Anuncios

"El cambio de nombre es lo de menos, se trata de cambiar el modelo"

CIUDAD DE MÉXICO, enero 29 (EL UNIVERSAL).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) señaló que algunos medios de comunicación, integrantes de partidos políticos y hasta precandidatos, han aprovechado para tergiversar las palabras de Rosario Piedra, presidenta del Organismo Nacional, y mentir en torno a la desaparición de la Comisión con la intención de crear un clima de incertidumbre.

Esto luego que Piedra Ibarra acudió a una comparecencia ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión en el Palacio legislativo de San Lázaro y planteó desaparecer la CNDH para crear una defensoría del pueblo.

"El cambio de nombre es lo de menos, se trata de cambiar el modelo que nos impusieron los neoliberales Carlos Salinas de Gortari y Fernando Gutiérrez Barrios, este último el más grande perpetrador de violaciones de derechos humanos en el país en el siglo XX", precisó la CNDH en un comunicado.

Destacó que se debe superar la figura de los llamados órganos constitucionales autónomos, que sólo han creado y enriquecido una casta burocrática dorada, alejada del pueblo y ajena a sus intereses, que hizo de la Comisión, hasta hace cinco años, rehén de poderes fácticos.

"Por ende, la Institución Nacional de Derechos Humanos más costosa y menos productiva de todo el mundo, en materia de protección y defensa de los derechos humanos", remarcó.

El Organismo Nacional detalló que como parte de la campaña sucia en los últimos cuatro años, se comenzó a transmitir una idea, equivocada y tendenciosa, de que la propuesta de desaparecer a la CNDH como se le conoce actualmente, lleva la intención de eliminar la defensa y protección de los derechos humanos en el país.

Así como esconder sus violaciones, cuando, en realidad, se trata de dotarla de mejores instrumentos y herramientas, potenciar sus alcances y facultades, para que deje de ser una institución meramente testimonial, con una larga tradición de simulación y burocratismo, que han denunciado, desde su origen, las propias víctimas.

"Gracias a la transformación que proponemos, las recomendaciones que actualmente emite la CNDH no quedarían a consideración de cumplirse o no por parte de las autoridades recomendadas, su cumplimiento sería obligatorio.

"Además de que se plantea la incorporación de acciones preventivas, para evitar la consumación de las violaciones a derechos humanos y no solamente reaccionar frente a las quejas, como sucede hasta ahora", refirió.

La CNDH subrayó que no es un capricho ni una ocurrencia sin sustento, sino, por el contrario, es resultado de demandas ciudadanas y análisis y reflexiones de organizaciones y colectivos, no de ahora, sino de hace muchos años.

Abundó que implica cumplir con la reforma en materia de derechos humanos que se hizo desde 2011, y aplicar a cabalidad el artículo 1º de nuestra Constitución, producto de esta.

Resaltó que en los últimos cuatro años han disminuido el presupuesto y elevaron la productividad; eliminaron los privilegios de los altos mandos, cancelaron el outsourcing y elevaron los salarios del personal profesional y operativo y de los visitadores adjuntos.

Indicó que 2023, la Comisión emitió 371 recomendaciones, más de una diaria, el mayor número por año en toda su historia; y 90% de esas recomendaciones han sido dirigidas a autoridades del actual gobierno federal.