Anuncios

Cancelan la ejecución del prisionero que más tiempo lleva en el corredor de la muerte en EE.UU. al fracasar el intento de aplicarle una inyección letal

La cámara de ejecución de la Institución de Máxima Seguridad de Idaho.  (AP/Jessie L. Bonner, File)
La cámara de ejecución de la Institución de Máxima Seguridad de Idaho. (AP/Jessie L. Bonner, File) - Créditos: @Jessie L. Bonner

KUNA, Idaho.- La ejecución del asesino múltiple Thomas Eugene Creech, uno de los presos que más tiempo lleva en el corredor de la muerte en Estados Unidos, se postergó el miércoles en Idaho al fracasar un intento de aplicarle una inyección letal.

Creech, de 73 años y encarcelado en 1974, fue declarado culpable de cinco asesinatos en tres estados, y es sospechoso de varios crímenes más. Ya cumplía cadena perpetua cuando mató a golpes a otro reo en 1981, crimen por el cual iba a ser ejecutado el miércoles.

Thomas Eugene Creech, en 2009, en Idaho. (Idaho Department of Correction via AP)
Thomas Eugene Creech, en 2009, en Idaho. (Idaho Department of Correction via AP)

Creech fue llevado en camilla a la cámara de muerte en la Institución de Máxima Seguridad de Idaho a las 10 de la mañana. El director de la prisión anunció que cancelaba el procedimiento a las 10.58.

El director de prisiones de Idaho indicó que el equipo médico no pudo conectarle la sonda intravenosa para administrarle la droga letal. Tres miembros del equipo intentaron siete u ocho veces de insertarle la sonda intravenosa, tanto en los brazos como en las piernas.

Los lugares para conectarle la sonda parecían haber estado en el hueco de sus brazos, sus manos, cerca de sus tobillos y sus pies. En cierto momento, el carrito que llevaba los suministros médicos fue colocado frente a la ventana de los representantes de la prensa, ocultando parcialmente la vista.

El pastor Duane Anders, de la Catedral de las Montañas Rocosas, y el pastor Buddy Gharring, de Hillview United Methodist, protestan contra la pena de muerte de Thomas Eugene Creech reunidos frente a la Institución de Máxima Seguridad de Idaho en Kuna, Idaho, el miércoles 28 de febrero de 2024. (Sarah A. Miller/Idaho Statesman via AP)

Después, uno de los funcionarios tuvo que salir de la cámara de ejecución para conseguir suministros adicionales.

Todo el tiempo, Creech miró en dirección a sus familiares y representantes, que estaban sentados en un cuarto separado para testigos. Sus brazos estaban atados a la mesa, pero con frecuencia estiró los dedos hacia ellos, a veces como si estuviera saludando con la mano, a veces solo estirando los dedos. En cierto momento pareció decirle “Te amo” a alguien en el cuarto.

Después que fue suspendida la ejecución, el director penitenciario, Josh Tewalt, se le acercó a Creech y le susurró algo por varios minutos, dándole un apretón al brazo.

“Después de consultar con el jefe médico, se determinó que el equipo médico no podía establecer una vía intravenosa, lo que imposibilitaba la ejecución”, dijo Tewalt en un comunicado. Creech fue devuelto a su celda, se informó.

Los abogados de Creech inmediatamente presentaron un pedido de postergar la ejecución, afirmando que “dado el torpemente fracasado intento de ejecución esta mañana, que demuestra la incapacidad del Departamento Correccional de Idaho para realizar una ejecución humana y constitucional, los abogados aquí firmantes pedimos preventivamente una postergación urgente de la ejecución para evitar más intentos hoy”.

El Departamento Correccional de Idaho dijo que su orden de ejecución contra Creech iba a expirar, por lo que está considerando sus próximos pasos. “Como resultado de esto, la sentencia de muerte expirará”, señaló Tewalt.

Iba a ser la primera ejecución en Idaho en 12 años. Estaban presentes seis funcionarios de Idaho -entre ellos el secretario estatal de Justicia, Raul Labrador- y cuatro representantes de medios de comunicación, incluida la agencia The Associated Press.

Los abogados de Creech presentaron infructuosamente una serie de apelaciones de último minuto, pidiendo que la ejecución fuera postergada o que su sentencia fuera conmutada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad.

La última ejecución fallida en Estados Unidos fue la del asesino convicto Kenneth Smith en Alabama, en noviembre de 2022, mediante inyección letal. Smith finalmente fue ejecutado en enero de este año en la primera ejecución en el país realizada con gas nitrógeno.

Agencias AP y AFP