permite desvelar algunos aspectos de la acelerada metamorfosis de la sociedad china.

Dos de los términos más destacados son involución y permanecer acostado, que fueron seleccionados como las palabras del año de Yǎo Wén Jiáo Zì en 2020 y 2021, respectivamente.

En el contexto chino, involución se utiliza para representar la feroz competitividad académica y profesional, en un ambiente en el que las personas se ven obligadas a trabajar hasta la extenuación para llegar al nivel de sus compañeros que parecen ser aún más trabajadores. Pero los jóvenes sienten que aunque trabajen más duro y por más tiempo, las recompensas nunca llegarán.

La otra tendencia, la de permanecer tumbado o acostado, está estrechamente relacionada a la involución porque la rechazan de pleno. Muchos jóvenes de clase baja y media se han revelado a la lucha descarnada por el éxito desde el jardín de infancia y han decidido cruzarse de brazos ante las exigencias sociales de tener notas sobresalientes, conseguir un buen empleo y casarse a cierta edad.

Los que pertenecen a la subcultura de los acostados siguen el principio del esfuerzo mínimo porque creen que es imposible mejorar su situación económica y social.

El movimiento de "acostarse" cobró tal fuerza que llamó la atención del presidente Xi Jinping, quien censuró la tendencia al señalar que estancaría el progreso de la sociedad china.

Otro movimiento que ha enfrentado la censura china en 2023 es la palabra humineral, que describe de manera sarcástica a los humanos nacidos con el único propósito de ser utilizado por la economía y la sociedad como si fueran minerales o algún recurso descartable y reemplazable.

Estos movimientos no surgen en las calles sino en la subcultura de la internet porque las comunidades en línea permiten unir a personas con intereses y valores que no pueden ser revelados en público porque no se ajustan a las normas culturales y políticas de la autoritaria China.

Otro factor que favorece el fortalecimiento de estos movimientos es que la juventud china ha desarrollado sofisticados mecanismos de encriptación y uso de VPN´s para vencer la censura y el monitoreo gubernamental.

Fuentes: The China Project, Goethe Institut, Business Insider, Forbes.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Las oscuras motivaciones del mapa genético chino