Anuncios

La chilena Antonia Urrejola plantea la creación de una Comisión de la Verdad de Nicaragua

San José, 30 ene (EFE).- La exministra de Relaciones Exteriores de Chile Antonia Urrejola planteó este martes la creación de una Comisión de la Verdad para Nicaragua, como parte del proceso de transición democrática que requiere el país centroamericano, que se encuentra sumido en una crisis desde 2018.

"Hay distintas experiencias de cómo enfrentar esas violaciones (a los derechos humanos) desde las Comisiones de la Verdad, que no necesariamente establecen sanciones penales, pero sí algo que me parece fundamental en la historia de Nicaragua: permiten establecer la verdad", dijo Urrejola al programa Esta Semana y la plataforma Confidencial, que dirige desde Costa Rica el periodista nicaragüense desnacionalizado Carlos Fernando Chamorro.

La expresidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), muy crítica con los Gobiernos de Nicaragua y Venezuela, indicó que una Comisión permitirá no solo establecer "la verdad de 2018 en adelante, sino (también) qué es lo que llevó al 2018, qué es lo que ha llevado a la institucionalidad que hoy día tiene Nicaragua y eso se puede hacer sin necesariamente ir a los tribunales".

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, acentuada tras las controvertidas elecciones generales de noviembre de 2021, en las que el presidente Daniel Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión o en el exilio.

La justicia depende del modelo de transición

"En un país como Nicaragua, en un escenario de democracia incipiente requiere una estabilidad para fortalecerse, requiere estabilidad para poder hacer las reformas necesarias, pero eso no implica meter bajo la alfombra las violaciones a los derechos humanos que se cometieron en el pasado", explicó Urrejola.

La actual experta de la ONU para identificar y verificar los obstáculos a la implementación del acuerdo de paz de 2016 en Colombia dijo que en una Comisión "hay que establecer que, independientemente cuál sea esa transición en Nicaragua, hay ciertos delitos que no pueden ser dejados" por fuera ni ser amnistiados, sobretodo los crímenes de lesa humanidad.

"La experiencia demuestra que cuando se empiezan a canjear esas cosas, tarde o temprano terminan apareciendo igual y se inicia de nuevo este círculo vicioso", advirtió.

La experiencia en otros países es que, si es una democracia es débil o incipiente, se debe ir paso a paso, insistió Urrejola, quien reconoció que "es conflictivo, porque las víctimas quieren justicia, ahora y ya".

En ese sentido, dijo que el modelo de transición de Nicaragua va a determinar en el tiempo inmediato el nivel de justicia, pero no necesariamente los primeros años van a determinar lo que viene después.

El ejemplo de Chile con Pinochet

"Chile es un ejemplo, fue una transición pactada, tuvo una Comisión de la Verdad que fue muy importante, pero solo referido a desapariciones y ejecuciones extrajudiciales. No estaba, por ejemplo, el tema del exilio o la tortura, eso vino después, tenía que ver con que (Augusto) Pinochet, era comandante en jefe, que había senadores designados", puntualizó.

En el caso de la dicutadura de Pinochet (1973-1990), "lo primero fue alcanzar verdad, y esa verdad también fue de alguna manera tener cierta justicia. No justicia en términos de sanciones, pero las víctimas y sus familiares pudieron ir a una Comisión y dar sus testimonios".

Luego lo que llevó a acelerar los procesos criminales, a hacer una comisión de tortura, que es jurisdicción universal, fue cuando Pinochet fue detenido en Londres, lo que obligó también al Poder Judicial chileno a responder, recordó.

(c) Agencia EFE