Anuncios

Chile, herida en su orgullo y con resultados pendulares que acentúan la impaciencia

Santiago de Chile, 18 sep (EFE).- La selección chilena cerró la doble fecha ante Perú y Venezuela por las eliminatorias al Mundial 2026 fuera de los puestos de clasificación y con duras críticas a su juego tras una buena victoria frene a los franjirrojos, que comenzaba a despejar dudas, y una dura derrota de visita que acentuó la impaciencia.

Aunque la tabla no parece ser la mejor medida, la caída ante la Vinotinto hirió el orgullo chileno y las voces locales que claman golpes de timón se escuchan con más fuerza. El técnico argentino Eduardo Berizzo bordea el conflicto y pone la mirada en el horizonte.

“El fútbol se ha vuelto cada vez más volátil. El cuestionamiento y la crítica es parte del trabajo. Cuando pierdes, la crítica aparece, hay que mantenerse frío. Hay que seguir y pensar en positivo. Esta Eliminatoria no te permite lamentarte”, dijo en conferencia de prensa tras el partido.

La victoria ante los peruanos en casa por 2-0 y la derrota 3-0 ante los venezolanos como visitantes muestran un panorama polarizado del rendimiento del equipo dirigido por Berizzo, al menos en los resultados.

A VUELTAS CON LA REGENERACIÓN

Ha sido un inicio de clasificatorias complejo para La Roja, que está inmersa en una renovación que llevará tiempo consolidar y que por momentos demuestra oscilaciones.

Las lesiones de varios jugadores en las fechas jugadas hasta ahora también han conspirado contra la estabilidad del proceso en marcha. La más importante la de Arturo Vidal, que fue operado de la rodilla y no estará disponible para los partidos que restan de este año.

Las convocatorias han sido accidentadas. Para esta doble fecha el central Benjamín Kuscevic, los laterales Nayel Mehssatou y Juan Delgado y el volante ofensivo Javier Altamirano fueron baja antes del inicio, mientras que en septiembre pasado no llegaron a la concentración Damián Pizarro y Bruno Barticciotto.

Y entre Perú y Venezuela, debieron ser liberados por lesión el central Guillermo Maripán y el lateral Matías Catalán.

CAMBIO DE SISTEMA

A pesar de ello, tras estos cuatro partidos jugados en el camino a la Copa del Mundo de Estados Unidos, Canadá y México, La Roja parece comenzar a comulgar con la idea de juego del entrenador, en la que el mediocampo debe sostener la pelota y jugarla con criterio.

Los primeros tiempos ante Colombia, Perú y Venezuela han mostrado a una selección con dominio del juego, además de volumen ofensivo, pero concretar los ataques en goles ha sido más complicado.

La falta de ritmo de juego en el comienzo de la eliminatoria del referente Alexis Sánchez, recién retornado al Inter, y de Ben Brereton con pocos minutos en el Villarreal español ha sido una de las causas. Esa es una zona del campo en la que el relevo todavía no gana protagonismo.

Pero el mayor problema ahora es que el resultado ante Venezuela desdibujó la imagen de La Roja, que en sus partidos previos había conseguido un equilibrio defensivo con dos ceros en el arco.

ERRORES DE COMPETITIVIDAD

La expulsión del volante Marcelino Núñez, apenas a los 15 minutos de iniciado el segundo tiempo, condicionó el desempeño de la selección chilena que cometió errores en el fondo. El primero, del central Paulo Díaz con una mala entrega en salida y luego ya con diez hombres la zaga se vio desbordada con la velocidad de los venezolanos.

Entre las buenas noticias para Chile está el portero Brayan Cortés, que a pesar de los goles recibidos, se reafirma en la posición. También las garantías que ofrece Catalán, Rodrigo Echeverría y Diego Valdés además de Núñez, pese a la expulsión.

En la próxima doble fecha en noviembre Chile recibe en casa a otro rival directo, Paraguay, ambos con cuatro puntos. Los guaraníes ocupan el séptimo lugar de la tabla que da opción al repechaje tras su victoria ante Bolivia. Luego, La Roja tendrá una visita complicada ante Ecuador en Quito.

Antes, vendrá la competencia de los Juegos Panamericanos Santiago 2023 para la que Berizzo preparó a una selección Sub 23 de la que aspira levante el perfil ganador de La Roja, y que la experiencia del torneo ayude a consolidar al relevo para la absoluta, especialmente para los goles que le hacen falta.

María José Rey

(c) Agencia EFE