Anuncios

Canciller de Irán anuncia su visita a Pakistán tras la crisis por ataques en la frontera

Islamabad, 22 ene (EFE).- Los gobiernos de Islamabad y Teherán dieron este lunes un nuevo paso hacia la desescalada de la crisis diplomática al anunciar la visita a Pakistán del ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Hossein Amir Abdollahian, el próximo 29 de enero, días después de que un intercambio de bombardeos causara doce muertos.

"Por invitación del ministro de Asuntos Exteriores (de Pakistán), Jalil Abbas Jilani, el ministro de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán, Hossein Amir Abdollahian, realizará una visita a Pakistán el 29 de enero de 2024", informaron ambas partes en un comunicado conjunto.

Tras una conversación telefónica entre Jilani y Abdollahian, ambos países decidieron además permitir el regreso de sus respectivos embajadores en Islamabad y Teherán a partir del próximo viernes.

La conversación de los cancilleres y el regreso de los embajadores supone un paso hacia la normalización de las relaciones entre Pakistán e Irán, que vivieron la semana pasada uno de los momentos más tensos en años recientes.

La crisis comenzó el martes de la semana pasada, cuando Teherán afirmó haber bombardeado instalaciones en Pakistán de un grupo suní al que califica de terrorista, Yeish al Adl.

El país persa aseguró que el ataque, en una zona situada a kilómetros de zonas residenciales, fue precipitado por una “inminente amenaza terrorista” contra el pueblo iraní.

En respuesta al ataque, que según Pakistán mató a dos niños, Islamabad llamó a consultas a su embajador en Teherán y pidió al país vecino la retirada de su representante en la capital paquistaní.

Seguido de ello, el Ejército aseguró haber atacado escondites de dos grupos separatistas paquistaníes en Irán: el Ejército de Liberación de Baluchistán (BLA) y el Frente de Liberación Baluchi (BLF).

Teherán condenó el ataque, que denunció que mató a diez personas, al tiempo que apeló las “fraternales” y “amistosas” relaciones con Pakistán en un intento por calmar la tensa situación.

Pakistán e Irán se han acusado mutuamente en el pasado de no hacer lo suficiente para atajar la actividad de los grupos insurgentes que operan a través de su porosa frontera.

(c) Agencia EFE