Anuncios

Brecha salarial presente en trabajadoras del hogar

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 26 (EL UNIVERSAL).- En México, el 37.1% de hombres trabajadores del hogar perciben más de un salario mínimo y el 22.8% de mujeres perciben esta misma cantidad, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), con motivo del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, que se conmemora el 30 de marzo.

"Destaca una diferencia notoria en los niveles de ingresos, según sexo: 70.4% de las trabajadoras del hogar percibió hasta un salario mínimo, mientras que 43.5% de los hombres estuvo en este rango salarial. En contraste, 22.8% de las mujeres percibió más de uno y hasta dos salarios mínimos, mientras que 37.1% de los hombres se encontraba en este nivel salarial", explicó el Inegi en un comunicado.

Al retomar datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del tercer trimestre del 2023, además de reflejar la brecha salarial, se presentó una brecha educativa, ya que el 25.9% de los hombres cuentan con educación media superior y superior y solo el 13.3% de las mujeres están en este nivel educativo.

En relación al acceso a prestaciones laborales, la ENOE reveló que 69.5% de la población total insertada en esta actividad no recibía ningún tipo de prestaciones laborales por parte de quienes los contrataron. De las mujeres, 71.3% se encontraba en esta situación; para los hombres, este porcentaje fue de 53.1%, informó el Inegi.

En México, de acuerdo con dicha encuesta, al tercer trimestre de 2023, había 2.5 millones de personas de 15 años y más ocupadas en trabajo doméstico remunerado, una cifra que representó 4.2% del total de personas ocupadas a nivel nacional. En 2023, nueve de cada 10 personas dedicadas al trabajo doméstico eran mujeres.

Según sexo, el Inegi refirió que un mayor porcentaje de mujeres ocupadas en trabajo doméstico remunerado lo hizo en la informalidad (96.3 %). De los hombres, 83.4 % estaba en esta condición.

Por último, el comunicado señaló que el 97.1% del total de personas ocupadas en esta actividad laboraban sin un contrato por escrito; 2.5 % sí contaba con uno y 0.4 % respondió no saber si lo tenía o no.