Anuncios

Candela Francisco logró el título en el Campeonato Continental de Ajedrez en La Habana a los 16 años y se clasificó para la Copa del Mundo

Todo disfrute para Candela Francisco: camiseta argentina, playa y ajedrez; a los 16 años, conquistó el Campeonato Continental y aspira a ser campeona del mundo.
Todo disfrute para Candela Francisco: camiseta argentina, playa y ajedrez; a los 16 años, conquistó el Campeonato Continental y aspira a ser campeona del mundo. - Créditos: @Instagram

En una brillantísima actuación, Candela Francisco, de 16 años, ganó este viernes el Campeonato Continental de Ajedrez femenino en La Habana, Cuba. La argentina se impuso entre 70 participantes de 20 países al hacer tablas con la peruana Ann Chumpitaz en la última fecha y se clasificó para la Copa del Mundo, que disputará del 5 al 25 de julio próximo en las ciudades chinas de Shanghai y Chongqing.

“Esta chica es una ajedrecista genial, y promete ser una de las mejores del mundo si mantiene la progresión que lleva hasta ahora. Ya desde hace tiempo muestra excelentes resultados deportivos no sólo en el ajedrez femenino, sino también compitiendo con hombres”, la describe Pablo Ricardi, que es gran maestro internacional y docente.

Este triunfo catapulta a Candela al primer lugar del ajedrez nacional. En cuanto se compute este certamen, por su ranking Elo pasará a ser la primera jugadora argentina, ratificando en los números algo que estaba a la vista por el nivel de juego que venía exhibiendo. Para calibrar el alcance de su talento cabe señalar que en su categoría, la de menores de 16 años, está entre las cinco mejores del planeta.

En el torneo desarrollado en la capital cubana, en el que había múltiples favoritas, la chica de Pilar superó a adversarias más experimentadas y derrotó esta semana en su partida a la peruana Daisy Cori Tello, de 29 años, la jugadora más destacada de Latinoamérica.

Candela Francisco muestra el trofeo de una de sus conquistas, la del Sub 20 de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.
Candela Francisco muestra el trofeo de una de sus conquistas, la del Sub 20 de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. - Créditos: @Instagram

A una edad en la que la mayoría de los ajedrecistas aún no logra equilibrar su juego, Candela consigue hacerlo. Para imponerse en semejante certamen supo superar los escollos que implican el impulso, la ansiedad, la pérdida de la paciencia, con frialdad y un buen juicio necesario para jugar bien en todo tipo de posiciones, ya sea de ataque, de defensa, aperturas o finales.

Siguiendo la estela de otras grandes argentinas, como Claudia Amura y Carolina Luján, Candela Francisco escribe su propia historia, que tiene visos de ser una nunca antes lograda en el ajedrez argentino.

Cuando tenía 9 años, casi por casualidad, vio en un shopping un cartel que anunciaba clases de ajedrez y, pese a no tener mucha idea sobre de qué se trataba, pidió a sus padres, que ayudaban en un comedor de niños, que la inscribieran. Así sobrevino el comienzo de una gran historia de pasión y perseverancia. Descubrió que le gustaba la práctica, y mucho. Y que era muy buena en eso, aunque su madre, Lorena, optó por dejar de llevarla los sábados a la mañana cuando la pequeña se había entusiasmado.

La concentración de Candela Francisco frente a un tablero; en apenas siete años construyó su carrera a la cima nacional y americana.
La concentración de Candela Francisco frente a un tablero; en apenas siete años construyó su carrera a la cima nacional y americana. - Créditos: @Instagram

Candela se lo tomó muy en serio, a pesar de su edad, y nunca lo consideró un pasatiempo. “No enseñaban solamente ajedrez, sino que era un taller para pintar, hacer dibujos, hacer sopas de letras, crucigramas... Era más para pasar un momento con otros chicos”, recuerda la hoy campeona. El profesor advirtió que ella daba como para más, pero la mamá no lo creyó. Sí su abuelo, que observó las ganas de la nieta y la anotó en un certamen en la Escuela Municipal de Pilar. Una curiosidad risueña: “Fui a ese torneo y cuando llegué dije «mamá, no sé jugar con las piezas negras». Es una locura: hay dos colores y no sé jugar con uno”. Culminó tercera en un campeonato que terminó siendo nacional.

Se esforzó para seguir mejorando, con voluntad, disciplina y paciencia. No solamente lo consiguió, sino que además, antes de esta conquista americana, ya acumulaba otras internacionales y menciones olímpicas. Candela es tricampeona argentina, pues obtuvo el primer lugar en las categorías sub 12 en 2017, sub 14 en 2019 y sub 16 en 2021. Además, protagonizó Olimpíadas de ajdrez en 2020 y 2021, y resultó subcampeona mundial de Blitz en 2020. También se consagró campeona mundial por equipos en 2021, cuando los torneos se desarrollaban de manera virtual debido a la pandemia de Covid-19.

Seleccionada entre 256 chicos del planeta para participar en el Dubai Camp, un programa de la Federación Internacional (FIDE) que tiene el objetivo de potenciar a las promesas del juego, viajó a la ciudad de Emiratos Árabes Unidos en noviembre de 2021 y allí tomó clases con el indio Viswanathan Anand, una leyenda del ajedrez, y con el entrenador ruso Mikhail Kobalia, al que logró ganarle en partidas simultáneas.

Candela en la cima del podio y con la bandera argentina; la bonaerense sigue acumulando títulos de campeona.
Candela en la cima del podio y con la bandera argentina; la bonaerense sigue acumulando títulos de campeona. - Créditos: @Instagram

Su dedicación, su pasión y su talento tuvieron el premio y el impulso de una conquista que a la adolescente argentina le abrió las puertas de los torneos internacionales: se consagró campeona nacional sub 16 en el Cenard y eso le dio la posibilidad de representar al país en sudamericanos, panamericanos y mundiales. La cosecha continúa hoy, fronteras afuera.

Ser campeona del mundo es mi gran sueño. No soy de compararme; cada día quiero superarme a mí misma”, avisa Candela Francisco, como si el lauro de La Habana no hablara por sí solo.