Anuncios

Bolivia trabaja para que el estadio "más alto del mundo" reciba juegos internacionales

El Alto (Bolivia), 27 ene (EFE).- Bajo la consigna de que "se juega donde se vive", las instituciones de la ciudad de El Alto, en Bolivia, trabajan para que el 'Estadio Municipal', casa del Always Ready, a 4.090 metros de altitud, reciba la aprobación internacional para ser la sede del equipo en la Copa Libertadores.

El próximo 29 de enero llegará una comisión de la Conmebol que hará la verificación del cumplimiento de los requisitos para los partidos internacionales, en el que es considerado el estadio "más alto del mundo" en donde se juega fútbol de primera división.

"Se juega donde se vive (...) y sería algo histórico que se pueda jugar aquí (la Copa Libertadores)", expresó a la Agencia EFE la alcaldesa de El Alto, Eva Copa.

El escenario, con un aforo para 25.000 personas, está en al norte de la urbe vecina de La Paz, casi a las faldas de la cordillera de los Andes y, durante los últimos cinco años, es el fortín del "Millonario", que regresó en 2019 a la División Profesional boliviana luego de 24 años en categorías inferiores.

En caso de que la Conmebol apruebe las condiciones del estadio, el Always Ready jugará por "primera vez" en casa y ante su hinchada el próximo 20 de febrero contra el Sporting Cristal de Perú, por la segunda ronda de la Libertadores que antecede a la fase de grupos.

"Estamos con mucha fe, con mucha ilusión (...) y esperemos que (los delegados de la Conmebol) valoren todo el esfuerzo que está haciendo El Alto", le dijo a la Agencia EFE el presidente del Always Ready, Andrés Costa.

El equipo alteño participó en tres ocasiones la Copa Libertadores (2021, 2022 y 2023) y una vez la Sudamericana (2020), pero siempre en el Hernando Siles a 3.650 metros sobre el nivel del mar, en La Paz.

A contrarreloj

En los exteriores del estadio, decenas de obreros trabajan en las obras de infraestructura complementarias como el alcantarillado, colocado de lozas en las calles y aceras, iluminación de vías y la habilitación de las áreas del parqueo.

Pese a que el escenario se inauguró en 2017, se debió trabajar para que esté a plenitud, ya que inicialmente no tenía iluminación y el césped era artificial.

La alcaldesa Copa explicó que se invirtieron 12 millones de bolivianos (1,7 millones de dólares) para la instalación de las luces para el campo, una pantalla gigante, el sistema de sonido, las mejoras en los camerinos y los banquillos de suplentes y el túnel de acceso a la cancha.

Por su parte, el presidente del equipo Costa indicó que hace un par de semanas el club se hizo cargo del cambio del césped sintético por uno natural, un requisito obligatorio para habilitar el campo de juego para un campeonato internacional.

El máximo dirigente del Always Ready precisó que el césped es el que tenía el equipo en su centro de entrenamiento cerca del lago Titicaca, neerlandés, y apto para las condiciones del ambiente en El Alto y que, aseguró, estará en "buenas condiciones" para el debut.

Importancia del estadio

La alcaldesa Copa explicó que "no era factible" que el Always Ready jugará sus partidos de local en las copas internacionales en estadio Hernando Siles en La Paz, en lugar de El Alto.

Las veces que así fue, los dirigentes del equipo no consiguieron que captar la atención de la hinchada alteña para que se trasladará hasta La Paz, en desplazamientos de más de una hora, y las tribunas no se llenaban.

Costa dijo que el Always Ready "se hace muy fuerte" en El Alto por el apoyo de su hinchada desde la grada muy pegada al campo debido a la dimensión de la cancha, que se asemeja con la del mítico estadio brasileño Maracaná, a lo que se suma la altitud, bajo esas condiciones es "cuando el equipo local juega bien".

El presidente prometió que si los futbolistas juegan en el estadio de 'Villa Ingenio' van a "mantener" los valores que coinciden con los ciudadanos alteños como la lucha y el no darse por vencido, además de mostrar una mística futbolística ofensiva.

El estadio de 'Villa Ingenio' en Bolivia es el "más alto del mundo" en el que se juega fútbol de primera división, únicamente superado por el Daniel Alcides Carrión (4.378), en Perú, en el que caben 12.000 espectadores y en el que jugó el Unión Minas, entre 1986 y 2001, cuando estaba en la máxima categoría de ese país.

Gabriel Romano

(c) Agencia EFE