Anuncios

‘Break Point’, la serie del tenis que buscar tener el mismo efecto que ‘Fórmula 1: Drive To Survive’: depresión, egos, éxito, oscuridad y adicciones

El australiano Nick Kyrgios, aquí junto con su novia Costeen Hatzi, es uno de los máximos protagonistas de 'Break Point', la serie de Netflix sobre el mundo del tenis que se estrenará este viernes y que fue realizada por la misma productora de la exitosa 'F1: Drive To Survive'
El australiano Nick Kyrgios, aquí junto con su novia Costeen Hatzi, es uno de los máximos protagonistas de 'Break Point', la serie de Netflix sobre el mundo del tenis que se estrenará este viernes y que fue realizada por la misma productora de la exitosa 'F1: Drive To Survive'

Está comprobado: ‘F1: Drive To Survive’ fue (es) una serie documental (en la plataforma Netflix) que ayudó a la máxima categoría del automovilismo a potenciar su marca y su difusión, que colaboró directamente para atraer a nuevas audiencias y fortaleció el negocio mundialmente. Atraído por este fenómeno, el mundo del tenis profesional se subió perspicazmente a la ola y entendió que realizar un producto cinematográfico con ciertos matices similares (y hasta con la misma productora, Box To Box Films) podría ser una buena estrategia para impresionar a los millones de fanáticos que ya posee el deporte de las raquetas y, sobre todo, seducir a un público nuevo y con un sinfín de ofertas de contenido. Este viernes, también por Netflix, se lanzarán los primeros cinco episodios de ‘Break Point’ , una serie que se involucra en el detrás de escena del tenis de elite.

'Break Point', el nuevo documental de tenis, se estrenará este viernes en Netflix
'Break Point', el nuevo documental de tenis, se estrenará este viernes en Netflix

“Esta es la realidad del tenis de más alto nivel. Tienes que ganar. Mentalmente no te puedes despistar ni un momento. No puedes ser irregular. No puedes tener un día malo. No puedes”. La descripción, una de las que truenan en el primer episodio, le pertenece a Andy Roddick, un extraordinario jugador ya retirado que alcanzó la cima del ranking en 2003 y ganó 32 títulos (incluido un Grand Slam), pero así y todo se vio frustrado por ser contemporáneo de una leyenda como Roger Federer. En el sentido de la frase del estadounidense se apoya gran parte del efecto que tiene la serie, que se estrenará justo antes del Australian Open (comienza el domingo por la noche de la Argentina) y que tendrá cinco episodios más en junio. El acceso a lugares restringidos deja en evidencia la ferocidad que muchas veces tiene el circuito y que el aspecto psicológico es, prácticamente, lo más importante . Se suele decir coloquialmente que la “mente” es el músculo más importante del tenista. Y es muy real.

“Es una droga. Este deporte es una droga. Ganar grandes torneos y partidos es adictivo” , reconoce la española Paula Badosa, actual 11° del mundo y ex 2°, en el segundo episodio. La jugadora de 25 años fue campeona junior de Roland Garros en 2015 y se la etiquetó como “la nueva Maria Sharapova”, comparación que la llenó de presiones y la afectó. Fue una de las primeras en hablar sobre “depresión” y buscó ayuda profesional (todo ese proceso lo profundiza en el documental). “Si ven las redes sociales pueden creer que mi vida es perfecta y no lo es. Por supuesto que estoy viviendo un sueño, pero a la vez no es fácil gestionar las expectativas y la presión”, argumenta Badosa, que sufrió “bloqueos” mentales. Y apunta, más madura y equilibrada: “Mucha gente no habla de eso porque pareciera que van a quedar débiles, pero creo que es lo contrario. Hay que hablar sobre ello”.

