Anuncios

Carlos Reinoso, el DT cuyo triunfo más grande fue ganar la batalla para salir de las drogas

Carlos Reinoso durante un partido entre Veracruz, equipo que dirigía, y Toluca en el año 2016: (Héctor Vivas/LatinContent via Getty Images)
Carlos Reinoso durante un partido entre Veracruz, equipo que dirigía, y Toluca en el año 2016: (Héctor Vivas/LatinContent via Getty Images)

Carlos Reinoso ha sido uno de los extranjeros más destacados que han pasado por el futbol mexicano. El chileno vivió su esplendor como el América a principios de los 70, en su faceta de jugador, y luego como entrenador en los 80. Es el único jugador que ha brillado en dos niveles altos con los azulcremas, por algo se le ha conocido siempre como 'El Maestro', pero hubo una etapa en la vida de Reinoso que lo llevó a tocar fondo y conocer fantasmas que pudieron arruinarle la vida.

Fue hace más de treinta años cuando Reinoso cayó en la cocaína. En su época como jugador, que finalizó en 1980, no fue consumidor de ninguna droga. Siempre hizo gala de disciplina, por ese motivo jugó hasta los 35 años en un gran nivel. Todo empezó cuando trabajó en Monterrey, como director técnico de los Tigres, de 1989 a 1992. Fue ahí cuando tuvo su primer contacto con la cocaína, la droga que le llevaría a la adicción. "El mayor triunfo de mi vida es haber salido de las drogas, me recuperé hace más de 30 años y no fue fácil, me costó un mundo. Me acerqué a Dios, mi hija Paola me ayudó muchísimo, el acercamiento de mis hijos me ayudó a salir adelante", contó Reinoso en entrevista con La Saga, en donde reconoció que llegó a consumir "20 pases" al día.

En un principio, se alejó de la droga sin requerir asistencia especializada, después de haber entrado a un grupo cristiano en el que obtuvo cierto respaldo para dejar de lado la cocaína. "Un día fuimos a Amistad Cristiana y yo iba con la droga en los bolsillos, escuchando la predicación del pastor, sentía que yo ya había cometido todos los pecados. En ese momento solté a llorar, volví a casa y en el baño tiré la droga al escusado". Durante su etapa como director técnico del Veracruz, de 1992 a 1994, Reinoso estuvo alejado de las drogas, pero el problema volvió poco tiempo después.

Reinoso vivió una recaída durante su etapa en Toros Neza (1994-1996), y fue ahí cuando recibió apoyo de Juan Antonio Hernández, quien fuera propietario del club mexiquense y directivo de mucho renombre en el futbol mexicano en general (él creó la Asamblea de Dueños). "Tuve una recaída en Toros Neza y quien me ayudó mucho fue Juan Antonio Hernández. Recaí porque apareció en mi vida mi hija Jessika cuando tenía 18 años y yo no sabía cómo decirle a mi mujer. En ese momento recaía y fue el señor Hernández quien un día se acercó a decirme: 'Quiero que vayas a Oceánica' y yo no sabía cómo se había dado cuenta. Esa misma noche me interné, estuve un mes y a partir de entonces no volví a consumir", contó Reinoso, que siempre hizo todo lo posible por mantener su adicción en secreto, de ahí que le haya tomado por sorpresa la propuesta de Hernández.

"Una experiencia muy fuerte, muy dura para cualquier ser humano, pero se sale. Hasta el día de hoy, nunca más. El que quiere puede, solo debes ponerte bien los pantalones", dijo el chileno en entrevista con Antonio de Valdés en 2021. Reinoso no volvió a experimentar el auge como entrenador que tuvo con el América y el Tampico Madero durante los 80 (con 'La Jaiba' desarrolló un futbol espectacular y perdió la final del Prode 85 justamente ante el América), pero sí tuvo algunos logros que lo mantuvieron como un entrenador recurrente en el contexto mexicano: ganó títulos de Ascenso con León y San Luis; y dio vida a la última gran versión del Veracruz, club al que volvió protagonista de diversas Liguillas entre 2015 y 2017, y con quien ganó la Copa MX.

Después de aquello, tuvo una última experiencia en el Correcaminos en 2019. Desde entonces, Reinoso no ha dirigido a ningún equipo en el futbol mexicano. Actualmente es comentarista para TUDN, constantemente es consultado por el presente del América, y no ha anunciado un retiro formal como director técnico, aunque lleva ya cuatro años sin equipo. Su ejemplo de lucha en un momento de oscuridad trasciende la magia que supo brindar en el campo de juego. Y eso lo dice todo sobre una de las grandes glorias del futbol mexicano.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Vergonzoso: paramédico de Cruz Roja en Tijuana le roba a mujer que acababa de morir