Anuncios

El caso Christian Horner en Red Bull: supuestas fotos íntimas, presunta traición de Verstappen y posible salida de Adrian Newey

Christian Horner, jefe de Red Bull Racing desde que el equipo se unió a la Fórmula 1, en 2005, es objeto de una investigación interna que puede provocar un estallido en la escudería campeona.
Christian Horner, jefe de Red Bull Racing desde que el equipo se unió a la Fórmula 1, en 2005, es objeto de una investigación interna que puede provocar un estallido en la escudería campeona. - Créditos: @Asanka Brendon Ratnayake

Ningún jefe de equipo de Fórmula 1 lleva tantos años al frente de una alineación como Christian Horner, que empezó su magnífica tarea en Red Bull Racing (RBR) en 2005, año en que la escudería de Milton Keynes irrumpió en el Gran Circo. Bajo su paraguas, el conjunto obtuvo seis títulos de campeón mundial de constructores y entre Sebastian Vettel y Max Verstappen cosecharon siete coronas de pilotos: un tetracampeonato firmó el alemán, con pavoroso dominio entre 2010 y 2013, y el neerlandés arrolla en las pistas desde 2021, cuando finalizó con el reinado de Lewis Hamilton y Mercedes. Sin modificaciones sustanciales en el reglamento, que se producirán en 2026, sospechar que RBR se sostendrá en la cima no es errado. Pero todo quedó patas arriba este lunes, cuando estalló un escándalo que involucra a Horner y puede ofrecer múltiples daños colaterales.

“Comportamiento inaceptable hacia un miembro del equipo” es el eje del proceso que abrió Red Bull y que publicó el diario neerlandés De Telegraaf. “Después de conocer algunas acusaciones recientes, la compañía inició una investigación independiente [...]. El proceso está en marcha y lo lleva adelante un abogado externo. La investigación se completará lo antes posible. No sería apropiado hacer más comentarios en este momento”, respondió el equipo al medio que detonó la bomba. Este viernes Horner será interrogado por un abogado ajeno a la compañía, para evitar un posible conflicto de intereses. Según Motorsport.com, otros empleados ya declararon en la pesquisa.

Este viernes Horner será investigado por un abogado externo a Red Bull Racing; la escudería pretende una rápida resolución del escándalo, porque el jueves siguiente presentará el modelo de este año.
Este viernes Horner será investigado por un abogado externo a Red Bull Racing; la escudería pretende una rápida resolución del escándalo, porque el jueves siguiente presentará el modelo de este año.

Entre tanto hermetismo que envuelve al hecho se filtró que la denuncia a Horner obedece a fotografías íntimas que el inglés, de 50 años y casado con Geri Halliwell (ex integrante de Spice Girls) habría enviado a una empleada con la que mantiene una estrecha relación laboral. La acusación fue tajantemente rechazada por el boss de Red Bull Racing, según señaló De Telegraaf: “Niego completamente esas afirmaciones”, fue la escueta respuesta que recibió el diario neerlandés.

Algunos medios europeos, en particular Bild y Motorsport-Total, de Alemania, mencionan que detrás una probable caída de Horner estaría la mano de Jos Verstappen, el padre de Max. Una relación tirante y varios cortocircuitos en los últimos tiempos serían el combustible del ex piloto neerlandés para azuzar el escándalo, según el portal que es parte del conglomerado Motorsport Network. “El hecho de que la historia se haya filtrado en Países Bajos probablemente no sea una coincidencia... Entre bastidores de la F. 1 se rumoreó que la relación personal entre Horner e Jos Verstappen está gravemente dañada”, apunta el artículo. Los Verstappen construyeron una amistad con Helmut Marko, asesor de Red Bull y quien durante 2023 tuvo algunos roces con el jefe del equipo. Se trata de dos personalidades muy diferentes, cuyas observaciones no siempre se enfocan hacia el mismo rumbo y que pulsean por el máximo poder dentro de una estructura que suele mostrar al austríaco como el malo de la película en la toma de decisiones, en particular las relacionadas con los pilotos de la Academia.

Jos y Max Verstappen: el padre del tricampeón del mundo es apuntado como posible facilitador de material periodístico para que se desatara el estallido en Red Bull, ya que está en tensión con Horner.
Jos y Max Verstappen: el padre del tricampeón del mundo es apuntado como posible facilitador de material periodístico para que se desatara el estallido en Red Bull, ya que está en tensión con Horner. - Créditos: @Archivo

La tormenta se desató diez días antes de la fecha de presentación del modelo RB20 con el que el equipo pretende extender el dominio este año en la Fórmula 1. La imagen de Horner junto a los pilotos en el lanzamiento siempre recorrió el planeta, pero esta vez la escudería no se pronunció sobre la comparecencia del británico junto a Verstappen y al mexicano Sergio Checo Pérez en la presentación, del jueves 15. Seis días después, los equipos empezarán los ensayos de pretemporada, que se desarrollarán durante tres jornadas en el circuito de Baréin, escenario del gran premio inicial del campeonato, del 1 al 3 de marzo.

La celeridad que pretende Red Bull Racing en la investigación reúne varias aristas y la más crítica resultaría un eventual alejamiento de Horner. La apretada agenda, con los compromisos a la vuelta de la esquina, impide un margen de maniobra suficiente. Los 19 años del inglés como faro del equipo son una experiencia que no se reemplaza con facilidad. Actualmente la factoría de Milton Keynes expone una inercia ganadora que sin el jefe puede desaparecer.

Algunos hombres de relevancia que no ocupan cargos en equipos de F. 1 pueden ser tentados para la conducción: Mattia Binotto –ex jefe de Ferrari–, Otmar Szafnauer –de último paso por Alpine– y Guenther Steiner, despedido recientemente de Haas, bien pueden estar en el radar de Marko en el caso de que Horner resulte cesanteado o dimita si se comprueba una conducta inapropiada. Otra posibilidad es descubrir al sucesor dentro de la misma estructura, y en ese el candidato que mayores chances tiene es Jonathan Wheatley: también británico, es el director deportivo, y subió la escalera en los boxes del Gran Circo desde la posición de mecánico junior en Benetton.

El talentoso diseñador Adrian Newey es artífice de los éxitos de Red Bull Racing en la Fórmula 1; el británico puede alejarse de la escudería en el caso de que Horner no siga al frente del equipo.
El talentoso diseñador Adrian Newey es artífice de los éxitos de Red Bull Racing en la Fórmula 1; el británico puede alejarse de la escudería en el caso de que Horner no siga al frente del equipo.

Una posible demora en la resolución del conflicto generaría incomodidades internas, además de requerir un nuevo orden jerárquico hasta que la investigación ofrezca un panorama esclarecedor. Y el futuro de Adrian Newey, diseñador e integrante crucial de Red Bull, puede estar atado a la continuidad o la salida de Horner: ambos tienen una cláusula para protegerse entre ellos en el caso de que uno deje la escudería de Milton Keynes. El diseño de Newey fue extraordinario para que RBR tomara una ventaja determinante en los últimos años, entre el control del porsposing y el aprovechamiento de la velocidad extra que ofrece el DRS.

Y como para aumentar el atribulado pasaje que transita el equipo y puede involucrar a dos de sus máximas estrellas, Amanda Smerczak, la mujer de Newey, aprobó en la red social X un comentario que involucraba al ingeniero con Lewis Hamilton y Ferrari, piloto y escuadra que se unirán en 2025. Un juego que, de confirmarse, sería un nuevo sacudón para la Fórmula 1.