El drama de Kyrgios con el alcohol y las noches de fiesta

El Abierto de Australia, Indian Wells, Madrid y Roland Garros son los torneos en los que la serie (compartida por la ATP y la WTA, los organismos que gestionan ambos circuitos) ingresa durante los primeros cinco capítulos; luego llegarán Wimbledon, el US Open y el torneo de Maestros, entre otros. En el primer episodio, sobre todo, Nick Kyrgios es el gran protagonista. El australiano que tiene talento para ganarle a cualquiera, pero se autosabotea como nadie, es seguido a todos lados por las cámaras durante el Grand Slam aussie 2022. Todo comienza con una crisis severa (eliminación en la segunda ronda de singles) y termina con un sueño cumplido (ganar el título en dobles, haciendo pareja con su compatriota y amigo de los tiempos de juveniles, Thanasi Kokkinakis).

Los australianos Thanasi Kokkinakis y Nick Kyrgios, protagonistas en 'Break Point'
Los australianos Thanasi Kokkinakis y Nick Kyrgios, protagonistas en 'Break Point' - Créditos: @Courtesy of Netflix © 2023

Con aires actorales, pero, en definitiva, honestidad brutal, Kyrgios habla sobre sus tiempos oscuros. “Los primeros cuatro o cinco años de mi carrera fueron muy caóticos. Cuando Horse [Horsfall; su agente] estaba de gira conmigo cuidándome, cuando básicamente solo él me cuidaba, podía ver que mi salud mental disminuía cada semana. Mi vida estaba fuera de control: bebía todas las noches” , confiesa Kyrgios, actual 21° del ranking y profesional desde 2013.

Horsfall describe esos tiempos de Kyrgios como “difíciles” y que en varias ocasiones tuvo que salir a buscarlo después de noches largas. “Solía tener tu ubicación en mi teléfono y algunas mañanas buscaba físicamente dónde estabas, en qué hotel estabas, en qué casa te hospedabas antes de los torneos, antes de un partido. Eso fue duro”, le recuerda su representante al tenista.

Uno de los momentos más íntimos se produce en Canberra, la ciudad en la que nació Kyrgios. “Me preocupo todos los días por él. Todos los días. Ha pasado por cosas tristes”, susurra Norlaila, la mama de Nick, sosteniendo una raqueta rota de su hijo, sentada sobre la cama de la habitación de él.

La española Paula Badosa sufrió depresión y dice: "Este deporte es una droga. Ganar grandes torneos y partidos es adictivo”
La española Paula Badosa sufrió depresión y dice: "Este deporte es una droga. Ganar grandes torneos y partidos es adictivo”

Kyrgios, que el año pasado alcanzó la final de Wimbledon (perdió con Novak Djokovic), reconoce que el hecho que impulsó su carrera se produjo en la cancha central del All England. Fue en 2014, cuando era el 144° del mundo y derrotó a Rafael Nadal (por entonces, 1°), en 8vos de final.

Se sabía que algunos jugadores serían más receptivos a este proyecto que otros. En particular, el Big 3 (Federer, Nadal y Djokovic) y Serena Williams estuvieron menos interesados en ser seguidos por equipos de camarógrafos. Eso impulsó a los creadores a enfocarse en otros rostros más jóvenes. Así, además de Badosa y Kyrgios, en los primeros cinco episodios tienen protagonismo Felix Auger-Aliassime (Canadá), Matteo Berrettini (Italia), Taylor Fritz (EE.UU.), Casper Ruud (Noruega), Frances Tiafoe (EE.UU.) y Stefanos Tsitsipas (Grecia), entre los hombres, Ons Jabeur (Túnez), Maria Sakkari (Grecia), Sloane Stephens (EE.UU.), Iga Swiatek (Polonia) y la australiana Ajla Tomljanovic (una de las que más lugar tiene), entre las mujeres.

