Anuncios

El cardenal de Quebec niega las acusaciones de abusos sexuales contenidas en una demanda

Toronto (Canadá), 31 ene (EFE).- El cardenal de Quebec, Gérald Lacroix, negó las acusaciones de abusos sexuales incluidas en una demanda colectiva presentada la semana pasada en Canadá contra la archidiócesis de Quebec.

Lacroix, de 66 años, es uno de los 15 acusados incluidos en la demanda, en la que una mujer, cuya identidad no es pública, alega que el cardenal abusó de ella entre 1987 y 1988, cuando tenía 17 años.

En un vídeo publicado el martes en la web de la archidiócesis de Quebec, Lacroix negó "categóricamente" las acusaciones.

"Nunca, que yo sepa, he realizado acciones inapropiadas hacia nadie, ya sean menores o adultos. Mi alma y mi conciencia están en paz ante estas acusaciones que refuto. Me comprometo a respetar el proceso legal de la presente demanda colectiva", declaró Lacroix.

Lacroix también confirmó que decidió retirarse "temporalmente" de las actividades de la diócesis.

"No se trata de una dimisión, sino de una retirada temporal que nos permita evaluar mejor los próximos pasos a seguir y considerar las decisiones que hay que tomar", añadió.

La archidiócesis indicó en un comunicado que el despacho de abogados Arsenaul Dufresne Wee que ha presentado la demanda rompió de forma unilateral las conversaciones que mantenían para llegar a una resolución amistosa.

Monseñor Marc Pelchat, obispo auxiliar de Quebec, declaró que a pesar de la ruptura de las negociaciones y la presentación de la demanda, la Iglesia católica de Quebec sigue considerando que es posible una "solución amistosa".

"Nuestra puerta está abierta, estamos totalmente preparados para ofrecer un acuerdo que se base en precedentes en tales asuntos", afirmó Pelchat.

En declaraciones a la radiotelevisión pública canadiense, CBC, Alain Arsenault, uno de los abogados de la demandante, criticó las declaraciones del cardenal sobre las negociaciones, al considerar que violan un acuerdo de confidencialidad firmado por las dos partes.

(c) Agencia EFE