Anuncios

Champions League: Romelu Lukaku, el “tanque” de 103 kilos al que quieren poner en forma, fue el salvador de Inter ante Porto

Lukaku tomó el rebote en el poste y marca de zurda la victoria de Inter, con Lautaro de testigo
Lukaku tomó el rebote en el poste y marca de zurda la victoria de Inter, con Lautaro de testigo - Créditos: @MARCO BERTORELLO

En la etapa de grupos de la Champions League solo había disputado siete minutos, ante Viktoria Plzen. Los problemas físicos y las lesiones le quitaron continuidad en los últimos meses a Romelu Lukaku, que en otros momentos fue el habitual compañero de ataque de Lautaro Martínez en Inter. En el Mundial de Qatar también tuvo escasa participación. Apenas 53 minutos en dos partidos, en ambos ingresando desde el banco, en el fiasco de Bélgica, eliminado en la primera etapa.

En San Siro, Inter no podía con la resistencia de Porto, en la ida de los octavos de final. Lautaro, que llevó la cinta de capitán y el club lo confirmó en esa función de aquí en adelante por el compromiso que mostró desde que llegó a mediados de 2018, había tenido una buena oportunidad en el primer tiempo, con un cabezazo que se le fue alto.

Martínez y Lukaku fueron la dupla ofensiva en la obtención del Scudetto 2020/21. Después, el belga fue transferido en 113 millones de euros a Chelsea, donde no funcionó. Regresó a préstamo, sin ritmo.

El resumen del partido

A los 12 minutos de la segunda etapa, Lukaku ingresó por el bosnio Edin Dzeko, que hizo un gesto de disconformidad cuando se dirigía al banco. Después, Inzaghi le restó importancia a la reacción de Dzeko. “Yo también me enojé cuando me tocó salir del campo. Me bastó ver después cómo festejó el gol de Lukaku. Son cosas que pasan. Dzeko ha hecho mucho por Inter en estos 18 meses”, valoró el DT.

Unos minutos antes del partido, Giuseppe Marotta, CEO de Inter, había dado una respuesta contundente del motivo por el cual Lukaku viene ocupando un lugar entre los suplentes: “¿Por qué Lukaku va al banco? Romelu tiene 103 kilos que cargar sobre sus hombros. Debe ponerse físicamente en forma. Todavía no está al 100 por ciento, está recuperando su mejor estado. Esperamos que haga grandes cosas en la segunda parte de la temporada”.

Sin embargo, no hubo que esperar tanto para volvieran los goles de Lukaku. Inter tenía un futbolista más por la expulsión de Otávio a los 32 minutos del segundo tiempo. El tanque belga ya había cruzado una asistencia desde la derecha que Lautaro, casi abajo del arco, no llegó a conectar por centímetros.

Lautaro no llega a conectar la asistencia de Lukaku desde la derecha
Lautaro no llega a conectar la asistencia de Lukaku desde la derecha

Inter tiene una fórmula de ataque repetitiva: apertura a las bandas y centro. A los 41 minutos la puso en práctica por enésima vez. Nicolò Barella cruzó el tiro desde la derecha, Lukaku entró como una tromba para conectar un cabezazo que dio en un poste; tomó el rebote y marcó de zurda. Se empieza a reencontrar con la eficacia. El último sábado, cuando el entrenador reservó a algunos titulares -Lautaro, entre ellos-, Lukaku jugó desde el comienzo y convirtió un tanto en el 3-1 sobre Udinese.

“Queríamos hacer el segundo, y no pudimos, pero era importante ganar. Pasé meses complicados después de la lesión, estoy feliz de estar disponible para que el equipo logre nuestros objetivos”, destacó Lukaku. ”No soy individualista, sólo pienso en Inter y estoy feliz de haber ayudado al equipo. Tenemos que seguir así. Iría a la guerra con (Nicoló) Barella. Estoy feliz por su asistencia y para que sigamos adelante”, agregó luego sobre su relación con el mediocampista, con el que había tenido una discusión hace diez días, durante un partido ante Sampdoria por la Serie A.

Contra Porto casi anota el 2-0 con una definición que tapó el arquero Diogo Costa. Tras el final, se quedó charlando con su socio Lautaro sobre la acción en la que no había llegado el bahiense a marcar. Lukaku había sido otra vez el hombre el hombre-gol, el protagonista de una victoria de peso. La revancha se disputará el 14 de marzo en Portugal.