Taylor Fritz, de EE.UU., ganador de Indian Wells, es uno de los tenistas que le abrió sus puertas a los equipos de filmación de 'Break Point'
Taylor Fritz, de EE.UU., ganador de Indian Wells, es uno de los tenistas que le abrió sus puertas a los equipos de filmación de 'Break Point' - Créditos: @MARCO BERTORELLO

Hay imágenes en los vestuarios y en las desordenadas habitaciones de los hoteles. Pasión, ira, rabia, frustración, euforia, pánico, felicidad…, son estados de ánimo que viven los tenistas de elite todo el tiempo. Todo ello se observa en primera persona. También queda expuesta la complicidad -a veces, algo tóxica- de los jugadores con sus entrenadores, agentes, familiares y patrocinadores. Se aprecia la gestión de la presión; en definitiva, las dos caras de la moneda. Se muestran los compromisos comerciales y los mediáticos. El documental, por momentos, no tiene el mismo fuego que el de la Fórmula 1, donde se cuidan menos a la hora de expresarse y parecen ser más explosivos y polémicos. Se suele afirmar que el tenis es un deporte individual y muy solitario, pero en ‘Break Point’ también se muestra la (enorme) influencia de los integrantes de los equipos, muchos de ellos bastante nutridos (coach, preparador físico, psicólogo, fisioterapeuta, nutricionista, etcétera...).

Además de la intimidad en Canberra, tienen especial valor las imágenes de Berrettini comiendo con sus familiares en Roma y de Jabeur, con sus padres, en Ksar Hellal. Jabeur, la número 2 del mundo, rompió costumbres y se transformó en una inspiración para los países árabes y africanos.

Imágenes del documental 'Break Point': Ons Jabeur, una inspiración para los países árabes y africanos, comiendo con su familia en Túnez
Imágenes del documental 'Break Point': Ons Jabeur, una inspiración para los países árabes y africanos, comiendo con su familia en Túnez

“El miedo a perder tiene que ver con el ego . Los jugadores más grandes de la historia no tienen miedo. Simplemente piensan que lo van a hacer. No temen caer”, sentencia el estadounidense Paul Annacone, que supo entrenar a Pete Sampras y a Federer, y durante el documental acompaña a Fritz. “Si no ganas torneos eres una perdedora todas las semanas. Por eso creo que el tenis es tan brutal, de cierta manera. Todo sigue, contigo o sin ti” , dispara Tomljanovic, en un concepto tan cruel como real. En cada torneo de tenis solo gana uno.

“¿Cuál es mi mayor temor? Fracasar”, reconoce Sakkari. “Siempre me acuerdo de que papá nos decía: tenés que comer tenis, beber tenis, soñar con tenis y cagar tenis”, sonríe Malika, la hermana de Auger-Aliassime, durante una escena en París. En ese Abierto de Francia se produjo el partido por los 8vos de final entre Nadal y el canadiense, por entonces entrenado por Toni Nadal, tío y formador de Rafa: lo que allí sucede, con la decisión de Toni sobre su presencia o no en el court Philippe Chatrier, es otra de las ricas escenas de intimidad. La discusión de Ruud con los cancheros de Roland Garros que le tapan la cancha con una lona durante un entrenamiento por una tenue llovizna, es otra perlita.

El tráiler oficial de ‘Break Point’

“Nos tomó meses aprender cuáles son realmente los momentos cruciales, los que no te quieres perder. En algunos torneos teníamos dos o tres cámaras e intentábamos filmar a personas específicas. En los Grand Slams, teníamos cuatro o cinco cámaras todos los días y gente a la que queríamos seguir, ganara o perdiera (...) Al final, creo que hicimos cinco veces más imágenes que las que teníamos para ‘Drive To Survive’”, contó la showrunner del proyecto, Kari Lia. Los productores ejecutivos son James Gay-Rees y Paul Martin, los mismos de la serie de F1 estrenada en 2019 y con cuatro temporadas.

Atractivamente filmada y editada, presentada sin un orden cronológico total, ‘Break Point’ hace un muy buen trabajo presentando y analizando las batallas mentales de los tenistas . Y queda claro que, muchas veces, los propios jugadores son sus peores enemigos dentro -y también fuera- del court.