Anuncios

Borrell estima que "tendría sentido" emitir deuda común para financiar la defensa europea

Bruselas, 11 mar (EFE).- El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, considera que "tendría sentido" que la Unión Europea acordase en su próximo marco presupuestario un préstamo conjunto para invertir en sus capacidades e industria de Defensa común, como ya hizo para hacer frente a la pandemia de COVID-19, debido a la amenaza rusa.

En un artículo publicado este lunes en su blog "Una ventana al mundo", Borrell también destaca el papel "impulsor clave" de la industria de defensa que puede tener el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Señala, además, que se podrían usar los beneficios de los activos rusos congelados para comprar armas para Ucrania o ayudar a fortalecer su industria de defensa si todos los Estados miembros estuviesen de acuerdo, ya que esta decisión requiere unanimidad.

"Hemos pedido prestado en común con éxito para hacer frente a la pandemia de COVID-19, no veo por qué no deberíamos hacerlo cuando Rusia amenaza nuestra seguridad y necesitamos reforzar urgentemente nuestra defensa", escribe Borrell en su artículo titulado "Es hora de fortalecer la industria de defensa europea".

El jefe de la diplomacia europea es consciente de que "no es algo que podamos completar durante este mandato", pero en su opinión "tendría sentido".

Este debate estuvo sobre la mesa del último consejo informal de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin), celebrado en Gante (Bélgica) a finales de febrero pasado.

Los ministros coincidieron entonces en la necesidad de aumentar el gasto en seguridad y defensa en un escenario global de tensiones geopolíticas, pero difirieron en la forma de financiarlo y especialmente sobre si hacerlo con nuevas emisiones de deuda común.

Borrell señala que para lo que queda del actual marco financiero plurianual (2025-2027) se van a asignar 1.500 millones de euros del presupuesto de la UE para apoyar a la industria de defensa europea, pero avisa de que para el próximo "seguramente se necesitarán medios financieros mucho más importantes".

Esos 1.500 millones de euros es la cifra propuesta por la Comisión Europea la pasada semana para ayudar a aumentar la producción de la industria militar del bloque, ya sea mediante compras conjuntas o ventajas fiscales, ante la inseguridad creada principalmente por la guerra rusa en Ucrania.

Con esa nueva Estrategia Industrial Europea de Defensa, la UE aspira a una cuota del 40 % de la contratación conjunta en 2030, recuerda el alto representante en su artículo.

"Necesitamos invertir más, mejor, juntos y europeos. Ya lo hemos dicho muchas veces antes, pero esta vez tenemos que hacerlo", apremia Borrell, al incidir en que para fortalecer la defensa en un contexto geopolítico tenso, la UE necesita "urgentemente" superar la fragmentación del sector "a través de más adquisiciones conjuntas y más proyectos comunes".

Esa fragmentación de la industria de defensa europea está relacionada con la fragmentación política del continente, señala Borrell, al constatar que la UE no tiene un Pentágono como Estados Unidos que concentre la demanda e impulse la industria. Por ello, estima "crucial" trabajar con los Estados miembros, que tienen competencia exclusiva en sus respectivas políticas de defensa.

"Lo que hace que este sector sea único entre todas las industrias es que los gobiernos son los únicos compradores. En 2022, la inversión en defensa de los Estados miembros de la UE ascendió a 58.000 millones de euros, casi cuatro veces menos que en Estados Unidos", destaca el alto representante.

En el contexto geopolítico actual, Borrell subraya que la UE no tiene otra opción y deber estar preparada para la defensa.

Confía en que los Estados miembros proporcionarán los recursos necesarios para "dar el audaz salto hacia adelante que se necesita para tomar el control de nuestro propio destino", dice.

La industria de defensa europea factura anualmente 70.000 millones de euros y emplea a 500.000 personas.

(c) Agencia EFE